Red de explotación sexual en recinto de Sename en Freirina se organizaba por redes sociales

Fiscalía formalizó a 12 personas. Las víctimas eran menores que tenían entre 11 y 17 años y pertenecían al servicio estatal. Según antecedentes del caso, uno de los imputados se contactaba con sus “clientes” a través de grupos de WhatsApp y Facebook.

Un año duró la investigación que, el pasado jueves, terminó con la detención de 11 hombres y una mujer, que supuestamente se reunían para gestar y mantener relaciones sexuales con niñas de entre 11 y 17 años, en la localidad de Freirina, en la III Región. Tres de las víctimas, según el Ministerio Público, eran residentes de un hogar que colabora con el Sename.

Según antecedentes de la investigación, la única imputada se contactaba con los “clientes” mediante el uso de redes sociales.

La detención se concretó luego de que la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales y Menores de la PDI y la Fiscalía de Freirina obtuvieran las suficientes pruebas para solicitar la aprehensión a los tribunales de garantía.

El operativo se llevó a cabo en la madrugada, cuando las 12 personas fueron ubicadas por detectives en diversos domicilios de los sectores Altiplano Sur y José Santos Ossa. Además, dos de los detenidos fueron capturados Huasco y Chañaral, en el marco de la indagatoria denominada “El Bosque”.

El fiscal Jorge Hernández informó, en la audiencia de formalización en el Juzgado de Garantía de Freirina, que “a partir de 2015, durante algunos fines de semana y en reiteradas oportunidades, la mujer imputada en esta investigación se contacta a través de WhatsApp o Facebook con grupos de hombres adultos de entre 20 y 67 años. Así, organizaba encuentros en los cuales ella llevaba e inducía a menores de entre 11 a 17 años, sujetas a régimen residencial del Sename de Atacama, para tener relaciones sexuales con los adultos, quienes pagaban a la mujer”.

Según los datos del Ministerio Público, los imputados “pasaban a buscar a las menores cuando éstas se escapaban de las residencias y se dirigían al sector de Los Guindos, donde tomaban alcohol y consumían marihuana y pasta base. Luego se trasladaban a los domicilios que eran facilitados por algunos de los imputados, donde se concretaban los encuentros sexuales”.

De acuerdo a fuentes cercanas a la investigación, “la mujer, hoy mayor de edad, fue residente del Sename hasta diciembre de 2016. Era la facilitadora de la red, se aprovechaba de que eran influenciables por el riesgo social de las menores, las inducía a fugarse, a participar de fiestas con hombres adultos”. La imputada quedó con arresto domiciliario total.

En este escenario, la fiscalía imputó delitos de facilitación a la prostitución de menores, obtención de servicios sexuales de menores de edad, además de violación impropia en el caso de cuatro de los detenidos. Una vez terminada la audiencia, seis de los imputados quedaron bajo la medida cautelar de prisión preventiva, mientras que otros cinco deberán cumplir arresto domiciliario nocturno.

Por su parte, el Sename regional sostuvo, mediante un comunicado, que “apenas fue detectada esta situación, hace más de un año, las adolescentes fueron inmediatamente retiradas de la comuna y reubicadas en otras residencias de la región y del país, por disposición de Tribunal de Familia”.

Además, se señaló que cuando “se descubrió esta situación, en 2015, Sename Atacama se querelló contra quienes resulten responsables y realizó todas las acciones para derivar a las víctimas a programas especializados en reparación de maltrato y explotación sexual”.

Ningún funcionario del hogar quiso dar declaraciones. Sin embargo, las mismas fuentes aseguraron que “aún falta por detener a cuatro personas más que estarían involucradas, las cuales están plenamente identificadas y que habrían tres víctimas más pertenecientes a la residencia del Sename”.

Tras la denuncia, la PDI ubicó y analizó varias fuentes de información. Entre éstas, se encontraban los relatos de las víctimas; de algunos educadores; datos sicosociales; comportamiento sexualizado de las menores e informes situacionales de tribunales, entre otros. Al comienzo se logró identificar sólo algunos apodos, sin embargo, el trabajo de inteligencia, rastreo y de empadronamiento logró descubrir a la red.

Seguir leyendo