Nuevo gerente general de AFP ProVida, Gregorio Ruiz-Esquide: “Es importante que se haga la reforma de pensiones luego”

El máximo ejecutivo de la administradora de pensiones controlada por la norteamericana Metlife se propone retomar el liderazgo de la industria que perdieron a manos de Habitat. En su primera entrevista, defiende que las cotizaciones previsionales vayan completamente a las cuentas individuales y advierte sobre aumentar más de la cuenta el aporte de los empleadores a las pensiones.


En los tres meses que lleva como gerente general de la AFP ProVida, Gregorio Ruiz-Esquide se ha dedicado a conocer a sus equipos y recorrer algunas de las 82 sucursales de la administradora a lo largo del país. Confiesa que en los últimos meses “ha habido cambios de personas y, probablemente, esto seguirá ocurriendo. Yo voy a tener algunos matices respecto de lo que se venía haciendo, pienso hacer cambios y un montón de mejoras, pero también habrá una continuidad bastante grande. No es mi intención hacer un cambio masivo del equipo que venía liderando ProVida”.

Este ingeniero civil, que está en Metlife desde 2013 -mismo año en que le compraron ProVida a BBVA- se desempeñaba anteriormente como director de clientes y estrategia del brazo asegurador local de la compañía. Antes, trabajó como gerente comercial en AFP Cuprum, es decir, conoce de sobra al holding y al sector. ¿Qué sello le puede dar Ruiz-Esquide a la firma? Responde: “Queremos adaptarnos a los tiempos y darle un énfasis aún mayor a lo digital, por lo que aumentaremos nuestros equipos en ese ámbito. Eso nos permitirá relacionarnos con nuestros más de tres millones de clientes mucho mejor”. Por lo mismo, detalla que invertirán US$ 37,5 millones con miras a 2019 solo en plataformas digitales y servicio al cliente.

Ruiz-Esquide machaca con la idea que la cercanía con las AFP tiene que ser la misión número uno de las administradoras, pues asume que han perdido legitimidad frente a los afiliados por no haberlos informado bien a lo largo del tiempo. La iniciativa más reciente que las AFP como gremio han tomado para enfrentar este diagnóstico fue crear beneficios con cupones de descuentos para sus cotizantes. “Este programa tiene beneficios que permiten generar más cercanía entre los afiliados y el sistema. Con la Asociación de AFP estamos pensando en pasos adicionales que se podrían dar en este ámbito de los beneficios”, reconoce el gerente general de ProVida, quien no esquiva el principal tema que apremia a su industria en los últimos años: la postergada reforma previsional.

Cambios en pensiones ahora

¿Por qué cree que no se ha concretado la reforma a las pensiones?

-Lo importante es mejorar las pensiones, aumentar las cotizaciones y mejorar las pensiones solidarias. Es una muy buena idea lo que planteó el Presidente acerca de entregar un bono para incentivar las cotizaciones. Es urgente que se hagan todos estos cambios y pensamos que se harán luego. Somos totalmente partidarios de que haya una reforma y que ocurra lo antes posible. La modificación legal en sí depende del gobierno y el Parlamento.

¿Le parece la idea de que parte de las cotizaciones sean en beneficio social y no individual?

-La mayor cotización tiene que ir a las cuentas de las personas, esa es la única manera de conseguir que se interesen en sus cotizaciones, y que estas no sean un impuesto al trabajo, de lo contrario, aumentaría la informalidad laboral y la gente cotizaría menos. El sistema de pensiones no puede funcionar con un mercado del trabajo que no es formal, efectivo y eficiente, donde no se les dé oportunidades a las mujeres. Una cotización de las mujeres a sus propias cuentas es un incentivo mucho mayor a la formalidad de las mujeres que si las cotizaciones no fueran a sus cuentas.

Pese a que se planea que el empleador contribuya a las cotizaciones de los trabajadores, el rango del que se discute es muy inferior al de los países Ocde, ¿debiese plantearse un aporte más sustancioso del empleador?

-Hay que cuidar el mercado del trabajo. La base es que los trabajadores tengan trabajo, con buenas rentas y de forma sostenida en el tiempo. Si ponemos obstáculo a eso, las pensiones no serán buenas, por altas que sean las tasas de cotizaciones. Hay otros países donde se cotiza por 20% o más y las pensiones son peores que en Chile.

¿Entonces ve como un obstáculo una cotización que corra por parte del empleador mayor a la que se está debatiendo actualmente?

-El 15% es un buen número y todo se tiene que dar gradualmente. De otra forma, se crearían menos trabajos o los sueldos reales no aumentarían, por lo que no se podría ahorrar de la misma manera.

Todo esto lo dice asumiendo que los empleadores no querrán dejar de ganar lo que ganan actualmente, ¿no es así?

-Nuestro interés son los afiliados. Pero vemos a los empleadores y la inmensa mayoría son pymes, que compiten en el mundo global y necesitan flexibilidad, que las cargas laborales no sean grandes, de manera de poder generar trabajo.

¿Cuál es su posición frente a la propuesta de que otras firmas, como las cooperativas o mutuales, puedan manejar las pensiones?

-La competencia en esta industria es bastante intensa. Sin embargo, todo lo que sea más competencia nos parece válido, necesario, conveniente y lo apoyamos. La única consideración es que tengan reglas del juego con sentido y en beneficio de nuestros afiliados. La regulación tiene que ser muy estricta en cuidar los conflictos de interés en todo sentido.

Metlife, como grupo norteamericano, ¿está pensando sus opciones de seguir en Chile con el negocio de las pensiones, están mirando a los países vecinos?

-Para Metlife, Chile está dentro de sus cuatro mercados más importantes, luego de EE.UU., México y Japón. Lo que pase aquí importa mucho. Es importante que se haga la reforma de pensiones luego y que sea positiva.

Baja de comisiones, liderazgo de industria e inversiones alternativas

¿Están satisfechos con la decisión de bajar la comisión a los afiliados a 1,45%, ha sido beneficioso? ¿Cuántos traspasos han tenido?

-Estamos muy contentos con esa decisión que tomamos. Este año exhibimos alrededor de 12 mil traspasos netos positivos y eso es muy bueno.

Dado lo positivo que percibe esta iniciativa, ¿avizora nuevas bajas en las comisiones?

-No, en este momento no tenemos planes en ese sentido.

En 2015, ProVida tuvo utilidades por $ 273 mil millones, en 2016 fueron $ 109 mil millones y en 2017, $ 89 mil millones, ¿por qué esta caída?

-El resultado del encaje es muy importante en nuestros resultados, pero no hay que olvidar que a inicios de 2017 bajamos nuestra comisión, lo que produjo un impacto relevante. Aún no se refleja el efecto positivo que tendrán los traspasos asociados a esta decisión. Además, invertimos fuertemente en tecnología, infraestructura y equipos de venta.

Hace pocos años ustedes eran la AFP líder en rentabilidad, manejo de activos y otras métricas. ¿Qué pasó que fueron sobrepasados por Habitat? ¿Piensan retomar el liderazgo?

-Seguimos siendo la AFP más grande en cantidad de afiliados y cotizantes del mercado. Pero claramente queremos ser líderes. Respetamos a nuestros competidores. El año pasado, más del 10% de los cotizantes se cambiaron de AFP, lo que demuestra que esta es una industria muy competitiva. En ese contexto, hemos crecido en el último año. En rentabilidad de los fondos este año hemos tenido resultados bastante buenos, pese a que los mercados no han estado fáciles y la diferencia con la competencia es muy estrecha. Estamos fortaleciendo nuestro equipo de inversiones con más profesionales y ya recibimos la aprobación de nuestra política de inversiones para apostar de manera más fuerte en activos alternativos (estos son instrumentos de alta rentabilidad, distintos a la renta variable y fija, pero que poseen menor liquidez).

¿Cuándo van a empezar a invertir fuerte en los activos alternativos?

-Vamos a empezar a invertir muy pronto, en agosto. Hay que destacar que hay una oportunidad de invertir en instrumentos de deuda de empresas más pequeñas internacionales que no están en la bolsa. Lo más interesante en un inicio serán los activos de infraestructura local, donde se abre una oportunidad muy grande, porque hasta ahora podíamos invertir solamente en deuda de estos proyectos, pero a partir de este cambio podremos ser accionistas. En el mundo inmobiliario también se abrirán oportunidades en Chile y el extranjero.

¿En un inicio invertirán en alternativos de forma directa o a través de fondos locales?

-Invertiremos directo. No en el sentido de que podremos comprar directamente un edificio, por ejemplo, sino que acudiremos a fondos de inversión que apuesten directamente a instrumentos alternativos. Antes hacíamos esto a través de fondos indirectos.

Entonces se ahorrarán el costo de pagarle al fondo local por invertir en uno especializado del extranjero…

-Sí, pero lo principal es que tendremos más alternativas y mayor flexibilidad.

La desconocida reunión entre la AFP y SQM que influyó en que la compañía se retractara de la vuelta de Julio Ponce como asesor

En los últimos años ustedes no estaban comprando acciones de SQM y mantienen litigios con uno de los accionistas de la minera por el caso cascadas, ¿por qué este año volvieron a invertir millones de dólares en esta firma?

-Invertimos en el remate de acciones reciente de SQM después de analizarlo con mucho detenimiento. SQM nos pareció en ese momento, y basados en los hechos, que era una posibilidad de inversión atractiva, una empresa con un gran potencial de crecimiento, lo que motivó, incluso, al Estado chileno a buscar un acuerdo con la minera en sus disputas para poder desarrollar al Salar de Atacama en beneficio de Chile y de los accionistas de la compañía. Una vez que vimos que eso había ocurrido y que se presentó esta oportunidad del remate, evaluamos con nuestros abogados y con mucho detenimiento decidimos entrar en este proceso.

Pero invirtieron en una firma que pretendió traer de vuelta como asesor a Julio Ponce, accionista con el cual ustedes tienen demandas. ¿Qué garantías les ofrece esta inversión?

-Con posterioridad a que invirtiéramos en SQM se conoció el acuerdo en que Ponce iba a volver como asesor. Somos un accionista más de la empresa y no podemos quitarle a SQM su facultad de administración. Eso sí, nos pareció que esta decisión no era una buena práctica de gobierno corporativo y se lo hicimos saber a la compañía. Nos juntamos con ellos y les hicimos saber nuestra preocupación al respecto. Luego de eso, la empresa tomó las acciones del caso y este acuerdo (de contratar a Ponce) se anuló. Nos parece que fue una salida adecuada y eso no quita que seguimos teniendo un litigio pendiente con dicho accionista, pero no es con la compañía.

¿Pero la minera les brinda la confianza necesaria si quisieron traer de vuelta a Ponce?

-Nos pareció que esa decisión no era una buena práctica, no era un buen elemento de gobierno corporativo y se lo hicimos saber. Mantenemos el litigio ligado a ese accionista y lo ganamos en primera instancia y seguiremos en ese caso, porque estamos defendiendo los intereses de nuestros afiliados y en eso no vamos a claudicar. Pero la inversión que hicimos en SQM nos pareció tan bien y en beneficio de los afiliados, así que la hicimos en esos términos.

¿No creen que fue una mala decisión para sus afiliados vender acciones de SQM cuando estaban baratas y ahora volver a comprar a un precio mucho más alto que cuando vendieron?

-Tomamos las decisiones de inversión con la información disponible en cada momento. En 2015, el riesgo de SQM, asociado a distintos factores, nos pareció que no compensaba el retorno que se esperaba.

Hoy, con el desarrollo que se está viendo entre otros en el mercado del litio, y despejada una incertidumbre muy relevante respecto de la concesión minera y, por lo tanto, las perspectivas de la compañía, nos pareció una oportunidad atractiva para nuestros afiliados.

La firma de capital privado local Southern Cross perdió un arbitraje, con pronunciamientos que fueron ratificados en los tribunales de alzada, donde sus aportantes -entre ellos las AFP- tendrán que pagar US$ 80 millones. ¿ProVida tomará acciones para proteger a sus afiliados?

-Estamos invertidos en algunos fondos relacionados a ese caso. Estamos haciendo gestiones para vigilar el interés de nuestros afiliados, que son nuestro único norte. En ese sentido, nos reservamos todas las instancias de poder representar esos derechos de la manera más enérgica posible, tal como lo hemos hecho cada vez que ha sido necesario. Estamos atentos y activos haciendo gestiones en revisar lo que está ocurriendo en este caso y, en función de eso, tomar la decisión que sea mejor para nuestros afiliados. Es una situación que aún no concluye, por lo que todavía es temprano para sacar conclusiones.

Seguir leyendo