Las dudas de Beatriz Sánchez: ¿Una candidatura que vuelve a fojas cero?

Beatriz-Sanchez-WEB

En el Frente Amplio afirman que el conglomerado primero tiene que hacer una revisión interna antes de definir quién podría ser su nueva carta para llegar a La Moneda. Cercanos a Sánchez señalan que hoy, la periodista está cada vez más lejos de competir nuevamente en una presidencial y que ya descartó intentar ser gobernadora por Valparaíso.




Ayer, casi a la misma hora, dos figuras del Frente Amplio abordaron vía online el estado actual de la coalición, su futuro y también sus proyectos personales. Beatriz Sánchez, excandidata presidencial del bloque, y el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp -sin partido pero aún al interior del conglomerado-, fueron entrevistados en vivo a través de Instagram .

Y mientras Sharp recalcó la importancia de los gobiernos locales, la periodista, por su parte, habló de medios de comunicación, del autocultivo de marihuana, del impacto de las redes sociales y también fue consultada por su futuro político.

“Es tan extemporáneo poner el énfasis en cosas que aún no van a pasar (...) Lo fundamental es el proyecto que se impulse, no la persona y lamentablemente hoy, por la falta de política en un país que fue despolitizado a propósito y eso lo hizo la Constitución del ’80, lo que hacemos es buscar personas y no proyectos”, comentó Sánchez ayer.

En la misma conversación en la red social agregó que “es importante que surjan liderazgos en distintos lados, voces nuevas, que desde el estallido han tenido más visibilidad”.

Los dichos de Sánchez se dan en un momento en que varios dirigentes del Frente Amplio han mostrado preocupación, en público y en privado, sobre cuál es el relato o el proyecto político del bloque, más aún en un contexto de pandemia. Y también se da, cuando varios han comentado en privado que Sánchez ya no estaría convencida de asumir una candidatura presidencial representando al conglomerado.

Cercanos a la periodista aclaran que ella aún no ha tomado una decisión definitiva sobre si competirá nuevamente para llegar a La Moneda. Sin embargo, agregan que Sánchez ha transmitido que no porque ella ya haya sido candidata, tiene que ser, naturalmente, la carta presidencial del FA otra vez. Las mismas fuentes agregan que ella no quiere ser “una Marco Enríquez-Ominami” que compita en las presidenciales “sacando cada vez menos puntos”.

“El futuro de los liderazgos del FA pasa por el futuro de la coalición. Si no repensamos una estrategia que nos haga ser capaces de dar respuestas a la crisis del estallido de octubre y a los efectos de la pandemia, sería irresponsable volver a pedirle a Beatriz que nos represente. Primero delineemos un proyecto concreto y realizable, después definamos quién lo puede liderar”, comentó Sebastián Depolo (RD), exjefe de campaña de la candidatura presidencial de Sánchez.

Lo mismo cree la presidenta y diputada de Convergencia Social, Gael Yeomans. “Hay discusiones y debates pendientes, Beatriz tiene que ser parte de esos debates sobre cuáles van a ser las figuras del Frente Amplio. Pero me parece que el liderazgo de ella es indudable y hay que seguir cultivándolo y proyectándolo”, comentó.

Por su parte, el único senador del FA, Juan Ignacio Latorre (RD), cree que hay que esperar el segundo semestre para retomar una discusión presidencial. “Claramente Beatriz, el no tener un cargo, al tener que estar en la casa, es distinto a nosotros los parlamentarios que tenemos que venir al Congreso . (…) A Beatriz se le ha respetado este espacio de cuarentena, el no exponerla, no hacerla venir, salir de Santiago, se le respeta su espacio de reflexión. Su protagonismo ha bajado, ella misma ha querido estar más en segundo plano y en ese sentido es normal que baje en las encuestas”, señaló.

En la misma línea, el diputado Vlado Mirosevic señaló que “a título personal, me encantaría que Beatriz fuera nuevamente nuestra carta, sin embargo entiendo que cualquier proyecto tiene que reformularse, crecer y brindar pisos mínimos que garanticen las condiciones de gobernabilidad y representatividad”.

Por otro lado, desde el entorno cercano de Sánchez señalan que lo único seguro de su futuro es que la posibilidad de ser candidata a gobernadora regional en la Quinta Región ya se desestimó por completo.

El 18 de octubre del año pasado, la periodista se encontraba en Arica. Había viajado hasta el norte para comenzar una gira que sería el puntapié inicial de la campaña territorial del bloque pensando en las elecciones municipales y de gobernadores que, en ese momento, se realizarían en octubre de este año.

Un mes antes de eso, Sánchez se “había puesto a disposición del FA” en momentos en que varios le pedían asumir un protagonismo. Por eso, se armó ese recorrido por el país. Sin embargo, el estallido social hizo que la periodista volviera a Santiago e interrumpiera el plan que se venía trabajando en momentos en que todavía estaba sobre la mesa la idea de que ella compitiera por la gobernación de Valparaíso.

Las mismas fuentes comentan que Sánchez no lo pasó bien cuando el 17 de noviembre, algunas personas que se encontraban en la Plaza Italia, la increparon a gritos pidiéndole que se fuera. El acuerdo que habilitó el proceso constituyente se había dado dos días antes, y los manifestantes le reprocharon el hecho que parte del conglomerado que representa, había pactado con sectores del oficialismo.

Las nuevas voceras del FA

Desde que se desató la pandemia, Sánchez se ha abocado a una labor más informativa que política, realizando entrevistas y conversaciones a través de Diario Clever, el medio que dirige, junto al actor Ignacio Achurra. Desde ahí ha entrevistado a diputados del FA como Maite Orsini (RD) y Vlado Mirosevic (PL).

Según comentan en el FA, en la Mesa Nacional, la instancia de coordinación de los partidos, no se ha abordado el tema de candidaturas presidenciales ya que la mayoría, advierten, cree que el conglomerado debe tener discusiones de fondo, e incluso ideológicas, antes de sentarse a hablar de cartas para La Moneda.

Al interior de la Mesa también existe la evaluación de que Sánchez no ha podido ejercer el rol de “vocera” del bloque que se le había mandatado antes del 18 de octubre. Según explican, el hecho de que la figura de la excandidata sea nacional provoca que se le consulte por diversos temas, lo que no le ha permitido instalar las materias que definen como Frente Amplio, mientras espacios naturales para una vocería -como la campaña para el plebiscito- ya no están corriendo.

En esa misma línea, tanto en la mesa como algunos parlamentarios, aseguran que la excandidata ha estado “ausente” de la coyuntura, situación que la estaría haciendo pagar “costos”, como una baja evaluación en las encuestas. Además, explican, esta situación podría “hacer más difícil” que logre retomar un espacio en el caso de que decida competir por La Moneda.

De hecho, el lunes las presidencias del FA definieron volver a crear el sistema de vocerías institucionales de la mesa, rol que, por ahora, ejercerá Yeomans, y la presidenta de Comunes, Javiera Toro. Y si bien todos los miembros de ese espacio aseguran que esta definición no condiciona el rol de Sánchez, algunos dirigentes del bloque aseguran que esto se podría leer como que la excandidata no ha podido ejercer su papel.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.