Cinco razones para promover la adopción y la tenencia responsable de animales

Adopción de animales.

La adopción de animales se ha convertido en una práctica cada vez más frecuente y las razones abundan. Esto ha generado el nacimiento de organizaciones que facilitan la adopción y al mismo tiempo educan sobre la importancia de la tenencia responsable.



“Mis perritas lo son todo. Son mi familia. No puedo imaginarme sin ellas. Es tanta la felicidad y la gratificación, porque dan una alegría única, comparten su energía, todas corren feliz a recibirnos, saltan, mueven la cola, transforman la casa”. Es el testimonio de Francisca Tagle sobre sus tres perritas que ha adoptado desde 2019 a la fecha: Tagua, Aura y Sami.

Así como Francisca, son cientos de personas que han preferido la adopción de animales y que han hecho de esta práctica una habitual durante los últimos años, en especial durante la pandemia, periodo en el que debido al aislamiento consideraron a un animal para tener sostén emocional. Sin embargo, la tendencia disminuyó y el problema de abandono animal se mantiene.

Hay muchos focos en los que los animales están expuestos a maltrato, hambre, frío, enfermedades, etc. Hay una relación estrecha entre pobreza y mascotas abandonadas, que se ve en sectores periféricos y rurales, y eso genera que, sumado a las pocas plazas y áreas verdes, se generan ambientes donde hay pulgas, garrapatas y los niños no pueden jugar. Termina convirtiéndose en un problema social y esa debiese ser la mirada”, dice Francisca Corral, fundadora de Fundación Julieta.

Un estudio de la Escuela de Medicina Veterinaria UC junto con el Programa Mascota Protegida de la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo (Subdere) reveló en 2022 que en el país hay 8.306.650 perros con dueños y 4.176.029 gatos (12.482.679 en total).

En marzo de 2022, un estudio de la Escuela de Medicina Veterinaria UC junto con el Programa Mascota Protegida de la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo (Subdere) reveló que en el país hay 8.306.650 perros con dueños y 4.176.029 gatos (12.482.679 en total). En paralelo, se registraron 4.049.277 animales que no tienen ninguna supervisión en Chile, siendo 3.461.104 perros y 588.173 gatos. Sin embargo, la realidad podría superar con largueza esa cifra.

Por eso, cada vez son más organizaciones que buscan revertir esa realidad y ser un agente de cambio respecto al abandono animal, a través de la adopción y, en especial, de la tenencia responsable de animales, como lo es Fundación Julieta.

De hecho, esta es una de las aristas que impide avanzar en la erradicación del problema: la falta de educación sobre tenencia responsable sumada a una falta de fiscalización. “Educar es lo más importante. Hay que educar en cuanto a las necesidades reales de las mascotas, y si uno como persona está dispuesto y apto para cumplir esas necesidades. De partida, hay que dejar de ver a las mascotas como un capricho y después ver si me sirve o si no lo regalo”, dice Francisca Corral, de Fundación Julieta.

Además, Corral refuerza la idea de que “hay que saber el esfuerzo económico que implica y cambiar el enfoque de lo que significa tener una mascota. Para eso hay que educar a través de los colegios y de políticas públicas, que se informe y eduque a través de campañas”.

La serie de beneficios que otorga la adopción

Francisca Tagle recuerda que en marzo de 2019 sus ganas de adoptar un animal eran enormes. Su trabajo se desarrollaba en contextos vulnerables donde veía habitualmente animales domésticos sueltos y luego de revisar en Facebook y tras leer una conmovedora historia de una perra rescatada en la carretera a la altura de San Vicente de Tagua Tagua, se decidió. Fue a conocerla, pero con la convicción de que volvería a casa con ella.

La ‘Tagua’ da cuenta de lo que es el abandono. Es muy miedosa, al punto en que cuando la quisimos sacar a pasear sufrió al ver la correa, le ladraba a la gente, pero no porque es brava, sino por miedo; tampoco muestra su barriga, es muy desconfiada. Aun así, es muy cariñosa”, relata. Por ello, relata el impacto que ha generado para su mascota: “Ahora se lleva muy bien con las personas, es muy dulce, muy buena con los niños. Antes no podía pasar por un puente que tuviera agua pasando y ahora se baña. Ha sido un proceso de adecuar su vida”.

Fundación Julieta tiene más de una década de existencia y lleva centenares de animales rescatados, donde han puesto foco en el rescate, la adopción y la educación.

Francisca Corral, por su parte, destaca lo más importante: “Estás salvando la vida de un animal”. A eso, agrega que “al adoptar, ese animal ya no estará más en la calle o en una fundación esperando ser adoptado, lo que permitirá que esa fundación pueda rescatar a otro perro o gato. Eso es clave. Por otra parte, para las personas también tienen beneficios infinitos: es un amor incondicional, las mascotas fomentan la interacción social, se ha demostrado que los niños que viven con gatos o perros suelen tener menos posibilidades de desarrollar algunas alergias, también los pequeños aprenden a ser más empáticos, a ser responsables, y en general haces actividad física al tener que pasearlos”.

Fundación Julieta tiene más de una década de existencia y lleva centenares de animales rescatados, donde han puesto foco en el rescate, la adopción y la educación. Sin embargo, su trabajo también se ha expandido: a principios de 2022 inauguraron un centro de atención veterinaria en Ñuñoa, abierto al público y con precios especiales para animales rescatados, y que está enfocado en ser una fuente de ingresos para el tratamiento de ellos.

El trabajo de la fundación es constante: el 15 de abril realizaron una jornada de adopción en la tienda Rosen de Nueva Costanera, uno de sus aliados. “Me encantó esta jornada de adopción, es una buena instancia para adoptar en vez de comprar. Es mi primera vez que adopto y me voy llena de regalos y muy feliz”, cuenta María Ignacia Sierralta, que llegó hasta la tienda ubicada en Nueva Costanera y que junto a su nuevo compañero se llevó una cama, un plato de comida y un chequeo médico.

“El vincularnos e integrarnos socialmente con la comunidad es parte de nuestros desafíos, y en ese marco, decidimos avanzar con diferentes fundaciones. A través de la alianza con Fundación Julieta creemos que podemos conjuntamente generar un impacto positivo y contribuir al bienestar de muchos perritos y gatitos que se encuentran en condición de calle, abandonados, enfermos, y que aparte de requerir cuidados para su salud, necesitan encontrar un hogar”, resume Agustín Alfonso, gerente general corporativo de Rosen sobre su relación con la organización. Y agrega: “De esta manera generamos un puente para que puedan encontrar a sus nuevas familias, y por otro lado aportamos mejorando las condiciones de la casa de acogida a través de nuestras camas para mascotas”.

Esta colaboración se enmarca en la estrategia de sustentabilidad de la marca nacional, llamada Sueños Conscientes. “Nuestro propósito como compañía es contribuir a la calidad de vida, el bienestar y el descanso de las personas. Y a eso se agrega hacerlo de una manera sustentable. Dentro de nuestra estrategia de sustentabilidad denominada ‘Sueños conscientes’ tenemos un rol relacionado con la comunidad. Nos importa, nos interesa, generar un impacto positivo en nuestro alrededor”, detalla Agustín Alfonso.

“Las mascotas son fundamentales, tanto si vives solo o si tienes hijos, porque son una compañía y a los pequeños los ayuda a generar responsabilidad. La adopción me parece importante, en especial para no fomentar los criaderos clandestinos y darle hogar a aquellos animales que lo necesitan. Es la primera vez que adoptamos, vamos a ver cómo nos va porque me gustaría que tuviéramos dos. Ahora tenemos el compromiso de llevarlo al veterinario, esterilizarlo, llevarlo a sus controles, etc.”, dice Gabriela Suárez, quien también fue parte de la jornada de adopción de Fundación Julieta y Rosen.

De hecho, Corral refuerza la importancia de la tenencia responsable de mascotas. “La adopción es una decisión, y por eso es fundamental hacerlo a consciencia, porque se cambian las vidas. Si uno quiere tener una mascota no debe fijarse en si se ve de tal manera, o qué raza es, debe decidir si estará dispuesto a acompañarlo, alimentarlo, hacer sacrificios y ser responsable en su cuidado. Se hace lo mismo cuando se decide tener un hijo”, afirma.

A principios de 2022 Fundación Julieta inauguró un centro de atención veterinaria en Ñuñoa abierto al público y con precios especiales para animales rescatados, y que está enfocado en ser una fuente de ingresos para el tratamiento de ellos.

En este contexto, la relevancia de la Ley de Tenencia Responsable de Mascotas y Animales de Compañía –conocida como “Ley Cholito”– es crucial, pues, además de castigar el maltrato, establece obligaciones como registrarla e implantarle un microchip electrónico, responsabilizarse de la comida y cuidado y responder civilmente por sus actos.

“Hoy existe mayor conciencia social y foco en el cuidado de nuestras mascotas. A lo que se suma este tipo de iniciativas, con las cuales esperamos se pueda avanzar en potenciar la tenencia responsable y el compromiso por su bienestar”, opina Agustín Alfonso, gerente general corporativo de Rosen.

Francisca Tagle, que luego de sus adopciones se unió al equipo de Fundación Julieta, argumenta que “lo primero es concientizar sobre la realidad que viven miles de gatos y perros en las calles, y erradicar la idea de comprar un animal de especie. También educar sobre lo que significa tener una mascota, los cuidados y cosas que necesitan”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.