Aisles: la banda chilena de música universal

Reputados en el nicho del rock progresivo europeo, Aisles piensa en grande.

Un grupo entre hermanos y amigos adolescentes que ensaya en casas, se salta la parte de sacar covers para ganar confianza, y decide privilegiar la composición. Ronda la idea de un demo pero suena tan bien que mejor producir un disco completo. ¿Filosofía? La de Aisles consiste en ir al grano. Así, 14 años después y tras cuatro álbumes, este sexteto santiaguino de rock progresivo ha cosechado elogios desde el principio tras la edición de The Yearning en 2005. “Empezaron de inmediato las críticas positivas de afuera”, cuenta Germán Vergara, guitarrista, letrista y productor del conjunto. “Armamos una red, empezamos a mandar discos con la distribución de un sello francés que se interesó en la música. La crítica especializada de Francia, Inglaterra y Suiza valoró la originalidad de la banda”.

Germán recuerda que esas reseñas destacaban que el contenido superaba los lucimientos personales. Uno de los máximos cumplidos apuntaba que Aisles se resistía a encarnar un clon de Dream theater, el paradigma del grupo engolosinado con la acrobacia y la pretensión. “Comparto esa crítica hacia el género y por lo mismo a veces no nos sentimos tan cómodos cuando nos etiquetan. Somos progresivos en el sentido amplio. Implica reinventarse en los códigos estilísticos por sobre los cambios de ritmo”.

Aisles, cuya alineación completan Sebastián Vergara en voz, Rodrigo Sepúlveda en guitarra y coros, Daniel Baird-Kerr al bajo, Juan Pablo Gaete en teclados y Felipe Candia en batería, siguió acostumbrándose a los halagos. Los Progs awards de Italia nominaron el segundo título In sudden walks de 2009 como mejor disco extranjero. En paralelo fueron invitados a inaugurar el festival Crescendo en Francia, dedicado al género. “Quedamos sorprendidos de la reacción del público, gente pidiéndonos autógrafos, que les firmáramos poleras. Fue súper gratificante, increíble experiencia. Afuera nos dio la sensación de que si seguíamos haciendo esto con profesionalismo, honestidad y preocupación, el reconocimiento tarde o temprano iba a llegar”.

Un largo viaje

Año 2.300, la Tierra no va más, y una colonia de sobrevivientes se lanza a un viaje interestelar. A grandes rasgos, esa es la trama de Hawaii, el ambicioso álbum doble lanzado por Aisles en 2016 que siguió la tradición de elogios y comparaciones con clásicos como Yes y Genesis. Más de una reseña europea se refirió a esta entrega doble como una obra maestra. ¿De qué hablan las letras? “Temas existencialistas sobre la identidad del individuo, sobre el absurdo de la vida y también su sentido”, responde Germán Vergara. “En el caso de Hawaii se trata de una historia de ciencia ficción que también se podría decir que contiene los problemas de la humanidad como la soledad, la duda, la felicidad, la voluntad, y los sentimientos que enaltecen el espíritu”.

Si la banda tiene relevancia en el extranjero, ¿piensan radicarse afuera?

Sí, de todas formas. Es súper difícil en Chile desarrollar este tipo de música de forma permanente y profesional. Estamos esperando el momento adecuado y probablemente va a tener que ver con el proceso del disco que viene. Desde súper temprano supimos que era nuestro destino no solo porque no se escucha mucho este tipo de música acá, sino porque es un país pequeño y estamos lejos.

¿Por qué prefieren el inglés?

La primera razón es estética. La fonética queda mejor con este tipo de música. Es un idioma que suena bien, tiene muchos monosílabos, es súper musical. Otra razón es que pensamos que la música es universal y que se puede entender en cualquier país y no solo en tu cultura. Nuestro material aborda temas que no son meramente locales. Pensamos que sería más fácil llegar con este mensaje a Europa, Japón y Australia haciendo música en inglés.

Si pudieran elegir productor y estudio, con quién y dónde…

Por una cosa nostálgica, histórica, diría Abbey road porque ahí grabó Pink Floyd, por ejemplo. Y en cuanto a productor, el que me gusta por su versatilidad es Kevin Shirley. Es moderno y ha trabajado con varios artistas diferentes. Uno tiene que buscar un sonido que vaya más allá de lo que se hacía en el rock progresivo de los 70.b

Seguir leyendo