Cómo limpiar y cuidar tu piel paso a paso

¿Sabías que nunca debes lavarte o exfoliarte el rostro mientras te duchas? ¿Cuál es la temperatura ideal del agua para limpiar el rostro? Qué debo aplicar primero, ¿el sérum o el protector solar? La cosmetóloga Rosario Grez responde estas dudas y nos enseña cómo debe ser una rutina de cuidado diaria.




Aunque tengamos muchos productos para el cuidado de la piel, nada será realmente efectivo si no cumplimos con el orden adecuado para su aplicación, el que tiene una razón de ser y cada paso genera un mejor efecto al siguiente.

Cuando nos referimos al orden en la aplicación de los productos para la rutina diaria, hay que partir con lo básico: lo ideal es que el hábito sea tanto en la mañana como en la noche. La constancia es la clave y, en términos simples, en el día lo fundamental es considerar limpieza + hidratación + protección solar, y en la noche, limpieza + hidratación. Pero hay un mundo que integrar entre cada paso.

Cada tipo de piel requiere de cuidados y productos específicos, pero revisemos el orden y sus formatos.

1- Limpieza:

Uno de los errores más comunes al momento de limpiar la piel en la mañana, es el de aplicarse limpiadores o exfoliantes en la ducha. El agua caliente es uno de los peores enemigos de la piel, ya que es uno de los principales elementos que la deshidratan.

Una buena manera es comenzar aplicando un agua micelar después del baño. Las micelas atraerán la suciedad y el exceso de grasa. En cuanto a la noche, es recomendable una doble limpieza; es decir, utilizar un agua micelar y posteriormente un limpiador, cuya elección va a depender del tipo de piel. Las opciones son muchas, puede ser una leche de limpieza para las más secas, un gel para las grasas u otros formatos, como en mousse o aceite, entre otros.

Loción Micelar 4 en 1 Piel Seca, de Nivea

Sus micelas actúan como un imán que atrapa el maquillaje, la suciedad y las impurezas, ayudando a que tu piel quede limpia, suave y humectada


Agua Micelar Para Pieles Grasas Effaclar, de La Roche Posay

Limpia con suavidad, eliminando impurezas y el exceso de sebo, y dejando la piel fresca.


Suave Soufflé Espumoso de Limpieza de Minata

Su fórmula de textura liviana garantiza una limpieza profunda, sin sensación de tirantez ni resequedad.


Gentle Cleanser de Skinceuticals

Limpiador en crema que deja la piel suave e hidratada.


2- Tónico:

Después de la limpieza, tanto en la mañana como en la noche, es recomendable usar un tónico, el que tiene como objetivo restaurar el equilibrio del pH, que suele desajustarse tras la limpieza.

Vitamin C Mist, de Tessa

Con aloe vera orgánico y vitamina C, hidrata y tonifica la piel. Además, minimiza poros y reduce la inflamación.


Hydrating Toner de Murad

Equilibra, hidrata y neutraliza impurezas de la superficie de la piel, preparando el rostro para el tratamiento posterior.


3- Sérum:

Posteriormente es el momento de aplicar los serums, productos que contienen una concentración alta de principios activos y que se absorben rápidamente por la ligereza de su textura, lo que permite que lleguen a capas más profundas de la piel en comparación con productos más densos.

Existen para distintos objetivos y compuestos dependiendo de lo que se busque, con texturas más acuosas y otras más oleosas, por lo que siempre habrá opciones para los diferentes tipos de piel.

Fusión 25, de Asia Skincare

Serum antiedad reafirmante e hidratante.


Restore Serum R10 de CellSkinLab

Recomendado para pieles secas, corrige de signos de envejecimiento cutáneo, como arrugas y flacidez.


4- Contorno de ojos:

Luego llegamos al contorno de ojos, un producto desarrollado especialmente considerando la delicadeza de la zona orbicular, mucho más delgada que otras áreas del rostro. Sus principios activos suelen ser hidratantes, nutritivos y/o descongestivos pero, al igual que el resto de los pasos, depende del objetivo que se busque.

¿Cómo se aplica? Ante lo fino del contorno de los ojos, es recomendable aplicar el producto con el dedo anular, sumando suaves golpecitos para ayudar a su penetración.

Eye Focus Active Cream de Christian Breton

Suaviza las arrugas, las ojeras y restablece la vitalidad del contorno del ojo con un gran nivel de hidratación.


Bionic Eye Cream Plus de Neostrata

Hidrata los tejidos del contorno del ojo, reduce las ojeras, aumenta la microcirculación y disminuye las líneas finas y arrugas en la zona.


5- Hidratante:

La hidratación es una de las claves para tener una piel saludable. Si está deshidratada, no solamente será áspera al tacto, sino incluso puede llegar a verse escamosa. Pierde la luminosidad y eventualmente la elasticidad, por lo que -si hablamos en términos estéticos- una piel hidratada es una de las medidas esenciales para la prevención de las arrugas.

Water Gel Hydro Boost de Neutrogena

Hidratante con Ácido Hialurónico que renueva los niveles de agua en la piel y fortalece su barrera natural, entregando mayor suavidad.


Hydra Vegetal de Yves Rocher

Mantiene la piel hidratada, tersa y luminosa desde la mañana hasta la noche, nutriéndola para lograr una mejor apariencia.


6- Protector solar:

A pesar de que la evidencia es cada vez más elocuente, aún son muchas las personas que no consideran el protector solar es su rutina de cuidado. En el punto anterior mencionamos que la hidratación de la piel es una de las medidas fundamentales para prevenir arrugas, lo mismo (o quizás más importante) es lo que sucede con la protección solar. Recordemos que además el fotoenvejecimiento se produce no solamente con la luz del Sol, sino también con la luz azul que emana de las pantallas, a las que cada vez estamos más expuestos y expuestas.

¿Cuántas veces debo aplicarme protector solar al día? Como mínimo dos veces, en verano y con alta exposición al sol, entre 3 y 4 veces al día.

Fotoprotector Fusion Water Color SPF 50 de Isdin

Protección con acabado sedoso y liviano que empareja el tono de la piel.


Ultra Facial Moisturizer SPF 30 de Kiehl’s

Protege la piel de los rayos UV hidratando y dejándola suave y nutrida.


Otros procesos que podemos aplicar:

Exfoliar:

Dependiendo del tipo de piel que se tenga, el uso del exfoliante puede variar; una piel grasa lo necesitará con más frecuencia que una normal o seca. También varía el formato, pero no el momento de su aplicación. Lo más recomendable es que cuando se use el exfoliante facial sea en reemplazo del limpiador, en la noche, después de aplicar el agua micelar. Y recordemos, jamás con agua caliente.

Exfoliante Dermopure de Eucerin

Destapa los poros, ayudando a reducir los puntos negros e imperfecciones y alisando la textura de la piel.


Rose Sugar Scrub, de Lancome

Elimina las células epiteliales muertas y homogeneiza la textura de la piel.


Crema de noche:

Hay productos que están desarrollados especialmente para su uso nocturno. La crema de noche suele utilizarse en reemplazo de la crema hidratante de día, y en muchos casos cuentan con principios activos que aportan a la regeneración de la piel mientras se duerme (recordemos que la regeneración celular se duplica entre las 11 pm y las 4 am), además de mantener la buena hidratación.

- Crema de Noche hidratante de Iris de Weleda

Nutre la piel, ayudando a su regeneración nocturna, preservando su hidratación.


Bálsamo de noche regenerador DermAbsolu de Avène

Nutre intensamente, ilumina y revitaliza la piel en su descanso.

Comenta