Retiran cableado de antiguo teleférico a 35 años de su inauguración

Fue abierto al público en 1980 y funcionó de forma ininterrumpida hasta 2009, cuando una falla mecánica obligó su clausura. Serviu comenzó hoy a desmontar las torres para iniciar las obras de la nueva estructura.


El teleférico fue, por casi 30 años, parte de las atracciones del Parque Metropolitano de Santiago, ubicado en el cerro San Cristóbal, pero desde hace seis años no funciona por fallas mecánicas que registró su sistema de traslado. Un proyecto de restauración pretende dejarlo operativo nuevamente el segundo semestre de 2016, con una nueva cara que dejará atrás la típica forma ovoide, o de “huevo” que tenían las cabinas con las que fue inaugurado en 1980, las que guardadas en una bodega del Serviu y algunas se van a recuperar para exhibirlas en el Parque Metropolitano.

La idea de este medio de transporte se remonta a los años setenta, cuando las autoridades de la época buscaban no sólo mejorar la conexión entre algunos sectores del parque, sino también ampliar la gama de servicios para los visitantes del recinto con una vista privilegiada del cerro.

Las obras de este teleférico iniciaron en 1979, donde se instalaron 12 torres y el sistema de cableado que permitiría el tránsito de 72 cabinas, con los años se fueron sumando otras hasta llegar a un total de 92 cabinas. Además, se construyeron tres estaciones: Oasis, Tupahue y Cumbre. Esta última conectaba con el funicular, que es una de las atracciones más antiguas del parque ya que data de 1925.

El teleférico funcionó sin mayores problemas hasta diciembre de 2008, cuando 20 personas quedaron atrapadas en las cabinas por casi dos horas, luego que se registrara una falla mecánica. El hecho no pasó a mayores y el sistema siguió funcionando hasta junio de 2009 cuando un nuevo inconveniente obligó a suspender definitivamente el servicio.

El mecanismo se ha mantenido paralizado, pero con intentos por retomarlo. El primero fue en 2011 cuando se presentó el proyecto de restauración, pero en 2012, se declaró desierta la licitación. Un año después se retomó la idea y en diciembre de 2014 se anunció la reapertura del teleférico para 2016.

Proyecto de restauración

Las obras primero de desmonte del sistema actual y luego de construcción del nuevo teleférico iniciaron en marzo pasado con una inversión de $ 9,5 mil millones.

“El teleférico será prácticamente nuevo, porque si bien las estaciones van a ser las mismas de siempre, pero remodeladas, adecuadas a los tiempos y a la normativa vigente. Toda la estructura electromecánica del teleférico va a ser nueva, al igual que los cables, el sistema de transporte, la estructura de las torres y cabinas serán cero kilómetros”, explicó el director Metropolitano de Serviu, Alberto Pizarro.

Así, pasará de tener 12 torres a 14 para trasladar 46 cabinas nuevas. Estas serán rojas, azules y verdes, colores que fueron los elegidos por los ciudadanos tras un concurso público que culminó en el mes de mayo. Además tendrá ocho cabinas para el transporte de bicicletas y coches con accesos para personas con movilidad reducida. Se calcula que tendrá una capacidad de transporte de mil personas por hora.

Las labores realizadas hasta ahora son de desmonte del sistema actual y tienen un avance del 4%, “son casi cuatro kilómetros de cables que se deben retirar por todo el circuito, además de 25 toneladas de piezas metálicas que componen las torres”, dijo Pizarro, quien añadió que durante este mes “vamos a aprobar los diseños de las nuevas estaciones, y vamos a dar inicio a las obras completas para que el teleférico inicie su puesta en servicio hacia el primer semestre del próximo año”. Hoy comenzaron a retirar las históricas torres junto con el cableado.

Lo que falta, dijo el director Metropolitano de Serviu, es adjudicar “el contrato de la explotación, es decir, definir qué empresa se hará cargo de la administración del teleférico en conjunto con la dirección del parque metropolitano”.

Comenta