Solo en Rancagua: Con giftcards comprometen a vecinos de planta de aguas servidas para que no reclamen

PLANTA DE TRATAMIENTO DE AGUAS SERVIDAS LA FARFANA 002 (1)

Essbio, que tramita proyecto ante sistema de impacto ambiental, firmó contratos con familias de la zona: a cambio de pagos por algo más de $3 millones y giftcards por $600 mil -que solo se pueden usar en determinadas fechas- los locales se comprometieron a "renunciar a todo tipo de acción y denuncia". La firma dice que los locales lo pidieron. Alcalde de Graneros la critica, pero desestima que esto sea también parte de la ola de "infortunio" que castiga a la zona.


Esto no tiene que ver con magia negra, ritos vudú, jueces acusados de tráfico de influencias ni tampoco sobre un tiroteo entre fiscales. Pero sí ocurre en la vapuleada Región de O'Higgins, ya célebre -muy a su pesar- por escándalos, controversias y episodios anómalos. El que ocupa esta nota tiene que ver con la ampliación de una planta de tratamiento de aguas servidas para Rancagua, Machalí y Graneros, cuya autorización ambiental está tramitando la empresa Essbio. Durante ese proceso, la sanitaria firmó con un grupo de vecinos lo que define como un "acuerdo privado": les pagó compensaciones a cambio de que renunciaran a su derecho de interponer cualquier tipo de reclamo o denuncia durante el proceso.

Así se hizo a través de una serie de contratos -en que ambas partes asumían sin eufemismos sus obligaciones-, algunos de los cuales se cerraron en la capital regional durante la primera quincena de diciembre. Los hechos fueron denunciados por el alcalde de Graneros, Claudio Segovia, en  un oficio que le envió a Pedro Pablo Miranda Acevedo, director regional del Servicio de Evaluación Ambiental. El Ordinario 437, fechado el 15 de abril, el viernes de la semana pasada, dice textualmente en su segundo párrafo:

Durante el período de la Participación Ciudadana (PAC) hemos visto que la empresa Essbio se ha reunido con diferentes vecinos en los que se ofrecieron soluciones que hoy no están consideradas en el Adenda. Siendo un elemento de extrema gravedad el contrato firmado por la empresa con un puñado de familias. En dicho contrato se pagó $3.125.000 más 4 tarjetas "giftcard" por un total de $2.400.000 a cambio de que se renuncie a derechos tan fundamentales como reclamar por las vías establecidas en nuestro ordenamiento administrativo y legal. Por tanto estos vecinos no podrán ejercer ninguna acción y denuncia en contra de Essbio por su operación en la Planta de Aguas servidas en Chancón, por un plazo de 12 años.

Aunque con su reclamo no puede paralizar el proceso, el alcalde dice estar molesto con Esbbio porque "es una práctica inadecuada para una empresa seria". Pero no está de acuerdo que esto sea otro ejemplo más de los males que se han dejado caer por el valle del Cachapoal y sus alrededores: "Mire, esto tiene un contexto diferente. Lo que está ocurriendo en la región, y que lamentablemente lleva a la presencia nacional una región como la nuestra, no tiene que ver con este hecho", asevera.

De cualquier modo, ni él ha estado ajeno a los sucesivos eventos en la zona. Hace poco, él mismo se vio envuelto en uno cuando con la concejala Teresa Elgueta se fueron a las manos en medio de una discusión acaecida en una ceremonia de entrega de subvenciones. Eso pasó en la den0minada Casa de la Cueca, en la misma comuna. Elgueta terminó en el suelo y su teléfono celular hecho pedazos.

[caption id="attachment_626233" align="alignnone" width="4080"]

Santiago 12/07/2016

Proyecto Rancagua Express.

Instalaciones de nueva Estación Graneros, ubicada en comuna de Graneros. En la foto instalacion de paso de peatones.

Foto: Mario Tellez / La Tercera.[/caption]

Pero eso es otra historia. En la de hoy el alcalde dice que la firma comprometió así a "gente muy sencilla, vecinos de la planta que tienen que percibir los malos olores", todos de la zona de Chancón. Y para ser precisos con la geografía, Segovia dice que el lugar, en realidad, "es parte de la comuna de Rancagua, pero afecta a mi ciudad porque estoy al límite de la planta; los riles (residuos) cruzan por mi ciudad para llegar a Chancón".

Hasta donde se sabe, los convenios firmados por Essbio con los vecinos alcanzaron -según el alcalde- a 20 familias. Entre los compromisos, Essbio asume por doce años la distribución gratuita de agua potable y recolección de aguas servidas. Pero con un consumo máximo de 25 metros cúbicos entre abril y noviembre, y 40 metros cúbicos entre diciembre y marzo.

La firma también asumió el pago de la citada suma de $3.125.000 y la entrega de cuatro tarjetas tipo giftcard, cada una por $600 mil. Pero también con condiciones: solo para ser usadas la primera semana de abril y la primera semana de diciembre de 2019, y lo mismo el 2020.

Con eso, la firma declara cubrir todo "daño o perjuicio, sea patrimonial o moral, directo o indirecto, sufrido por sus familias". Eso contempla "la reparación del daño emergente, del lucro cesante y del daño moral, abarcando éste todo sufrimiento, angustia o daño sicológico", además de "molestias y pérdidas de tiempo".

A mayor abundamiento -como dicen o escriben los abogados-, al firmar los vecinos dejaron por escrito que renuncian a toda acción y denuncia, individual y colectiva, en contra de Essbio, sea civil, penal o administrativa. También renuncian a reclamar el resarcimiento de eventuales perjuicios, del tipo que sea. Además, liberan a la sanitaria de responsabilidad civil, penal o de otro tipo. Si alguno inicia una acción de este tipo, Essbio deja de cumplir con su parte.

Volviendo a los adjetivos y -como diría el senador PS por la zona, Juan Pablo Letelier- "dimes y diretes", el alcalde acusa que "nos parece impropio, inadecuado, una antesala de la corrupción que una empresa sanitaria, para poder realizar su obras -que no benefician a la comunidad- prácticamente se compren a las personas con un beneficio tan burdo como dinero y giftcards. El sentido de esto no es otro que dar recursos y comprar silencio, y no tener detractores en este proceso".

La empresa: los vecinos pidieron plata

Pero Essbio tiene un relato algo distinto. Según contestaron -por escrito, vía e-mail- desde la sanitaria a las consultas de La Tercera PM, todo esto ocurrió porque los vecinos pidieron plata. Tal cual.

"Durante los últimos años las familias han planteado diversos requerimientos a la empresa a través de una mesa de trabajo. A fines de 2018 los vecinos, representados por sus dirigentes, plantearon formalmente a Essbio una serie de peticiones económicas y colaborativas que finalmente se plasmaron en un acuerdo privado que consideró los requerimientos efectuados por los vecinos, quienes además definieron el alcance de las familias que serían parte de este acuerdo", dice parte de su respuesta.

Agrega la firma que "las mesas de trabajo y acciones colaborativas con las comunidades son actividades voluntarias que se enmarcan en la relación propia de una empresa inserta en la comunidad y con alta presencia en zonas urbanas y rurales".

Y ante los reclamos de Segovia, la firma dice su oficio es "una consulta que él hace en el marco del proceso de participación ciudadana y es el SEA quien analiza y decide qué preguntas debe responder la empresa", y que "cualquier apreciación personal del alcalde respecto a los acuerdos que Essbio pueda realizar con clientes y comunidades son de su entera responsabilidad y no pueden enjuiciar acciones de una empresa que cumple con la normativa vigente".

Essbio hace ver, además, que "es la segunda sanitaria de Chile, está presente en 3 regiones, y atiende a 811.000 clientes" y que "opera más de 140 plantas (de producción de agua potable y tratamiento de aguas servidas) y actualmente está trabajando en la ampliación de más de 40 de ellas para responder al crecimiento de las ciudades". Y que "muchas de estas plantas emplazan en sectores rurales y colindan con comunidades, que no necesariamente son clientes de la empresa", como el caso de esta planta.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.