Roban 300 placas de bronce desde cementerio judío en Buenos Aires

Caso AMIA

En 1994 la sede la Amia en Buenos Aires sufrió un atentado explosivo y que provocó 85 muertos. Foto referencial: La Tercera/Archivo

La Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) dijo que el delito ocurrió a pesar de las numerosas denuncias efectuadas a la policía y a las autoridades del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires para que cumplan con su deber de brindar protección. La entidad judía sufrió en 1994 un cruento atentado explosivo que destruyó su sede en la capital argentina y que dejó 85 víctimas fatales.




La Asociación Mutual Israelita Argentina denunció el domingo el robo de más de 300 placas de bronce de tumbas del cementerio judío bonaerense de La Tablada, y criticó la pasividad de las autoridades encargadas de su protección.

“Con enorme consternación y absoluta desazón ante otro reiterado y repudiable ataque”, la AMIA reportó en un comunicado el robo de las placas de tumbas situadas en el camino principal y otros sectores de la llamada “parte vieja” del camposanto situado en La Matanza, una de las zonas más pobladas de Buenos Aires.

El robo ocurrió “a pesar de las numerosas denuncias efectuadas a la policía y los reiterados e infructuosos reclamos elevados ante las autoridades” del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires para que cumplan con su deber de brindar la protección, manifestó la entidad que en 1994 sufrió un cruento atentado que destruyó su sede en la capital argentina y que dejó 85 víctimas fatales.

La AMIA lamentó también la reiteración de este tipo de delitos, teniendo en cuenta el “carácter sagrado y religioso del lugar”.

La “repudiable reiteración de robos” en el predio afecta y hiere la sensibilidad de los integrantes de la comunidad, cuyos seres queridos descansan en el que es “uno de los cementerios judíos más importantes de América”, agregó la asociación.

La AMIA dijo también que, una vez realizado un estudio detallado de los daños, se comunicará con los familiares de las personas cuyas sepulturas fueron agredidas para notificarles el alcance de los mismos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.