El duro partido aparte de Nico Castillo

NICO CASTILLO

Nicolás Castillo, durante su hospitalización. Foto: América

El primer año del ariete en el América ha sido magro debido a cuatro lesiones y una trombosis, que lo tendrá en una larga recuperación y con un retorno indefinido.


Nicolás Castillo (27) está jugando el partido más difícil que le haya deparado el destino. Una trombosis ha puesto en jaque al delantero del América. Regresó a terapia intensiva al presentar un sangrado y permanece ahí hasta nuevo aviso, luego de que se le interviniera debido a un trombo en la arteria femoral superficial, tras su operación por la ruptura del tendón del recto femoral del muslo derecho. En México dicen que no volverá a jugar en 2020.

Cuando el panorama asomaba más halagüeño, y salió de alta, el seleccionado nacional compartió estas palabras en su Instagram: "Hoy tengo un partido aparte y no lo voy a perder. No sé lo que depare mi futuro, pero lo más valioso es que tengo una familia, amigos, compañeros, dirigentes, cuerpo técnico, que no me dejaron solo nunca". Fue exactamente cuando se cumplió un año desde su debut: jugó media hora en la derrota con León, en el Estadio Azteca.

Su estadía en el América ha presentado diversas problemáticas. Se trató de una apuesta ambiciosa. No solo por la suma de dinero que las Águilas le pagaron al Benfica por su carta (siete millones de euros), sino porque el retorno a un país donde se hizo grande era en uno de los rivales enconados de Pumas. Poco más de un año ha pasado y toda la expectativa se convirtió en incertidumbre, ahora por el periodo de recuperación y el tratamiento que tendrá que tener.

El médico del América, José Guadalupe Vázquez, dio luces sobre la situación: "Los médicos se tienen que asegurar que no vuelva a hacer trombos, entonces se le dan anticoagulantes. Dependiendo de la evolución van reduciendo la dosis hasta poderlo reintegrar a una actividad normal. Los tiempos dependen de cómo vaya reaccionando. Ahora nos interesa que esté sin complicaciones. Una vez que termine de sanar el problema vascular podremos decidir qué sigue".

Castillo, quien en 2020 solo tiene 15 minutos jugados, ante Tigres, recibió una muestra de apoyo de parte de sus compañeros este sábado. Los titulares de las Águilas posaron con la camiseta 15 del chileno (además con la de otro lesionado grave del equipo, el colombiano Nicolás Benedetti), previo al partido contra Atlas. También los jugadores de la UC salieron ayer con una camiseta en su apoyo en el Monumental.

[caption id="attachment_1011678" align="alignnone" width="2048"]

Así se formó el América antes del partido con Atlas, el sábado. Foto: América[/caption]

Desde su desembarco en el América, el karma de Castillo son las lesiones: acumula cuatro, además de la trombosis. La primera fue en abril del año pasado, una lesión en un muslo que lo tuvo 25 días parado. Se perdió cinco partidos. Más adelante, en agosto del mismo año, sufrió una fractura de peroné, que lo mantuvo inactivo 74 días, hasta octubre. Faltó a 12 jornadas del torneo mexicano.

Pero tras su retorno, en noviembre, otra vez cayó. Luego de un triunfo sobre Veracruz, sufrió un desgarro en el recto anterior del cuádriceps derecho, con lo cual fue liberado de la Selección, que se preparaba para el amistoso con Perú, ese mismo que finalmente no se produjo post estallido social.

En el Benfica también fue presa de las lesiones. Llegó a estar 28 días inactivo, entre agosto y septiembre de 2018, debido a una lesión de pantorrilla. Fue ausencia en cinco partidos.

El dato duro no es positivo con el periplo del ariete en el equipo más grande de México. Ha convertido nueve goles en 1.636 minutos disputados, desmembrados en 27 partidos. En otros términos, el renquino hace un gol cada 181,7 minutos con la camiseta azulcrema. Solo remitiéndose a la Liga MX, su promedio es de un tanto cada 162'.

Es una estadística mala para el delantero si se compara con su registro en otros clubes. En Pumas, anotaba cada 140' (hizo 26 conversiones en 3.657'). Sus números son mucho mejores con la Universidad Católica bicampeona de 2016: un gol cada 86'. Hizo 29 tantos en un total de 2.500' jugados. Fue una pieza trascendental para el éxito de ese equipo liderado por Mario Salas. Era otro Castillo.

Dadores de sangre

Ayer, mediante sus redes sociales, el América solicitó donantes de sangre para cubrir las plaquetas y la sangre utilizada en la operación de Castillo.

[embed]https://twitter.com/ClubAmerica/status/1229171453242871808[/embed]

Comenta