Desarrollo Social objeta técnicamente proyectos de líneas de Metro

Estacion Los Leones

Reinaldo Ubilla/ LA TERCERA

Ministerio concluyó que la información entregada por el tren urbano no permite determinar costos y beneficios de los trazados 8, 9 y ramal de la Línea 4.




Nueve meses después de que el Presidente Sebastián Piñera anunciara, en la cuenta pública del año pasado, una fuerte ampliación de la red de Metro en Santiago, a través de la creación de tres nuevas líneas, las iniciativas fueron "objetadas técnicamente" por parte del Ministerio de Desarrollo Social, entidad que analiza proyectos de inversión para determinar si son rentables socialmente.

Las líneas en etapa de análisis corresponden a la 8, que unirá Providencia y La Florida; la 9, que conectará Santiago y La Pintana; y la extensión de la Línea 4, hacia el sector de Bajos de Mena, en Puente Alto, las cuales deberían ser diseñadas en los próximos años y se podrían inaugurar en 2027.

La empresa Metro solicitó en febrero pasado un monto de $ 27.510 millones con el objetivo de realizar estudios de mecánica de suelo, métodos constructivos e ingeniería básica, entre otros aspectos, para estos trazados. Tras ello, Desarrollo Social emitió nuevos reportes, el 8 de marzo, que señalan que en el caso de las líneas 8 y 9, "los antecedentes entregados no permiten respaldar adecuadamente la cuantificación y valoración de beneficios y costos".

Los informes añaden que "la estimación de demanda (cantidad de personas que utilizará los servicios) no está validada por Sectra", organismo técnico del Ministerio de Transportes que realiza las modelaciones. Además, se afirma que "se debe adjuntar la estimación del costo de la inversión en cuanto a diseño y ejecución".

Los informes también se refieren al trazado. En el caso de la Línea 8, se afirma que se requiere justificar los cambios de estaciones (respecto de los estudios iniciales presentados) y también las nuevas que se sumen.

Además, los reportes del ministerio añaden que Metro debe entregar las "consideraciones de mitigación vibro-acústica aledañas a viviendas" para las líneas.

La cartera también solicitó que la estatal precise la extensión de las rutas, pues Metro entregó cifras diferentes en sus informes. Por ejemplo, en el caso de la Línea 9 se dijo -según la secretaría de Estado- que serían 16,8 km y luego 15,9 km. Otro tema abordado es la ampliación de la Línea 4 a Puente Alto. El análisis indica que "la evaluación presentada incorpora las líneas 8 y 9, lo que impide justificar en su propio mérito la conveniencia técnico-económica de la extensión de la L 4". Además, se pidió informar sobre la cantidad de estaciones.

Consultada la empresa Metro, informó que "realiza ajustes y envía información complementaria cuando se le requiere. Estas indicaciones son propias en este tipo de grandes proyectos y no implican retrasos, ya que están considerados dentro de la planificación, como ha sido cada vez que se proyectan nuevas líneas y extensiones".

Beneficios sociales

Carlos Melo, exsubsecretario de Transportes y académico de la U. San Sebastián, aseguró que las conclusiones de la cartera "revelan que los proyectos no tenían ningún respaldo técnico, sino que se trata solo de anuncios". Añadió que, efectivamente, Metro puede entregar los antecedentes faltantes, pero que "eso implica tiempo y con ello no se cumplirán los plazos a los que se comprometió el gobierno".

El arquitecto y socio de la Oficina Atisba, Iván Poduje, calificó los reportes de Desarrollo Social como "impresentables". "Bajos de Mena, donde llegará la Línea 4, es una de las zonas más pobres de la capital que requiere conectividad de manera urgente. Nadie puede decir que esto no traerá beneficios sociales a la población".

Lo mismo opinó sobre un futuro servicio hacia La Pintana, al sur de la capital: "Es una de las pocas comunas que no poseía Metro, por lo que con estas iniciativas se entrega equidad y dignidad a sus habitantes".

Tendencia

Ángelo Guevara, académico de la Escuela de Ingeniería en Transportes de la U. de Chile, sostuvo que el cálculo de la demanda de usuarios es clave: "Hay modelos simples que se pueden ocupar, pero la idea es determinar la tendencia de viajes de las personas y cuál sería la ocupación". Agregó que "debe haber un análisis serio sobre la ocupación de los servicios. Tenemos que ver la experiencia de España, donde se pusieron en marcha trenes que circulan vacíos".

Haz click en la infografía para ampliar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.