Cambio climático: El plan maestro de Bill Gates

bill gates

El cofundador de Microsoft se obsesionó con el desarrollo de tecnología verde mediante su trabajo filántropo. Con un nuevo libro, Cómo evitar un desastre climático, y un grupo de socios multimillonarios, ahora tiene un plan de acción para acabar con la dependencia mundial del carbono.




Un día antes de la ceremonia de toma de mando en Estados Unidos, mientras Lady Gaga ensayaba el himno en Washington, los incendios forestales ardieron en los condados de Sonoma, Santa Cruz y Ventura en California, lo que sorprendió a los climatólogos que nunca habían presenciado la extensión de la temporada de incendios del estado hasta enero. La NASA acababa de anunciar que 2020 empató con 2016 como el año más cálido que se haya registrado. A medida que la pandemia de Covid-19 llevó a los habitantes de la ciudad a buscar lugares que se sintieran más seguros – en Vermont, Kansas, Idaho-, el FBI comenzó a arrestar a los estadounidenses que se habían amotinado en el Capitolio. Las ventas en línea de equipo de “preparación” (máscaras de gas, kits de conservación de alimentos) aumentaron rápidamente.

Bill Gates estaba en su complejo junto al lago en Seattle, preparándose para su próximo esfuerzo por salvar al planeta de la extinción masiva. Durante 20 años, Gates ha estado estudiando las aflicciones globales tanto de enfermedades como de la pobreza. Estos esfuerzos lo llevaron a considerar el cambio climático y su molesto impacto en la civilización. El mes pasado, Knopf publicó su último libro “Cómo evitar un desastre climático”. Sorprendentemente, dado el estado del mundo, es una especie de libro optimista y práctico, repleto de soluciones para un problema sobre el cual el Presidente Jimmy Carter comenzó a advertir en 1977.

La toma de posesión del Presidente Joe Biden el mes pasado tuvo una gran influencia en la perspectiva de Gates. Un borrador anterior del libro incluía medidas para un segundo mandato de Donald Trump. En noviembre, después de las elecciones, eliminó estas partes, incluidas las disposiciones sobre cómo los gobiernos estatales y extranjeros podrían dar cuenta de la ausencia de apoyo federal. Otra victoria de Trump, dice Gates, nos habría dejado “aguantando la respiración durante cuatro años y tratando de no ponernos azules”.

“Espero que Joe Biden se mantenga saludable”, me dijo durante nuestra primera entrevista virtual en diciembre, mientras estaba sentado en una sala de conferencias con paredes de vidrio en Gates Ventures conocida como la pecera, donde ha estado asistiendo a reuniones y confiando en la plataforma Microsoft Teams durante la pandemia.

Gates, de 65 años, ya se ha enfrentado a problemas insolubles, desde intentar erradicar la poliomielitis hasta rivalidades épicas con Steve Jobs y Google. El cofundador de Microsoft también hizo sonar la alarma desde el principio sobre la necesidad de prepararse para una pandemia global. El cambio climático es otro desafío más.

Aunque confía en nuestra capacidad colectiva para evitar el descenso de la tierra a un paisaje de selvas tropicales quemadas y glaciares licuados, su receta es abrumadora: el planeta debe reducir la cantidad de emisiones de efecto invernadero que se bombean a la atmósfera, actualmente alrededor de 51 mil millones de toneladas por año a cero para 2050. Nada menos, dice, evitará una catástrofe, y está pidiendo una revolución tecnológica a gran escala para que esto suceda.

“Este es, ya sabes, un problema más difícil que incluso poner fin a la pandemia o deshacerse de la malaria”, dice Gates. Pero lo bueno, agrega, es que tenemos “todas estas personas idealistas que realmente están impulsando la causa hacia adelante, por lo que dentro de 10 años pueden ver métricas concretas del progreso correcto, lo que no es muy fácil de obtener”.

El quid de su argumento es que, por muy útiles que sean para este esfuerzo innovaciones como los autos eléctricos, los paneles solares, las baterías de iones de litio y las hamburguesas de origen vegetal, no llegan lo suficientemente lejos. No hay suficiente tierra en el planeta para plantar árboles suficientes para compensar nuestra dependencia del carbono. “El punto clave de mi libro es que un plan climático serio, que todavía no tenemos, implica contar mentalmente todas las diferentes fuentes de emisiones”, dice Gates. Este ajuste de cuentas tiene que ir más allá de la agricultura y la electricidad para abarcar todos los procesos de emisión de carbono (transporte, producción de hormigón y acero) para que podamos desarrollar alternativas ecológicas. Entonces, por ejemplo, Gates cree que debemos inventar el acero verde.

Durante una entrevista desde la pecera unos días después de los disturbios del Capitolio el 6 de enero, Gates dice que ya estamos en la cúspide de una revolución. El cambio climático, señala, casi no se mencionó en los debates presidenciales de 2016. Para las primarias de 2020 los demócratas estaban peleando por quién gastaría más para solucionar el problema. “Tenemos la innovación en la agenda climática”, dice Gates. La próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático se celebrará en noviembre en Escocia. “En Glasgow, lo haremos aún mejor”.

El pensamiento actual de Gates sobre la innovación climática se galvanizó en junio de 2015. Mientras asistía a reuniones en Londres, un editor del Financial Times lo interrogó sobre la falta de investigación pionera en soluciones de energía limpia. El intercambio le molestó. Gates y su equipo idearon un plan para aumentar enormemente la cantidad de dinero público y privado destinado a la innovación energética.

La velocidad de lo que siguió refleja la magnitud del alcance de Gates. Hizo una presentación al entonces Presidente francés François Hollande en París en el Palacio del Elíseo. En septiembre, interrumpió una reunión de Naciones Unidas entre Hollande y el primer ministro de la India, Narendra Modi, para hacer una presentación al líder de uno de los mayores productores de carbono del mundo. Modi, entusiasmado con la idea, propuso su propio nombre para la coalición, Misión de Innovación, algo que Gates aceptó.

En Seattle, el equipo de Gates comenzó a estructurar el fondo de riesgo de US$ 1.000 millones. El equipo de Gates estableció criterios inusuales para el fondo. Cualquier empresa debe eliminar de manera factible un mínimo de 500 millones de toneladas de gases de efecto invernadero al año, con un horizonte de inversión de al menos 20 años, en lugar del estándar de 10. Eso significaba que los participantes más viejos podrían no vivir para ver un pago.

En el otoño de 2015, Gates envió un correo electrónico a un grupo global de multimillonarios que podían permitirse perder decenas de millones invirtiendo en Breakthrough Energy Ventures. Entre ellos estaban Jack Ma, Jeff Bezos, Vinod Khosla y el príncipe al-Waleed bin Talal.

Resultó ser un club atractivo para unirse y un modelo de diversidad multimillonaria global (aunque las socias son escasas). Otros inversionistas incluyen a Michael Bloomberg; el cofundador de LinkedIn, Reid Hoffman; el fundador de SoftBank, Masayoshi Son; el empresario minero sudafricano, Patrice Motsepe; Mukesh Ambani (la persona más rica de India); Richard Branson; el fundador del fondo de cobertura Bridgewater Ray Dalio y los desarrolladores inmobiliarios de Beijing, Zhang Xin y Pan Shiyi.

En noviembre de 2015, Gates se encontraba entre el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, el único ciudadano privado en el escenario en el evento de lanzamiento de Mission Innovation en la cumbre climática de París.

Gates se veía avergonzado en las fotos grupales, después de haber estado varado durante aproximadamente una hora en una situación incómoda para un introvertido. “Nuestra conferencia de prensa se retrasó porque (Modi) y Obama estaban hablando uno a uno”, recuerda Gates. “Y entonces estoy parado allí con todos estos otros líderes de todos estos otros países esperando que llegue Obama y Modi”.

Por fin, Gates llegó al centro del escenario, vestido con un traje oscuro y una corbata azul demasiado corta, para anunciar su iniciativa: veintiocho multimillonarios habían optado por participar y 20 países se habían comprometido a duplicar el gasto en energías limpias en un esfuerzo por frenar cambio climático.

La temperatura media global del año pasado fue de 14,6 grados Celsius, según la NASA. El derretimiento del permahielo ha arrojado cadáveres humanos y un mamut lanudo que había estado encerrado en la tierra congelada durante más de 40.000 años. Los residentes de Tuvalu, una nación insular en el Pacífico Sur, están compitiendo por el espacio mientras su archipiélago es tragado por la subida del nivel del mar.

¿Cuánto costará detener esta trayectoria? Gates emplea fórmulas simples. Eliminar el carbono de la atmósfera, por ejemplo, cuesta actualmente al menos US$ 200 la tonelada, y cree que es posible reducirlo rápidamente a US$ 100 la tonelada. Eliminar 51 mil millones de toneladas de emisiones por año a $ 100 por tonelada requeriría gastar US$ 5,1 billones por año, o el 6% del PIB mundial. Lo que es mucho más barato, señala Gates, que cerrar sectores enteros de economías, como sucedió durante la pandemia.

Gates propuso en diciembre que Estados Unidos creara un Instituto Nacional de Innovación Energética (NIEI) y lo financiara siguiendo las líneas de los Institutos Nacionales de Salud existentes, que es la agencia de investigación biomédica más grande del mundo, con un presupuesto anual de más de US$ 40 mil millones. El NIEI debería centrarse en campos de investigación como los combustibles bajos en carbono, el almacenamiento de energía y las energías renovables, dice.

Gates cree en los mercados libres y uno de los conceptos clave de Cómo evitar un desastre climático se basa en la economía keynesiana. Propone usar una medida que él llama la “prima verde” para comprender cómo una tecnología de cero carbono puede reemplazar su análogo de emisión de carbono. La prima verde especifica cuánto más cuesta esa nueva tecnología. Por ejemplo, en su libro, Gates escribe que el biocombustible de aviación verde se vende a un costo promedio de US$ 5,35 por galón. Esto equivale a una prima ecológica de más del 140% sobre el combustible de avión estándar, a un promedio de US$ 2,22 por galón.

Gates quiere que el mundo ponga en marcha las tecnologías de cero emisiones de carbono, que enfrentan obstáculos mucho mayores que el desarrollo de un nuevo software. “Uno impulsa esos mercados para obtener la escala, para obtener la prima ecológica ... lo suficiente baja como para que para en 2050 ... pueda decirle a (India) con seriedad: Compre acero limpio”, dice Gates.

Como un adolescente prodigio en la década de 1970, Gates escribió un código de computadora para programar clases para el cuerpo estudiantil de su escuela secundaria de Seattle (y luego admitió que pirateó el sistema para poder ubicarse en clases para niñas). Después de abandonar Harvard para cofundar Microsoft, admitió en una entrevista de 2016 que podría ser una pesadilla como jefe, al memorizar las patentes de los empleados para controlar quién trabajaba hasta tarde o los fines de semana y emplear una teoría de gestión hecha por él mismo que señala que una persona no debe reportarse a un gerente que tiene un coeficiente intelectual más bajo que el suyo.

En estos días, media docena de amigos y asociados describen a Gates como un erudito que trata incansablemente de descifrar acertijos.

No es útil interrumpir a Bill Gates. Habla en círculos, dando vueltas alrededor de las ideas y desatando una cascada de detalles que pueden ser difíciles de seguir hasta su conclusión. “No soy tan natural como Steve Jobs, que realmente podría irritar a la gente”, dice.

Camina, según sus colegas, y su voz se vuelve chillona cuando está emocionado, pero a menudo no logra emocionarse cuando se enfrenta a una tragedia. “En realidad, es difícil transmitir lo que es estar allí viendo a un niño que muere de malaria. Podría mejorar en eso”, dice. En un entorno social, la charla trivial no es lo suyo. Gates es el tipo de la esquina hablando con otro cerebrito.

“Tony Fauci y yo éramos bastante desconocidos e íbamos a cócteles y nadie nos hablaba”, dice Gates, del director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, quien ha dado un giro estelar durante el Covid-19. “Ahora Tony es como la estrella de rock y Saturday Night Live tiene mujeres que le arrojan sostenes”.

Gates considera que su papel en el cambio climático cae directamente del lado de la ciencia. “No seré el mayor defensor. Estaré en el lado de la innovación”, dice. “Espero utilizar principalmente la lógica en lugar de presionar con dólares”.

Si el enfoque de Gates funciona, un puñado de multimillonarios podría enriquecerse enormemente con las tecnologías respaldadas por los contribuyentes, lo que plantea una cuestión de equidad. “Estas personas son las ganadoras del sistema que está produciendo (estos) problemas”, dice David Callahan, fundador y editor de Inside Philanthropy, que rastrea las tendencias en donaciones caritativas.

Gates dice que entiende esas preocupaciones y la desconfianza general de la sociedad hacia los multimillonarios, pero este no es realmente el momento para discutir.

“Creo que debería atacar a los multimillonarios que intentan evitar el impuesto sobre el patrimonio o a los multimillonarios que intentan evitar pagar impuestos sobre las ganancias de capital”, dice. “Hay muchas cosas por las que perseguir a los multimillonarios, además de su voluntad de poner dinero en un fondo de muy alto riesgo y, en el mejor de los casos, no recuperarán su dinero durante más de una década. Y lo hacen porque creen en el clima”.

Gates está un poco preocupado de que la gente se canse de saber de él este año mientras vuela tratando de salvar el planeta. Está el cambio climático, está la pandemia (por no hablar de la investigación de Alzheimer, otro de sus proyectos que lo apasionan). “‘Este tipo seguro que nos está diciendo qué hacer en dos áreas diferentes. ¿Quién se cree que es?’ Se van a aburrir de mí”, dice Gates.

Se encorva y agacha la barbilla mientras hace una broma. “Solo estoy tratando de evitar la kriptonita tanto como puedo”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.