MEJOR SÚPER DEPORTIVO: BMW M5

El súperdeportivo alemán mostró todo su poderío en pista.


En la batalla de los deportivos de altas prestaciones (modelos con un valor superior a los US$ 100 mil y más de 500 Hp), el galardón se lo llevó el portentoso BMW M5.

El auto bávaro rugió fuerte en un segmento reservado a clientes que se permiten el lujo y la emocionalidad que se encuetran al conducir un vehículo de más de 500 Hp.

Si bien esta es una categoría muy especial y a la pista finalmente llegó solo el BMW M5 (requisito para poder optar al premio), el sedán deportivo resaltó en pista por un notable apego al asfalto y sensaciones muy dinámicas derivadas de su innovador sistema de tracción xDrive.

Elección de los mejores vehículos de 2018, realizado en el Autódromo Internacional de Codegua entre el 26 y 27 de diciembre de 2018.
FOTO / ROBERTO CANDIA para Motores de LT

Dicha mecánica, que funciona a través de una caja de transferencia central con embrague multiplataforma, distribuye el accionamiento de forma variable entre ejes e incluso da la posibilidad de configurar el M5 como un auténtico tracción trasera de vieja escuela. Sin duda, un lujo para los más puristas.

Equipado con un V8 biturbo de 4.4 litros que se liga a una trasmisión M Steptronic de ocho velocidades, ofrece botones en el volante que permiten elegir el modo de manejo para ir sintiendo de forma progresiva los 600 caballos y 750 Nm que desarrolla el nuevo monarca de los Súper Deportivos. El BMW ganó en pista, y con muchos argumentos, su codiciado título.

Seguir leyendo