Los puntos esenciales del proyecto de migración que pasaron su primera prueba legislativa

La discusión del proyecto de ley se inició el 17 de abril de 2018 en la Comisión de Gobierno Interior.

La iniciativa ahora se verá en el Senado. El punto de mayor conflicto fue el impedimento de cambiar de categoría migratoria una vez dentro del país.


El proyecto de migración impulsado por el gobierno logró sortear hoy su primer obstáculo en el Congreso, al ser aprobado por la Cámara de Diputados y despachado al Senado, último paso para ser ley y dar actualización a la política migratoria chilena, que data de 1975, la más antigua de los países de la región.

Durante la discusión en las comisiones de Gobierno Interior y Derechos Humanos, el proyecto había recibido indicaciones desde la oposición que contradecían aspectos fundamentales de la propuesta impulsada por el gobierno, principalmente en lo referido a tres puntos relacionados a cambio de categoría migratoria y principio de no devolución. Pero ninguna de ellas fue reafirmada por la mayoría de diputados y terminaron en letra muerta.

Categoría migratoria

Fue el punto más debatido por los diputados de oposición. La propuesta del gobierno, en el artículo 56, pretende impedir que quienes entran a Chile como turistas puedan optar a una calidad migratoria distinta con tal de residir en el país de forma permanente. La propuesta fue aprobada por la sala, desechando las intenciones de un grupo de diputados por impedir esta restricción, con el interés contrario de fomentarlo, como propuso la diputada Carmen Hertz (PC) en la discusión del proyecto en la Comisión de Derechos Humanos.

Finalmente, aquellos turistas que quieran vivir en Chile deberán salir del país e iniciar sus trámites en un consulado chileno en el extranjero.
Para el diputado Matías Walker (DC), “se generará una migración elitista, ya que este procedimiento lo podrán hacer quienes tienen más poder adquisitivo para salir y volver a entrar al país”.

Para Eduardo Thayer, expresidente del Consejo Consultivo de Migraciones, esta situación “va a significar mucha irregularidad para Chile en un periodo de tres a cuatro años”.
El subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, descartó que este impedimento fomente la estadía ilegal. “Las reglas claras que el gobierno ha implantado desde abril de 2018 ha demostrado que la irregularidad ha disminuido”, dijo.

Visa de oportunidades

Para impedir el cambio en la calidad migratoria a los turistas, el gobierno acordó una indicación con la bancada DC para que se incluyera una visa que permita a las personas entrar a Chile explicando que su intención es encontrar trabajo en el país. Esta opción fue aprobada con amplios votos de la oposición. “Con esta indicación se transparenta desde un inicio la intención de la persona. Si viene como turista o a buscar trabajo”, señaló Ubilla. La duración de este permiso sería materia a resolver en el futuro reglamento.

No devolución

En la Comisión de Gobierno Interior, la oposición había logrado aprobar un artículo que impulsaba el principio de no devolución en la ley, el que impide la expulsión de extranjeros que acusaran padecer riesgos de vulneraciones en sus países de origen. La entonces aprobación de este punto causó el malestar del gobierno, al decir que iba en contra de una migración responsable. Ante ello, el Ejecutivo insistió en eliminarla, algo que logró hoy en la sala.

Para Renzo Trisotti, diputado UDI, “no era conveniente establecerlo cuando es excepcional y únicamente para refugiados, para eso tenemos una ley”.

Juan Pablo Ramacciotti, director de incidencia del Servicio Jesuita al Migrante, cuestionó la medida y señaló que “este principio no solo aplica para refugiados, sino también para quienes no estén en conocimiento o no puedan pedir refugio en la frontera”, dijo.

Seguir leyendo