Argentina: histórico estadio Luna Park está a la venta

65174-thumb-660x400@2x

El recinto fundado en 1931, que ha albergado eventos deportivos y artísticos, pertenece a la Iglesia Católica desde 2014. Según informó Clarín, la institución religiosa decidió deshacerse del estadio y construir un edificio de oficinas.


Originalmente el estadio  fue erigido en Corrientes, hasta que las obras para ensanchar la Avenida 9 de julio obligaron a desalojar el edificio.

Los dueños y socios José "Pepe" Lectoure e Ismael Pace, debían encontrar otro lugar para albergar lo que posteriormente sería conocido como Luna Park, y el sitio elegido fue la cuadra de Eduardo Madero con Corrientes, un terreno arrendado al Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico.

Desde entonces, el estadio fundado en 1931 albergó no solo importantes eventos deportivos y artísticos, también sucesos históricos, tanto para Argentina como a nivel mundial.

Hoy en día, presenta más de 130 espectáculos artísticos y deportivos al año, ante unos 8 mil espectadores. Allí se realizó el funeral de Carlos Gardel en 1935, fue sede de la mayor reunión nazi fuera de Alemania, dio la instancia de encuentro entre Eva Duarte y Juan Domingo Perón y fue sede del Mundial de básquetbol de 1950, por mencionar algunos hitos.

[caption id="attachment_92314" align="alignnone" width="1813"]

Crédito foto: Centro de documentación histórica Luna Park.[/caption]

Sin embargo, la construcción perteneciente desde 2014 a la Iglesia Católica está en venta, y un grupo de inversores europeos está interesado en hacer un edificio de oficinas en su lugar.

Así lo afirma el periódico argentino Clarín, medio que detalla que desde 2015 circula la idea de destinar el Luna Park a otros propósitos.

En abril de ese año, se presentó al Vaticano un plan de reforma para convertir el estadio en un "centro ecuménico multirreligioso", idea que, si bien no fue rechazada, no siguió su curso. Incluso en 2017 se dio a conocer que la Iglesia quería vender el sitio para transformarlo en una estructura de oficinas, lo cual fue negado desde el Vaticano.

Aunque el Arzobispado de la Ciudad de Buenos Aires no ha dado declaraciones al respecto, actualmente se pretende vender nuevamente.

De acuerdo a la información proporcionada por Clarín, la Iglesia necesita dinero para reemplazar los $130 millones -destinado a sueldos- que provienen del Estado argentino, el cual sería suplido por la venta del estadio.

Es importante considerar que el sitio fue declarado Monumento Histórico Nacional en febrero de 2007, por lo que antes de tomar cualquier decisión -como venta, demolición o uso para otros propósitos-, debe ser consultado y autorizado por la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos.

Cómo el Luna Park llegó a manos de la Iglesia

La propiedad tuvo un largo camino antes de llegar a manos de la entidad religiosa.

José "Pepe" Lectoure e Ismael Pace, los fundadores y primeros dueños de Luna Park, comenzaron a compartir las acciones del recinto al casarse con Ernestina y Sofía. Cuando ambas enviudaron, quedaron a cargo de la sede deportiva.

De los dos matrimonios, fue Ernestina quien sobrevivió la sociedad original, siendo dueña del inmueble en un 100%. Sin embargo, al fallecer a los 95 años sin herederos, decidió dejar el 95% del Luna Park a sociedad a los salesianos y a Cáritas, y lo restante a la familia de su sobrino "Tito" Lectoure.

Finalmente fue en 2013 que el 5% restante fue vendido, lo que dio control total del Luna Park a la Iglesia. Los Lectoure transfirieron sus acciones a la Sociedad Salesiana de San Juan Bosco y a Cáritas Argentina, según detalla La Nación.

"La familia Lectoure vendió su parte a la Iglesia, por lo que quedó desvinculada de la administración del lugar", explicó Esteban Livera, sobrino de Juan Carlos "Tito" Lectoure, administrador histórico.

[caption id="attachment_92319" align="alignnone" width="1995"]

Pepe de Lectoure.[/caption]

Comenta