Review | El terror regresa con Dark Pictures Anthology: House of Ashes

La tercera entrega de la saga de Supermassive Games presenta una atractiva historia, en un juego que se separa un poco de los anteriores.


En 2019 es que Supermassive Games comenzó Dark Pictures Anthology, una saga de terror que relata una serie de historias independientes en forma de aventura interactiva y que nos lleva a tomar una serie de decisiones para salvar a los diferentes personajes de terribles finales. El tiempo ha pasado, y hace unas semana es que llegó la tercera entrega de la saga, House of Ashes, la cual cambia una vez más la ambientación del título para trasladar a los jugadores hasta un templo sumerio escondido bajo tierra en el marco de la Guerra de Irak en 2003.

Cómo es habitual con esta saga, y sus diferentes entregas es que tomamos el control de varios personajes, en esta ocasión se trata de cuatro soldados estadounidenses, la oficial de la CIA Rachel King (Ashley Tisdale), su esposo, el teniente de la USAF Eric King (Alex Gravenstein), y los soldados Jason Kolchek (Paul Zinno) y Nick Kay (Moe Jeudy-Lamour), así como el teniente Iraquí Salim Othman (Nick E. Tarabay). Cada uno de estos personajes cuenta con sus propias historias, y su forma particular de ver lo que está ocurriendo, lo que también se ve influenciado por las decisiones que vamos tomando, y que pueden llevar a que sólo algunos acaben con vida.

Aunque entre los diferentes personajes siempre hay rencillas, en esta ocasión es llevado al siguiente nivel sumando a un soldado del bando contrario, y con lo cual si confiar o no se vuelve algo fundamental en el juego. Como es habitual, cada personaje tiene sus propias características las que nos ayuda un poco más a entender cómo son, y  que en ocasiones nos pueden servir como una guía de cómo queremos que sea el personaje, si es que queremos que todos tomen decisiones un tanto diferentes, y no siempre las que parecen ser las moralmente correctas.

El juego junto con relatarnos lo que está ocurriendo con nuestros personajes, nos muestra lo que ocurre en este templo 2000 años antes de cristo, fecha en que ocurrió una tragedia que finalmente desencadenó los hechos ocurridos en el presente. En cuanto al desarrollo de la trama, Supermassive muestra la experiencia que han ganado con las entregas anteriores, manteniendo un ritmo atractivo, y dándose el tiempo suficiente para presentar a los diferentes personajes, y a la vez narrar la historia de forma adecuada.

Tal como ha sido en las entregas anteriores, la historia atrapa bastante, pero su duración no es muy extensa, siendo como una película de terror, y convirtiéndose en un juego que se puede terminar en una tarde. Es así como este título se extiende por alrededor de 5-6 horas, siendo un título que se disfruta bastante, y que al igual que entregas anteriores, permite volver a visitarlo en varias ocasiones, tomando diferentes decisiones y cambiando como es que van ocurriendo los hechos.

Hay que mencionar que el terror que presenta House of Ashes es un tanto diferente de las entregas anteriores, que nos plagaban de sustos con el foco en una serie de entes medios fantasmagóricos. Ahora somos perseguidos por una criatura, que en esta ocasión no nos estará pegando sustos de forma constante, para darle un giro más hacia el suspenso.

En cuanto a la jugabilidad, el título también presenta una serie de cambios en relación a sus predecesores, ya que estos utilizaban mucho la cámara fija para poder generar el ambiente, y de esta forma dar más de algún susto a los jugadores. Ahora tenemos una cámara libre, y que podemos rotar en cualquier momento, lo que permite explorar y ver de mejor manera cada uno de los lugares del templo sumerio.

En cuanto a las decisiones, método de exploración y elementos que conforman el juego, este se mantiene de formas anteriores, con un juego dividido por capítulos donde debemos ir tomando una serie de decisiones con nuestros personajes, las cuales determinarán nuestro destino, y quienes sobreviven y quienes no. Cómo es habitual una pequeña ayuda para esto, serán las premoniciones, que si en la entrega anterior eran a través de fotografías, ahora es de tablas sumerias, y que nos permitirán anticiparnos un poco a lo que ocurrirá.

Quizás donde el juego se pega el mayor salto es en el tema de gráficos, donde tiene un avance considerable en relación a los juegos anteriores, con un aspecto mucho más realista para los diferentes personajes. Es así como a pesar de haber pasado tan sólo un año, el juego presenta unos gráficos renovados que lucen de lo mejor tanto en los momentos de gameplay, como los de cinemática, que dado que se trata de una aventura gráfica no son pocos.

En conclusión…

Dark Pictures Anthology: House of Ashes muestra toda la experiencia que ha ganado Supermassive Games con las entregas anteriores, a pesar de ser un juego bastante breve, este se disfruta en todo momento, y aunque tiene un giro un poco más hacia el suspenso, sigue siendo una obra atractiva que sabe mantener el ambiente en todo momento, a la vez que nos va poniendo en situaciones difíciles.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.