La historia detrás del retorno de los Cool Runners

Tras 12 años de ausencia, Jamaica volvió a clasificar. En su primer día de carreras en Sochi, quedó última tras las primeras mangas del bobsleigh.




"Siente el ritmo, siente la rima, vamos arriba, es la hora del bobsleigh". La frase, inmortalizada en la película de 1993 Cool Runners (Jamaica Bajo Cero, en Chile), volvió a escucharse en Sochi. En el trineo para dos personas, los caribeños volvió a competir en unos Juegos Olímpicos de Invierno, en la especialidad que los ha convertido en el equipo más famoso que compite en la especialidad.

Luego de clasificar consecutivamente a los Juegos entre 1992 y 2002, los "Cool Runners" cortaron su ascendente rendimiento debido a las ausencias en Turín 2006 y Vancouver 2010. Pero, este año, Winston Watts y Marvin Dixon volvieron a ponerlos en órbita olímpica. No les fue particularmente bien en su reestreno: remataron últimos en las dos primeras mangas clasificatorias. Pero, claro, para ellos nada podía ser fácil, tal como marca su historia.

Es que el equipo logró clasificar in extremis en enero pasado. Y, tras acumular el puntaje necesario para sacar boletos a Sochi, no tenía dinero para viajar a Rusia.

Fue así como, vía internet, se organizó una recolección de fondos. Necesitaban 80 mil dólares, pero sumaron cerca del doble, con figuras como Usain Bolt involucrados en la cruzada.

Pero las dificultades no quedaban ahí.

Llegaron a Sochi luego de perder la combinación desde Moscú a la sede olímpica. Más encima, su equipamiento no apareció en la cinta del equipaje. Terminaron teniendo que conseguirse los implementos para poder realizar los entrenamientos, y así conocer la pista del Sanki Sliding Center.

Cool Runners de verdad

La historia de Watts, quien salió del retiro para clasificar a estos Juegos, con 42 años, y Dixon no dista mucho del origen de la incursión jamaiquina en el bobsleigh. Tampoco es exactamente como la película de Disney la graficó hace casi 20 años.

La primera vez que Jamaica fue a unos Juegos de Invierno fue en Calgary 1988. Aquel cuarteto estuvo conformado por cuatro militares, y no por cuatro velocistas que no habían podido clasificar a Seúl, como contaba el filme.

El piloto del trineo, de hecho, manejaba un helicóptero del Ejército.

El técnico, que en la película es personificado por John Candy, no fue doble medallista ni era un alcohólico que lidiaba con su adicción. Howard Siler, el verdadero DT, está hoy jubilado y viviendo en Florida a sus 68 años, y asegura que hay mucha ficción en la película. "Sí es real la escena en que salimos del aeropuerto y debimos devolvernos a abrigarnos", afirma.

Lo cierto es que, más allá de los resultados, los "Cool Runners" se han convertido en el equipo de bobsleigh más famoso del mundo y una inspiración para muchos deportistas de países sin tradición en los Juegos Olímpicos de Invierno.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Revisa en nuestro video semanal la nueva herramienta que prepara el popular servicio de mensajería.