El regreso al trabajo presencial en las grandes empresas

Codelco

Compañías de diversos sectores han debido desplegar estrategias para retomar sus actividades presenciales sin arriesgar la salud de sus empleados. El uso de mascarilla y el lavado de manos son asuntos de prevención básicas. Pero en las grandes empresas, que reúnen a numerosos grupos de personas en sus plantas, han debido sumar otras medidas para lograr que el personal asista de forma segura o de modo híbrido.


La pandemia ha moldeado la idea de lo que se entendía como oficina y ha obligado a las grandes empresas a replantearse los espacios y las rutinas a los que se acostumbraba en las empresas. Aunque las cifras de contagios en Chile han disminuido, la incertidumbre no lo ha hecho. Las corporaciones han desarrollado estrategias de trabajo que permiten una mayor flexibilidad en cuanto a aforos, exigido por el Minsal, junto a horarios, espacios y asistencia al lugar de trabajo de modo flexible, pero están conscientes de que podrían variar según las condiciones futuras. Algunas medidas ya son conocidas por todos, como el uso de mascarilla y el lavado de manos, pero en empresas con un alto número de empleados, el desafío es mayor.

A pesar de los meses de cuarentena y de las restricciones que rigen hasta el día de hoy, la industria alimentaria no ha cesado. Rápidamente debieron adaptarse para permitir que el país estuviera abastecido durante los meses de encierro. En el caso de PepsiCo Chile, organización que incluye un portafolio de productos tales como Lay’s, Quaker y Pepsi, sus avances en teletrabajo les han permitido que quienes puedan trabajar desde su casa, lo hagan.

Sin embargo, hay puestos que desde un comienzo han debido continuar las operaciones. Para lograr proteger a quienes debieron continuar con el trabajo presencial, desde marzo PepsiCo modificó las áreas que han continuado con su funcionamiento. Por ejemplo, implementaron turnos diferidos y se instaló como obligación que todos los camiones de despacho cuenten con alcohol gel dentro de ellos.

En las sucursales de venta de la organización hay huinchas separadoras, que marcan una distancia de dos metros y las mesas de los comedores están separadas una de otra. “Hoy en nuestras instalaciones la mascarilla es como el zapato de seguridad, es imprescindible usarla”, asegura Leonel Orellana, gerente de Recursos Humanos de Pepsico Chile. El profesional destaca que incluso nacieron ideas en los propios trabajadores de la empresa, como implementar un bidón que va adosado al camión con agua y jabón. Así, incluso en ruta los trabajadores se pueden lavar las manos las veces que sea necesario.

En el Banco BCI, el trabajo remoto ha permitido que más del 70% de la dotación de los edificios centrales pueda trabajar desde sus casas. Así, se evitan aglomeraciones en los puntos de entrada y se facilita el traslado fuera del horario punta al inicio y al término de la jornada.

En el caso del 30% que trabaja bajo modalidad mixta o presencial, en BCI diseñaron un plan de turnos con entrada diferida entre las 8:00 y las 9:00 am. Los horarios fueron distribuidos de manera planificada por pisos, para hacer un uso inteligente de los accesos, ascensores y halls de entrada. También implementaron turnos diferidos, para asegurar que el regreso de los colaboradores al trabajo presencial sea seguro. Destacan que ha sido clave escuchar sistemáticamente a los trabajadores, para lograr entender sus preocupaciones y necesidades en el contexto de la pandemia.

Las medidas han sido implementadas como un lineamiento centralizado, pero con la posibilidad de ser modificadas por cualquier colaborador que presente alguna complicación para adherir al horario definido. Todas las medidas que han implementado en el banco para el retorno han sido incluidas dentro de un proceso especialmente diseñado para preparar a los colaboradores, a quienes se les explica el sentido de cada una de ellas. Así se facilita la adhesión a ellas y se asegura que el cambio de conductas sea desde la comprensión y la convicción.

En el caso de Codelco, en acuerdo con los sindicatos, se organizaron para lograr cambiar de forma transitoria los turnos por jornadas excepcionales (14×14, 12×12 y 7×7). De esta forma, disminuyeron el número de turnos diarios de tres a dos y la cantidad de desplazamientos hacia y desde los frentes de trabajo. La pertinencia de estas medidas se evalúa y adapta semanalmente.

Álvaro García, vicepresidente de Tecnología y Automatización en Procesos de Negocios de Codelco, señala que en el ámbito administrativo la empresa minera impulsó cambios para que distintas áreas operen en forma completamente remota. Por ejemplo, en el ámbito operacional automatizaron los centros integrados de operación, lo que permite telecomandar el trabajo en las minas. Los pagos de remuneraciones, compras y procesos de recursos humanos pueden realizarse a distancia.  Además, desde 2019, han desarrollado la implementación masiva de la plataforma Office 365, que permite acceder a aplicaciones como Outlook, OneDrive y Teams.

El proceso de transformación de Codelco, iniciado el año pasado, ha desarrollado una serie de academias que permiten habilitar las capacidades requeridas, como las competencias digitales. “La crisis sanitaria nos ayudó muchísimo en este tema, ya que la resistencia natural que existe a usar y cambiar a modo digital desapareció y se tuvo que aprender por necesidad. Los cambios culturales son lentos, pero vamos bien encaminados”, sostiene García.

A la vanguardia del teletrabajo

En PepsiCo destacan que la política de flexibilidad que apunta a tener una cultura organizacional ágil en todos sus niveles ha sido fundamental durante la pandemia. Leonel Orellana, gerente de Recursos Humanos de la organización, señala que una de las claves para que el trabajo sea flexible, es la posibilidad de trabajar desde casa. La compañía ha permitido que, los cargos que puedan hacerlo, trabajen a distancia desde hace más de cuatro años. “Siempre hemos creído en las capacidades de cada uno de responsabilizarse por sus horarios de trabajo y así compatibilizar de mejor manera con los tiempos personales y familiares”, sostiene Orellana.

La experiencia en teletrabajo les ha permitido que, hasta la fecha, no hayan debido retornar a las oficinas. Sin embargo, sí han planeando cómo volver. “Sabemos que tenemos que sacar las manillas de las puertas, sacar los ingresos con las huellas dactilares de seguridad, separar los espacios y modificar las salas de reuniones”, sostiene Orellana.

Un caso similar es el de Mercado Libre, en que hasta la fecha se trabaja de forma remota y no tiene una fecha concreta para volver a las oficinas. Al tener una base tecnológica, en Mercado Libre pudieron pasar rápidamente al formato de trabajo remoto en todo Latinoamérica, con más de 13 mil colaboradores. En Chile,  hasta el día de hoy operan al 100% de forma remota, a excepción de su centro de distribución.

El director general de Mercado Libre Chile, Alan Meyer, explica que siempre han tenido una cultura de trabajo flexible, lo que ha facilitado el trabajo durante los meses de confinamiento. Para contrarrestar los efectos adversos del home office, desde el inicio de la pandemia dieron a sus colaboradores diferentes herramientas para acompañarlos emocionalmente durante el confinamiento, tales como cursos de bienestar emocional, apoyo psicológico, terapias grupales y charlas con especialistas sobre prevención. Además, otorgaron 500 USD para equipamiento en casa a todas aquellas personas que están trabajando de manera remota.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.