La nueva vida de Ricardo Palma Salamanca "bajo la protección de las autoridades francesas"

853f9bff-42dd-4742-9caf-3fa60704738b

Sus cercanos mencionan que ya no le gusta hablar del pasado y que se prepara para trabajar formalmente en Francia en el rubro artístico: Exponer fotografías y escribir.




Las últimas semanas, con la convicción de que la Corte de Apelaciones francesa fallaría en contra del proceso de extradición solicitado por el Estado de Chile –como ocurrió hoy-, Ricardo Palma Salamanca las dedicó a avanzar en su próximo libro, uno de los que sus amigos no entregan muchos detalles, pero que abordaría sus años en clandestinidad tras haberse huido en helicóptero de la Cárcel de Alta Seguridad en 1996, recinto donde cumplía condena como autor material del asesinato de Jaime Guzmán Errázuriz el 1 de abril de 1991, el secuestro de Cristián Edwards y el crimen de agentes de la dictadura, hechos por lo que estaba condenado a 30 años de prisión y dos cadenas perpetuas.

Desde aquel 20 de diciembre en que junto a otros frentistas escapó por los cielos, se dedicó, como el mismo escribió en el nuevo prólogo de El Gran Rescate, que publicó La Tercera PM, a ser invisible. Su rastro efectivamente se perdió, mientras figuraba en nóminas de captura internacional y en el país la Unión Demócrata Independiente realizaba una serie de gestiones para requerir su captura.

[caption id="attachment_497859" align="alignnone" width="640"]

Palma y Silvia Brzovic, celebrando con sus amigos y colaboradores hoy en Paris.

[/caption]

Se mencionó que estuvo en Argentina – "me trasladé por muchas partes del planeta, conociendo a seres increíbles"-, pero con certeza se sabe que residió en México bajo el nombre del fotógrafo Esteban Tamayo Solís, identidad que debió abandonar cuando su amigo y excompañero de armas Raúl Escobar Poblete se vio involucrado en un secuestro.

Sus cercanos mencionan que ya no le gusta hablar del pasado y que se prepara para trabajar formalmente en Francia en el rubro artístico: Exponer fotografías y escribir. A diferencia de la diputada Maite Orsini, que sostiene que tiene dudas sobre su participación en el crimen de Guzmán, Palma Salamanca ha sido críptico sobre el hecho que marcó su destino. En su libro escribió, en alusión a su rol en el Frente Patriótico Manuel Rodríguez, "fue la época que nos tocó vivir, para muchos un espacio sin vuelta atrás".

Hoy se prepara para asumir su nueva vida en Francia. En marzo iniciará los trámites para que los dos hijos que tiene con Silvia Brzovic, y que tienen la condición de apátridas, reciban la nacionalidad francesa y para firmar el contrato de acogida e integración en la Oficina francesa de inmigración e integración (OFII). Su nueva situación, ratificada por la decisión de no extraditarlo, le entregará una serie de deberes y derechos. Fuentes consultadas por La Tercera PM detallan que su abogado, Jean Piere Mignard lo mantiene al tanto de la serie de trámites que debe realizar, pero que hoy, a esta hora, mientras el mundo político en Chile lamenta la determinación de la justicia francesa, él está enfocado en festejar. Su estado hoy indica que está

"bajo la protección de las autoridades francesas".

Comenta