Review | Lost in Random y un atractivo mundo lleno de azar

Un juego con un atractivo estilo visual, y con una llamativa jugabilidad que combina combates con dados y cartas.


Hace unos días es que se lanzó Lost in Random, juego desarrollado por Zoink (Fe), y publicado por Electronic Arts, que nos transporta a un atractivo y oscuro mundo donde nuestra mejor arma serán los números que nos salgan en los dados.

Sin duda lo primero que llama la atención de Lost in Random es su apartado visual, y es que sus escenarios con una estética que recuerdan a las películas de Tim Burton, sin duda resulta muy atractivo, más aún cuando vamos recorriendo los diferentes lugares que componen este mundo con extrañas edificaciones, e incluso con un pueblo construyendo una réplica en el cielo. Es así como resulta imposible no recordar otros juegos con una estética similar como Alice Madness Returns, juego también publicado por EA en 2011.

Pero volvamos a Lost in Random, este apartado visual se aplica tanto a los escenarios con edificios que en muchas ocasiones tienen extrañas formas, como también a los personajes, desde la principal antagonista una reina con una máscara de búho, a los habitantes de las diferentes ciudades, incluso en uno de los cuales conoceremos al “Coco” quien busca atrapar a los niños que quedan solos en la oscuridad.

Es así como el juego se lleva a cabo en el Reino de Random (Azar), el cual se encuentra dividido en seis partes, cada una representada por cada una de las caras que poseen los dados tradicionales, y donde al cumplir doce años todos los niños deben tirar un dado para ver en cual de estos lugares habitarán, siendo los seis realeza, y los uno los más pobres. La historia comienza cuando Impar, hermana de la protagonista, lanza sus dados sacando seis y siendo llevada lejos de su familia. Es aquí cuando Par, nuestra heroína, tras tener una serie de sueños decide ir en su rescate comenzando su aventura por el Reino de Random.

A lo largo del juego es que nos vamos enterando más de la historia de este Reino, como antes todos tenían dados para decidir los diferentes aspectos de la vida, y cómo todo cambió tras la guerra, y luego de que la Reina acabara con todos los dados dejando sólo el de ella, acumulando de esta forma todo el poder. La historia resulta atractiva no sólo por su relato, si no que también por los elementos que va incluyendo a lo largo de su desarrollo, como el hecho de que las personas pueden tener dos lados, en ocasiones uno bueno y uno malo, o que está mal obsesionarse con algo llegando a perderse a uno mismo.

Todas estas cosas son las que va aprendiendo Par a lo largo de su viaje, lo que vuelve el título realmente atractivo, y que se ve reforzado por el hecho de que Random lejos de ser la heroína que nunca duda de su cometido, se cuestiona realmente si lo que está haciendo está bien. Todas estas dudas hacen que Par aprenda que la vida tiene muchos aspectos ‘aleatorios’ que no puede controlar, al igual como lo es tirar un dado. En toda esta aventura Par es acompañada por Dicey, un dado con vida que sobrevivió a la guerra, y a la Reina, y que se vuelve su compañero otorgándole una serie de poderes. Es así como ambos son los únicos capaces de enfrentar a la Reina y libera el Reino de Random.

Como ya es de esperar el azar, la aleatoriedad, son elementos fundamentales en este juego son las bases sobre las cuales se construyen los diferentes elementos de la trama, y también de la jugabilidad, y es que Lost in Random es un juego de acción/aventura pero con un giro bastante llamativo e innovador. A lo largo del juego es que habrá que enfrentar a diferentes enemigos y para ellos es que tendremos que usar el dado, y una baraja de cartas la cual permitirá invocar diferentes objetos o poderes para combatir.

Es así como el combate se convierte en reunir energía para poder sacar cartas de nuestro mazo, y luego lanzar el dado, con lo cual dependiendo del número que salga son las cartas que podremos jugar. Es así como si sacas un tres podrás jugar una carta de coste 1 y 2, o tres de coste 1, etc. Esto hace que los combates sean en ocasiones muy difíciles o fáciles dependiendo de la suerte que tengas al momento de combatir. Tu baraja está compuesta por 15 cartas, y puedes sacar a la vez un máximo de seis, con lo cual puede que en ocasiones te salgan las cartas necesarias para ganar o por el contrario, cartas que no te ayudan en nada en el combate volviéndolo un verdadero desafío.

Como es de esperar, el juego cuenta con varias cartas, y puedes personalizar tu baraja dependiendo de la forma que quieras combatir, con cartas que te dan armas, otras poderes, que te permiten tener más energía, etc. Todo esto le da una jugabilidad bastante única al momento de combatir, debiendo decidir cual es la mejor combinación para cada enfrentamiento. Esto resulta atractivo pero de todas formas se siente que pudo ser mejor, principalmente debido a que el total de cartas es bastante limitado y a que determinadas combinaciones de cartas resultan mucho más efectivas y precisas al momento de combatir, que otras que derechamente es abrazar con todo el azar.

De igual forma el hecho de tener que reunir energía para poder tener cartas y jugarlas, hace que en ocasiones sólo tengamos la resortera que no hace daño a los rivales y debamos sobrevivir un par de tiradas mientras intentamos sacar una carta que nos permita dañar al rival o curar nuestra vida, lo que se puede volver un tanto desagradable si es que estás enfrentando a algún enemigo muy fuerte, pero supongo que esto es parte del azar del juego, no por nada el dicho de este reino es ‘Random Rules’.

Junto con los combates es que el juego plantea exploración a través de los diferentes lugares de este reino, donde podemos comprar cartas, realizar misiones secundarias, las cuales son bastante breves y nos otorgarán como recompensa una carta o dinero para comprar cartas, o simplemente conocer un poco más de la historia de este reino, así como de sus diferentes habitantes.

Es en esta exploración donde en ocasiones estaremos caminando de un lado para otro para finalizar una misión, y a la vez sostendremos conversaciones con los diferentes personajes las cuales pueden ser bastante breves o muy extensas si es que les quieres realizar diferentes preguntas. Aquí hay que destacar que los diálogos, y el doblaje en las cinemáticas, está muy bien logrando dándole gran personalidad a los diferentes personajes que aparecen en nuestro camino.

En conclusión...

Lost in Random no es el juego perfecto, pero sin duda entretiene durante las horas que dura, que son alrededor de 14. Es un juego que presenta un gameplay bastante llamativo al momento de combatir, y que puede resultar realmente atractivo aunque en ocasiones se sienta que pudo ser pulido de mejor manera. A pesar de todo esto, lo que más llama la atención es su atractiva historia, y cómo se va desarrollando de tal forma que constantemente nos mantiene queriendo saber más. La trama, acompañada de un aspecto visual sobresaliente y personajes llamativos, vuelven a Lost in Random un juego que vale la pena probar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.