Por qué libro comenzar: Alejandra Costamagna

Alejandra Costamagna.

Novelistas, periodistas y editores respondieron al llamado de Culto: ¿Qué libro de la escritora chilena Alejandra Costamagna recomendarían y por qué razones? Lo siguiente son sus respuestas.



Alejandra Costamagna (Santiago, 1970) es periodista y autora, entre otras publicaciones, de Animales domésticos (Mondadori), Imposible salir de la Tierra (Estruendomudo) y El sistema del tacto (Anagrama), una historia que indaga en su compleja genealogía familiar, finalista del Premio Herralde de Novela y de reciente edición en el sello Anagrama.

Consultadas por Culto, distintas voces recomiendan algunos de sus libros.

[caption id="attachment_84922" align="aligncenter" width="500"]

El sistema del tacto (2018, Anagrama).[/caption]

Nona Fernández, escritora y guionista

-Recomiendo el último, El sistema del tacto, no sólo porque sea finalista del Herralde, sino porque todo el universo Costamagna se instala con la madurez de años de buceo e investigación. Los lazos familiares, las ausencias, los silencios, los pliegues de la memoria, el desarraigo, la búsqueda de una identidad, el desacomodo, todos estos temas presentes en su escritura desde el inicio, aquí decantan en un libro juguetón, escrito con delicadeza, delineado entrañablemente.

[caption id="attachment_84923" align="aligncenter" width="500"]

En voz baja (1996, LOM Ediciones).[/caption]

Rafael Gumucio, escritor

-Tengo una relación personal y sentimental con En voz baja, que presenté en una Feria del libro del siglo pasado. Está ahí el núcleo de todas sus obsesiones: la familia, la clandestinidad, la mirada limpia y al mismo tiempo sensible hacia el pasado, de dictadura y silencio. Es el libro que no ha parado de reescribir, pero que, en su versión primera, tiene toda la novedad y los nervios de una primera vez.

[caption id="attachment_84922" align="aligncenter" width="500"]

El sistema del tacto (2018, Anagrama).[/caption]

Cecilia García-Huidobro, periodista y académica

-No es casualidad que a Alejandra Costamagna le gusten tanto los gatos. Su escritura algo tiene de felina: es sutil y enigmática a la vez. Leyéndola queda la impresión que es de esas autoras de un solo libro. Desde donde se la aborde, aflora su sello narrativo inconfundible caracterizado por una capacidad de expresar lo indecible y también impredecible. Una narrativa de asombros y de "mirada tartamuda" como se aprecia en Animales domésticos, Había una vez un pájaro o Imposible salir de la Tierra. Pero si hay que hacer una recomendación, pongo las fichas en la novela más reciente, El sistema del tacto. Al igual que en todas sus historias, de nuevo sus personajes viven la perplejidad de lo doméstico, la extrañeza puertas adentro. Como si la realidad más profunda se expresara en los borrones y contornos olvidados de la cotidianidad. Reencontramos también la prosa envolvente, atractiva, con logradas imágenes como cuando Ania, la protagonista, describiendo la casa de sus abuelos, dice que tiene "un parrón de uva negra, de cáscara gruesa, como la misma memoria". Pero en esta novela Alejandra suma materiales documentales, fotografías, extractos de un manual de taquigrafía, de enciclopedia, fragmentos que entreteje con maestría. Estamos frente a una narración de gran calibre que ha enriquecido la poética de Costamagna. La historia es lineal solo en los libros de historia. Todo el resto del tiempo es un borbotón, como El sistema del tacto nos lo deja ver magistralmente. ​

[caption id="attachment_84922" align="aligncenter" width="500"]

El sistema del tacto (2018, Anagrama).[/caption]

Álvaro Bisama, escritor

-No sé elegir un libro específico de Alejandra Costamagna. Hay en ellos una especie de laberinto secreto en cuyo centro hay una intimidad trizada pero también una profunda compasión y amor por el arte de contar historias. En ese sentido, me gustan los cuentos de Imposible salir de la Tierra, llenos de una suerte de contención que muchas veces cede a una desolación inesperada. Lo mismo sucede con El sistema del tacto, que quizás fija pero a la vez cambia su escritura porque confirma su talento para narrar la extranjería y la pena, la fragilidad y lo imprevisto, las familias y sus silencios. Esto porque quizás hay en la escritura de Costamagna una belleza quebradiza que no huye del espanto y se interna en la mudez de los gestos, en lo que queda fuera del contorno de las palabras, como si la literatura fuese un arte bordado por susurros.

[caption id="attachment_84924" align="aligncenter" width="500"]

Imposible salir de la Tierra (2016, Estruendomudo).[/caption]

Edmundo Paz Soldán, escritor

-Recomiendo Imposible salir de la Tierra, un libro de cuentos que es una muy buena introducción al universo de Alejandra Costamagna y a su variedad de registros. Están los cuentos realistas, cargados de incidentes, como "El olor de los claveles", en los que la rigurosa minuciosidad de la mirada termina por hacer explotar la situación original y convertir en monstruosa la realidad narrada: uno puede recuperar la claridad, pero eso apenas significa que llega la verdadera penumbra. Están también textos como "Cuadrar las cosas", que sin abandonar ciertas preocupaciones de Costamagna —los vericuetos de la maternidad, por ejemplo—, los abordan desde una perspectiva más fantástica.

[caption id="attachment_84925" align="aligncenter" width="500"]

Animales domésticos (2011, Literatura Random House).[/caption]

Andrea Palet, editora

-Recomiendo Imposible salir de la Tierra y Animales domésticos, ambos libros de cuentos. Porque es magnífica en el género: tiene un registro amplio pero al mismo tiempo crea un universo reconocible, que en un extremo es totalmente extravagante y en el otro muy cotidiano; por el cuidado extremo que pone en cada frase, como si las creara y después les pasara un pañito para hacerlas brillantes y naturales al mismo tiempo, y porque tiene cuentos de hermanas, que no son muy numerosos y a mí me parecen una de las relaciones mas complejas que se puede tener.

[caption id="attachment_84930" align="aligncenter" width="500"]

Cruce de peatones (2012, Ediciones UDP).[/caption]

Rodrigo Hasbún, escritor

-De entre los libros que he leído de Alejandra Costamagna, ahora mismo me gustaría tomar la ruta menos transitada de su no-ficción y recomendar Cruce de peatones, un volumen extraordinario de crónicas, entrevistas y perfiles. En esos textos suceden algunos amalgamientos que no dejan de intrigarme: en los más personales la historia propia termina siendo también la historia de un país y una época, en los más rigurosos en su investigación todo resulta tan fascinante que parece inventado. Son especialmente ejemplares los perfiles de la escritora Teresa Wilms Montt y del maratonista Manuel Plaza, las entrevistas íntimas y divertidas a Roberto Bolaño, Claudio Bertoni, Stella Díaz Varín y Martín Vargas, y la estremecedora estampa sobre ese nochero gordo que una noche cualquiera le confiesa su pasado como agente de seguridad durante la dictadura. En todos ellos es notable el talento de Costamagna para percibir los detalles más reveladores y para indagar en los lugares más incómodos y justos. Si enseñara una clase de crónica o periodismo literario, no dudaría ni medio segundo en incluir en el programa este libro inesperado, generoso y grato.

[caption id="attachment_84924" align="aligncenter" width="500"]

Imposible salir de la Tierra (2016, Estruendomudo).[/caption]

Mike Wilson, escritor

-A mí me encantó Imposible salir de la Tierra. Es un libro bello, triste y luminoso, te deja absorto. Alejandra tiene esa habilidad, hace que uno olvide que está leyendo y que olvide la ficción del asunto, no hay costuras. Logra que uno habite un mundo absolutamente genuino.

[caption id="attachment_84922" align="aligncenter" width="500"]

El sistema del tacto (2018, Anagrama).[/caption]

Matías Rivas, poeta y editor

-Me gusta El sistema del tacto. Creo que es una novela bien escrita, compleja, llena de matices, con personajes verosímiles e inquietantes. La inclusión de textos de distinta índole es un acierto, está realizado con sutileza.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.