¿Se justifica la maternidad subrogada?

maternidad

Diversas son las razones que llevan a las personas a conseguir una madre para gestar a sus futuros hijos. La fórmula es usada por figuras mundiales, pero expertos dicen que chilenos también han optado por este camino en EE.UU. cuando médicamente es la única opción.




Elton John, Ricky Martin, Miguel Bosé, Cristiano Ronaldo, Sharon Stone y Nicole Kidman. Todos ellos y por distintos motivos decidieron recurrir a la gestación subrogada. Esto es conseguir que una mujer geste en su útero al bebé de otra persona, fórmula que Cristiano Ronaldo utilizará por segunda vez.

Ricardo Pommer, jefe de la Unidad de Medicina Reproductiva de Clínica Monteblanco, recuerda que el inicio de este método fue solo médico. "Se pensó para mujeres que no se podían embarazar porque no tenían útero, ya sea porque nacieron sin él, les fue extirpado tras un parto con complicaciones, cáncer, infecciones", cuenta. Con el tiempo, esta posibilidad de ser padre o madre se fue extendiendo a hombres homosexuales, hombres solos que no quieren vínculos con una madre y mujeres que no quieren vivir el desgaste que significa un embarazo o parto (estos dos últimos subrogación social). Según quién realiza el proceso hasta eligen el número y sexo de los hijos durante la fertilización asistida.

En una veintena de estados de EE. UU., en Rusia, Ucrania e India ésta es una práctica legal con normas explícitas. La mujer que se embaraza, puede o no percibir dinero por ello. Sin embargo, en Canadá, la subrogación solo es posible si es con un fin altruista; Argentina, Perú y Uruguay están discutiendo algunas iniciativas.

En Chile la ley no contempla la posibilidad de subrogación. Leonor Etcheberry, experta en derecho de Familia de la U. Diego Portales explica que según el Código Civil, la maternidad queda determinada por el parto, constando el nombre de la madre y del hijo en las partidas del registro Civil. "Si no existe este certificado, la mujer puede reconocer a un hijo o también puede ser establecida por sentencia judicial", pero son casos extraordinarios , dice la abogada.

"Un contrato no sería válido. Pero lo más importante es que si la madre que se compromete a gestar al hijo después no lo quiere entregar, al no ser un contrato válido no se podría exigir la entrega y para la ley la madre sería la que consta en el certificado de parto y en la posterior inscripción en el Registro Civil", insiste Etcheverry.

Carlos Troncoso, director médico de IVI Chile y presidente de la Sociedad Chilena de Medicina Reproductiva, dice que al año llegan a IVI unos dos casos al año de mujeres que no pueden gestar a sus bebés. "Les damos el contacto de centros que están en países con legislación, pero no hacemos seguimiento", dice.

Sí tienen pacientes que han sido sometidas a histerectomías y vitrificaron sus óvulos. "Son mujeres jóvenes con patología oncológica. Para ellas la única posibilidad de ser madres con sus óvulos es mediante la subrogación de útero", indica Troncoso.

Chilenos a EE.UU.

Quienes no pueden gestar a sus hijos y llegan a Monteblanco son derivadas a la Centro de Fertilidad y Fertilización Invitro de la U. del Sur de Illinois. Su director Médico, Ricardo Loret de Mola cuenta que en la actualidad hay dos parejas chilenas en ese proceso y cinco han sido padres por esta vía. "No hacemos subrogación social. Solo aceptamos casos por indicación médica, mujeres sin útero o que por razones médicas un embarazo pueda poner en riesgo sus vidas", dice.

El estado de Illinois tiene una de las leyes más favorables del mundo para la subrogación de útero. Por ley son padres quienes tienen la intención de serlo. "Todo esto queda claro en la ley de tal manera que cuando el bebé nace con el nombre de los padres que comisionan el tratamiento", señala Loret de Mola.

En este centro, la mujer que subroga (y su pareja si la tiene) y la pareja que quiere ser padres son evaluados por sicólogos y pasan por una serie de procesos en el que también intervienen abogados de uno de los cuatro bufettes especializados en esta materia. El contrato específica que el embrión implantado no es genética ni emocionalmente de la gestante. Todo el proceso, cuesta aproximadamente US$75 mil e incluye gastos médicos, seguros de salud y varios otros aspectos que quedan estipulados en el documento.

Aunque no le ha tocado solicitud de subrogación social, este especialista dice que las mujeres sin útero y los hombres homosexuales saben que esta es la única opción que tienen de tener hijos biológicos. "Las mujeres que son más difíciles de convencer para que tomen esta opción son las que tienen riesgo de muerte en un embarazo, como las pacientes cardiacas. Yo las he escuchado decir que prefieren morirse en el parto antes de recurrir a una subrogada."

A juicio de Troncoso es difícil que una ley de subrogación de útero exista en Chile, menos cuando "ni siquiera existe ley de medicina reproductiva". Según él, lo más adecuado sería una ley que permitiera que un familiar, hermana, mamá o prima pudiera subrogar a la mujer que no puede gestar a su hijo.

Pommer va un poco más allá. Para él la subrogación es válida para todas las mujeres que por una razón médica no puedan gestar sus propios bebés.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Un estudio de la U. de Hong Kong mostró cuál es la posibilidad de morir para aquellos que tuvieron Covid respecto a quienes no tuvieron la enfermedad. El estudio, fue realizado a más de 150 mil personas en Gran Bretaña, utilizando registros médicos y de defunciones de ese país.