Una isla adinerada: Las condiciones que hicieron que Nueva Zelandia “eliminara” el Covid-19

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, informa a los medios sobre el coronavirus en la Casa del Parlamento en Wellington.

La primera ministra Jacinda Ardern anunció que la nación le ganó la batalla al coronavirus. "Dale duro y dale pronto" fue el eslogan que la premier utilizó estas semanas como guía y que le permitió los elogios del mundo entero.


“No hay grandes contagios locales en Nueva Zelandia. Hemos ganado la batalla”, aseguró hoy la primera ministra neozelandesa Jacinda Ardern en Wellington. Sin mantener la cautela ante el desconocido e incierto avance del Covid-19, Ardern está confiada de que en las próximas semanas la nación logrará las cero infecciones.

Las palabras de la primera ministra se dan luego de registrar solo un nuevo caso confirmado este lunes, para un total de 1.469 y 19 víctimas fatales, entre los cinco millones de habitantes. Desde el 18 de abril que la nación registra nuevos casos diarios de un solo dígito.

¿Cómo fue esto posible? Desde que se inició la pandemia los medios alababan las acciones y estrategias tomadas por la premier de Nueva Zelandia, catalogándola como una “mujer eficaz”, digna de admiración a la hora de encarar la crisis sanitaria.

La ambición de Ardern generó la esperanza de los ciudadanos. El 16 de abril, la premier declaraba que “tenemos la oportunidad de hacer algo que ningún otro país ha logrado: la eliminación del virus”.

Sin embargo, los expertos han indicado que el éxito de Nueva Zelandia será difícil de replicar en otros territorios como Estados Unidos. La ventaja del país es principalmente ser una adinerada pequeña isla en el hemisferio sur. Los costos de mantener la estrategia de Ardern son más altos de lo que la mayoría de los países estaría dispuesto a soportar.

“Dale duro y dale pronto”

Nueva Zelandia confirmó su primer caso de coronavirus el 28 de febrero. El 14 de marzo, cuando el país tenía solo seis casos, Ardern anunció que cualquier persona que ingresara al país necesitaría aislarse durante dos semanas, algo que en ese momento era una de las restricciones fronterizas más duras del mundo. El 20 de marzo se les prohibió a los extranjeros ingresar al país.

“Dale duro y dale pronto” fue la frase que acuñó la premier como guía para la batalla contra el Covid-19. El 23 de marzo, cuando se registraban 102 casos confirmados y ninguna muerte, Ardern anunció que el país entraba en la fase 3 de bloqueo. Así, se cerraron negocios no esenciales, las playas y los parques, se cancelaron eventos y reuniones y se cerraron todos los colegios. Los bares y restaurantes también estaban cerrados, incluso para delivery y retiro. El 26 de marzo, el país pasó a la fase 4 del bloqueo, la más estricta, y se le ordenó a la gente que no saliera de su casa, excepto para hacer ejercicio cerca de sus casas.

El transporte público se reservó para los trabajadores de sectores esenciales y se prohibió el transporte aéreo nacional entre regiones.

Funcionarios de Nueva Zelanda revisan la lista de pasajeros de un vuelo de ciudadanos varados en Nueva Delhi, India, el 23 de abril.

Nueva Zelandia también ha realizado masivas pruebas de diagnóstico, con 123.920 hasta la fecha. Ardern señaló hoy que el país tenía una de las tasas de prueba más altas del mundo, con la capacidad de realizar hasta 8.000 pruebas por día.

El rol de la premier también ha sido elogiado por su claridad y calma al dirigirse a la población y anunciar las medidas.

Un territorio aislado

La geografía de Nueva Zelandia ha sido su principal aliada en esta lucha, puesto que al ser una isla la nación tiene un mayor control sobre quién puede entrar. Su vecino Australia está a un poco más de 4.000 km de distancia y las islas de Nueva Caledonia a casi 2.000 km.

Por otra parte, la baja densidad poblacional del país también significa que es más difícil que se propague el virus. Solo 1,66 millones de personas viven en Auckland, la ciudad más grande de Nueva Zeland.

Además, en relación con el factor económico tanto Ardern como el resto de su gabinete donaron el 20 % de su salario en los próximos seis meses para contribuir a la lucha el coronavirus. Se estima que la donación total, es de unos US$ 972.000.

El gobierno también cedió un subsidio de más de US$ 5.400 millones a 1,5 millones de trabajadores neozelandeses.

Para recuperar el daño en la economía el gobierno anunció hoy que el país regresará a la “fase 3” que entrará en vigencia mañana y que permitirá a las empresas reabrir parcialmente con algunas restricciones.

Las escuelas pueden reabrir con capacidad limitada, y se reanudarán trabajos como la manufactura y la silvicultura. Las personas podrán comprar comida para llevar y participar en actividades recreativas de bajo riesgo, como nadar en la playa. Hasta 10 personas podrán reunirse para bodas y funerales. Los lugares públicos como bibliotecas, museos, gimnasios seguirán cerrados y las medidas se volverán a evaluar el 11 de mayo. Las fronteras todavía se mantendrán cerradas.

“Estamos abriendo la economía, pero no estamos retomando la vida social de las personas”, detalló la primera ministra.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Revisa en nuestro video de la semana, cuál es su origen, cuáles son sus características y cuál es el posible futuro de la pandemia debido a su masificación.