Exogenesis, la obra maestra de Muse

Muse Exogenesis

Segmentada en tres partes y compuesta por Matthew Bellamy, es musicalmente, junto con "The Globalist", el tema más ambicioso grabado por el trío de Teignmouth. Su letra, en tanto, aprovecha de condensar las preocupaciones que el guitarrista y pianista mostró en Absolution, Black Holes & Revelations y el mismo The Resistance, desembocando en la lucha de la humanidad para recomenzar la vida en otro planeta.


La historia nos lleva a 2004. Tal como vimos anteriormente en Culto, ese año fue en que Muse dejó los escenarios temporalmente para trabajar en Black Holes and Revelations, su cuarto disco. Desde ahí hasta 2006, el trío británico creó muchas canciones en los estudios Miraval, Avatar y Electric Lady.

Precisamente, el trabajo en el primer estudio derivó en canciones más progresivas y orquestales, que los sacaban del rock que estaban buscando para su sonoridad. Algunas de esas composiciones igual fueron consideradas para el disco, como "Hoodoo", mientras otras fueron desechadas.

Sin embargo y tras lanzado Black Holes and Revelations en 2006, Muse decidió acercarse más a lo que postergó: el mundo sinfónico. Así, en 2008 y 2009 el conjunto se metió de lleno a trabajar en su estudio ubicado en los alrededores del lago de Como, en Italia.

https://www.youtube.com/watch?v=ughBjosWQak

Exogenesis

La confirmación de que algo sinfónico vendría en camino la dio el mismo Matthew Bellamy (guitarrista, pianista, vocalista, arreglista, compositor y líder de Muse) a NME: "Hay una nueva canción de tres partes, más una sinfonía que una canción, en la que he estado trabajando esporádicamente durante muchos años".

Así, tanto en la nueva obra de tres partes como también en "United States of Eurasia", el trío de Devon estuvo acompañado del Edodea Ensemble, el cual fue dirigido por la chelista y arreglista inglesa Audrey Riley.

Cada una de las composiciones estuvo marcada por métricas fuera del clásico 4/4 (aunque una de ellas lo usó en una sección determinada), además de tener las cuerdas y el piano como protagonistas. La guitarra pasó a tener un rol secundario.

A su vez, el nombre escogido para la obra fue "Exogenesis". A lo largo de las tres partes se relata el viaje que realiza un grupo de humanos para recomenzar la vida en otro planeta. Cada momento se definió un nombre distintivo: "Overture", "Cross-pollination" y "Redemption".

El álbum, por su parte, llevó como título The Resistance, el cual programó su debut para el 11 de septiembre de 2009.

https://www.youtube.com/watch?v=4LrxSA23y9g

El viaje comienza así...

Overture

La primera parte de la sinfonía arranca con una métrica de 6/8. Las cuerdas entran cambiando su dinámica con el transcurso de los compases, formando un ambiente como el de la música de las películas, desapegándose de la música comercial por un momento. Bronces y timbales se añaden al panorama, que a medida que avanza adquiere una tinte cada vez más lúgubre.

Tras más de un minuto instrumental, ingresa la batería y la voz. Matthew Bellamy recurre al falsete, mientras parte de las cuerdas van en corcheas que suben y luego descienden. "La primera parte es una aceptación desganada que la civilización se acabará", contó el cantante en uno de los lanzamientos de The Resistance sobre la letra de "Overture".

La letra se llena de preguntas y más preguntas. Parece ser una introspección, pero a la vez también un mea culpa generalizado. Un solo de guitarra se intercala, mientras la voz de Chris Wolstenholme también se suma. "No puedo perdonarte / y no puedo olvidar", retoma la voz de Bellamy, que luego regresa a la senda de cuestionamientos, cerrando con un "¿por qué estamos nosotros acá?". Dominic Howard, en tanto, aprovecha de añadir distintos fills, en los que se paneó su ejecución de los toms.

https://www.youtube.com/watch?v=wDmOnqrjH7w

De las tres partes, "Exogenesis: Symphony part I (Overture)" ha sido la que más veces se ha tocado en vivo. De 2009 a 2011, estuvo en 99 shows de Muse.

https://www.youtube.com/watch?v=roao3jivHeg

Cross-pollination

La métrica se reduce en factor de 2: 3/4. Tras cerca de un minuto en que el piano juega libremente, Bellamy pasa a ejecutar en el mismo instrumento un ritmo de vals melancólico. "De repente, este lánguido pasaje ruge en un ruido ensordecedor", reseñó Musicradar días antes del lanzamiento de The Resistance.

"La parte 2 es la desesperada esperanza del envío de astronautas para encontrar y poblar otros planetas tenga éxito", aseguró Bellamy en las notas de The Resistance para iTunes.

Si tomamos el concepto que le da el nombre a esta parte, la pregunta más cercana es... ¿qué es la polinización cruzada? La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por su sigla en inglés) la define como "el transporte del polen de una planta a otra". Valiéndose de dicha analogía, la letra tiene partes como "Esparce nuestros códigos hacia las estrellas / debes rescatarnos a todos".

A diferencia de "Overture", acá tras finalizar la participación de la voz se retorna a la sección inicial de piano más libre. Lo de "recomenzar" es vital, pues sirve de adelanto para lo que vendría en la siguiente canción.

"Exogenesis: Symphony part II (Cross-pollination)" es la única de las tres partes que no ha sido tocada en vivo.

https://www.youtube.com/watch?v=VMM1X8aXlCs

Redemption

Nuevamente el piano es protagonista, pero la melodía cambia radicalmente. Del vals triste de "Cross-pollination" acá se pasa a una versión dulce de "Moonlight sonata". La sucesión de notas tocadas con la mano izquierda marcan el acorde SOL. Tras marcar la introducción, entra la mano derecha, tocando notas más altas.

Después de una pasada por la progresión de acordes (SOL-SI-MIm-DO, SOL-RE-SOL), hace su aparición, a modo de fade in, el conjunto de cuerdas junto con el bajo de Chris Wolstenholme. En paralelo, el tempo aumenta gradualmente.

Aquella frase para aumentar el hype previa al lanzamiento de The Resistance, la que aseguraba que el álbum tendría la canción más dura y la más suave compuestas por Muse hasta la fecha, parece tener sentido en este punto de la escucha. "Redemption" era la más suave de las compuestas por Bellamy a la fecha (a la que más adelante se sumaría "Explorers", con matices de canción de cuna).

La palabra "recomenzar" ("start over again") se vuelve frecuente al entrar la voz de Bellamy junto con la de Wolstenholme. "Esta es la última oportunidad de perdonarnos a nosotros mismos", dicen ambos a modo de cierre, mientras musicalmente hay una transición hacia la calma, con un descenso de tempo incluido.

Los 12/8 se mantienen durante toda la última parte de "Exogenesis", que tiene algunos cambios de tonalidad, pero que termina volviendo al inicio, con la misma progresión de acordes, como un resumen de la vida en sí: todo se trata de ciclos y este era uno más (aunque pareciera representar muchos a la vez).

Musicradar la calificó de "la calma después de la tormenta (...) Enormemente conmovedora y emocionante. Una vez que concluye, sientes como si acabaras de despertar de un sueño… uno al que no puedes esperar para volver".

https://www.youtube.com/watch?v=wRCzchqOSxk

En el año 2012, el dibujante y comediante japonés Tekken (sí, el mismo nombre que el popular videojuego de peleas) realizó un video tipo libro animado. Ahí, la canción fue usada con otro fin, distinto al de vivir en un nuevo planeta, siendo trasladada a algo más transversal: el partir de nuevo tras la partida de un ser querido.

https://www.youtube.com/watch?v=JXcV6dOMUZs

En enero de 2013, durante una presentación en el Saitama Super Arena de Japón, Muse tocó por primera -y única- vez "Exogenesis: Symphony part III (Redemption)". Mientras la banda tocaba la canción, el video creado por Tekken -que estaba en la audiencia- fue pasado por las pantallas del recinto.

https://www.youtube.com/watch?v=z_OwFnzXMnE

Cabe destacar que años más tarde Muse lanzó una nueva canción 3-en-1: "The Globalist", que vino en Drones (2015), álbum declarado como conceptual por el mismo grupo. A diferencia de "Exogenesis", acá se trata de un solo tema de poco más de 10 minutos, el que se siente más redondo al considerar junto con él "Drones", que añade un juego de voces de poco menos de tres minutos.

En su primera parte, musicalmente recuerda a las bandas sonoras de Ennio Morricone para el spaghetti western de Sergio Leone (influencia que también se percibe en "Knights of Cydonia"); posteriormente pasa a un duro riff que se asemeja a los jams que Dominic Howard toca junto a Chris Wolstenholme en vivo; para finalmente llegar a un cierre cargado al piano, con cierto toque de Queen.

A diferencia de la sinfonía de tres partes, "The Globalist" ha sido tocada más de 100 veces por los británicos, incluyendo una performance en su presentación en Glastonbury 2016.

https://www.youtube.com/watch?v=Cfs9D0HjaGQ

Comenta