Los avances del futuro proyecto de reinserción social más grande de Chile

DCIM\100MEDIA\DJI_0035.JPG

Con un 65 por ciento de construcción, el Centro de Educación y Trabajo La Laguna será el más ambicioso a la fecha. Ubicado en Talca, a orillas del río Lircay, será una infraestructura de 60 mil metros cuadrados con mirada sustentable, que busca responder ante la compleja realidad carcelaria nacional. Y, además, ayudar a quienes buscan una nueva oportunidad laboral.




Los centros de Educación y Trabajo (CET), son conocidos como los recintos penitenciarios donde los internos, tras demostrar cambios en una unidad penal tradicional, llegan para terminar su condena, adquiriendo oficios que van desde la panadería hasta los servicios agrícolas.

Con 57 centros y 1.700 personas que han participado en los programas de reinserción, hay uno en construcción que se diferenciará del resto. El más ambicioso a la fecha.

Diversidad y sustentabilidad

El Centro La Laguna, proyecto emplazado al norte de Talca, a orillas del río Lircay, comenzó sus trabajos en noviembre de 2017 tras años de tramitación. Serán 60 mil metros cuadrados que albergarán a 1.800 internos.

La capital del Maule fue elegida por el porcentaje de sobrepoblación penal que existe en la región. Además, los ocho recintos que hoy existen en la zona tienen muchos años de antigüedad, sin la cantidad de plazas necesarias.

Bonifacio Salvador, gerente de edificación de Acciona, la empresa a cargo de la construcción, afirma que este es un recinto penitenciario que tiene bastantes particularidades.

De los 14 módulos que contempla el proyecto en total, 11 de estos se destinarán a imputados y condenados hombres; otros dos módulos albergarán únicamente a mujeres. También habrá un módulo exclusivo para personas con VIH, que incluirá una comunidad terapéutica. Además, se suma un sector destinado a internos en situación de discapacidad. También habrá una escuela, talleres, sección de preparación de alimentos y visitas de familiares.

Jaqueline Durán, jefa de la unidad CET de Gendarmería, frente a la variedad de espacios que albergará el centro, dice que el foco de La Laguna irá hacia la tecnificación y al profesionalismo, generando mejores redes de apoyo y capacitaciones.

–Si bien ya lo estamos haciendo en otros CET, este proyecto nos obliga a potenciarlo, considerando que vamos a contar con el espacio para ello–, comenta Durán.

Frente a los nuevos tiempos, el futuro CET contará con certificación energética. Una planta de tratamientos de agua residuales y un conjunto de placas fotovoltaicas que generarán energía verde, le darán un sello especial a un lugar atípico: convirtiéndose en un centro penal amigable con el medio ambiente. Otra de las particularidades que tiene La Laguna es que son módulos de baja altura, con mucha luz y espacio al aire libre, a diferencia de otros recintos penitenciarios.

Avanzando hacia la reinserción

El trabajo que realizan los CET con los internos va mucho más allá de una capacitación laboral, es una verdadera labor educativa. Apuntan a una reinserción que no sea solo una actividad que realiza una persona mientras está presa, sino que pueda proyectarse a partir de las mismas herramientas, para que pueda ocuparlas una vez que salga en libertad.

Su impacto se refleja en las cifras de Gendarmería de 2016. La tasa de reincidencia delictual de quienes ingresan a un CET, en comparación a quienes cumplen su condena en un establecimiento penitenciario tradicional, se reduce de un 39.5 a un 16.5 por ciento.

Pablo Aranda de la Defensoría Nacional Pública, afirma que el 80 por ciento de los internos que ingresan a un CET después no delinque, lo que está directamente relacionado con la sociabilidad de adquirir hábitos de trabajo.

Desde el gobierno, parte de las medidas con las que se busca avanzar es el Proyecto +R, el cual inicia el camino de la reinserción social efectiva, apenas las personas comienzan a cumplir su condena, con rehabilitación personal y capacitaciones.

Al Proyecto +R se suma el mejoramiento de las instalaciones y la transformación de la Escuela de formación de Gendarmería en una institución de educación universitaria, generando una malla curricular con más horas de formación en materias de reinserción social, derechos humanos, entre otros.

Aranda confía que es el camino a seguir:

–Como institución hemos dicho que si queremos frenar la delincuencia y parar la puerta giratoria, la llave es la reinserción social.

Más mujeres

Con un 65 por ciento de construcción, el Centro La Laguna sería entregado en septiembre de 2021. El recinto penitenciario aparte de marcar un hito en sí mismo, buscará replicar la experiencia del Hospital de Marga Marga, otra obra de Acciona, integrando mujeres en sus filas.

–Ellas demandan y reclaman su sitio a la sociedad. No podemos estar ajenos– comenta el gerente de edificación de Acciona.

La empresa en conjunto a las autoridades locales del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género, Seremi de Trabajo y el Sence, decidieron instalar el programa de capacitación exclusivo para ellas. De 106 personas que postularon, 60 comenzaron el pasado 25 de noviembre un curso especializado en pintura de fachadas, el cual se extenderá hasta la quincena de diciembre, cuando al terminar se integren al proyecto, pintando los módulos 1 y 2 del futuro CET.

Una oportunidad que, en caso de necesitar más mano de obra, realizarán otros cursos para integrar a más trabajadoras.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.