Tulio Triviño: "Soy fantástico pero agotador"

Imagen-TULIO-TRIVIÑO0091

Foto: Juan Farías

El rostro y protagonista de 31 Minutos habla en exclusiva con este diario de su vida tan ocupada, su carrera, revela capítulos inéditos de su amistad con Bodoque y hasta opina de actualidad chilena.




Tulio Triviño Tufillo, conductor de 31 Minutos, hombre ancla del noticiario y del show del mismo nombre, genio y figura de todo ese elenco es -por todo eso y tanto más- un ser tremendamente ocupado. Hoy, al mediodía y a las 17 horas, termina una tanda de 15 presentaciones con el espectáculo en el Teatro Las Condes y ya se alista para su desembarco en regiones. En medio de esa agenda acorde a su popularidad, se hizo un espacio para responder por su pasado, presente y futuro.

Usted parece una persona muy ocupada. ¿Cuál es la receta para llegar hasta donde está?

La receta es simple: una cucharada de talento, una pizca de genialidad, una dosis de popularidad y un Juanín para que haga el trabajo. Nunca falla.

¿Cómo compatibiliza esa intensa vida laboral con su tiempo libre?

La verdad es que la vida laboral representa un relajo para soportar mi intenso tiempo libre. Estar ante el espejo todo el día admirándome cada vez más es casi una tortura. Soy fantástico, pero agotador.

¿Qué hace cuándo tiene días libres?

Me siento perdido. Imposible disfrutar sin público. ¿Cómo se puede gozar de una vida infinitamente mejor sin sacar pica?

¿Qué música escucha? ¿Hay algo que pueda recomendar a nuestro público lector?

Mi ídolo es Lolo, el intérprete de Lala, mi canción favorita. Incluso, te debo confesar, en exclusiva, que después de 15 años, al fin me aprendí la letra.

Hoy muchos niños y adolescentes escuchan reggaetón. ¿Le gusta el reggaetón? ¿Lo ha bailado desaforadamente alguna vez?

¡Seamos serios! La reggaetón no es para bailarla. Son 42 kilómetros muy duros.

¿Qué consejo daría a los niños para poder lograr sus metas en el colegio, en el día a día, en la amistad?

¡No soy nadie para andar dando consejos! Pero ya que insistes, puedo al menos sugerir una humilde recomendación: estudiar mi biografía y cambiarse el nombre a Tulio.

Y a propósito de amistad, ¿cómo lo hace cuando se enoja con Juan Carlos Bodoque, su mejor amigo?

Bodoque es mi gran amigo, pero tengo que mantenerlo a raya. Cuando vendió por tercera vez mi casa para pagar sus deudas, le llamé duramente la atención, incluso diciéndole "mal amigo". Se ofendió tanto el pobre, que le tuve que pedir disculpas y regalarle mi auto. Pero aprendió su lección.

¿Cómo proyecta su futuro en la TV, la música y la vida?

Nunca pienso en el futuro. Voy humildemente aceptando el arrollador éxito del día a día, para no marearme.

Finalmente, en los últimos días ha estallado una polémica sobre el uso de corbata y chaqueta en lugares serios como el Congreso. Usted siempre ocupa corbata. ¿Qué cree? ¿Hay códigos de vestimenta que se deben respetar en el mundo adulto?

Como coleccionista serio, te puedo decir que la corbata es un signo de culturancia, la cual nos separa de los animales y los mamíferos. Basta con consultar los libros de Historia: ¿qué hubieran logrado grandes líderes como Jesús, Gandhi, Pelé o la Madre Teresa sin usar corbata, ¿ah? La ignorancia da rabia.

Comenta