Un tercio de los menores de 18 años vive sin su padre biológico

El 17% no es visitado por su padre o no paga la pensión alimenticia, según estudio sobre familia en Chile. Investigación detectó un acelerado aumento de la convivencia, la mitad con intención de casarse.




Realizada en las comunas más pobladas del país, la encuesta “Familia como recurso de la sociedad”, del Instituto de Sociología de la U. Católica y su Centro de la Familia, señala que el 29% de los menores de 18 años en Chile hoy vive sin su padre biológico. La razón más importante: separación o inexistencia de una unión entre sus padres, explica Pilar Wiegand, académica de la UC y encargada del estudio.

"El ausentismo no es grave por sí mismo, porque hay padres súper comprometidos, pero en los niveles socioeconómicos más bajos es un indicador de vulnerabilidad. En el cuartil más pobre, más madres vivían solas con los hijos", indica la socióloga. "Hay que poner ojo, porque se necesita una política pública. Son madres que están al borde de la pobreza o en la pobreza", dice.

El sicólogo Francisco Aguayo, investigador en paternidad y director del  Centro de Masculinidades y Equidad de Género (EME), agrega que uno de los mayores problemas de los hogares monoparentales es el económico. “Sabemos que el que hayan dos proveedores es mejor que uno y así como hay vulnerabilidad en familias con un proveedor, también lo hay por no pago de pensiones alimenticias. Hay que lograr que los hombres cumplan con la responsabilidad económica, no sólo con más contacto y más frecuente. Ahí hay una enorme deuda en la política de familia. La paternidad ausente es un fenómeno de gran magnitud y que requiere regulación jurídica”, sostiene.

De acuerdo a la encuesta, el 65% de quienes no pagan la pensión alimenticia tampoco visitan a sus hijos (o lo hacen casi nunca). Ante eso, Aguayo explica que hay distintas formas de interpretarlo, pues el pago de la pensión muchas veces condiciona las visitas. “Si no hay arreglo de visitas lo más probable es que hay conflicto, es habitual en las parejas separadas, donde los padres controlan con dinero y las madres con visitas. Es importante que pueda haber un buen acuerdo, pensando en bienestar de los hijos”.

Cambio cultural 

Pilar Wiegand reconoce que el ausentismo no es un tema nuevo en Chile, pero sí que viene en aumento, tanto por el embarazo adolescente, facilidades para irse de la casa,  el divorcio y la separación. “Ya no somos el Chile de los 80, más conservador y dispuesto a aguantar más peleas para mantener el prestigio de estar casado. La gente está más de acuerdo que el matrimonio pueda terminarse si no va bien”, agrega.

Convivencia en alza

Otro fenómeno con la misma tendencia es la convivencia. Si en 1970 representaban el 5%, hoy casi el 47% de las parejas convive (según datos Casen-Censo).

Wiegand dice que el 87% de los jóvenes de entre 18 y 24 años que hoy están unidos, está en convivencia y no casados. “Vemos que lo más probable es que empieza a ser una etapa constitutiva de la vida de las personas. Es más probable que nuestros hijos y nietos convivan antes de casarse”.

Hoy, tanto el matrimonio, como los hijos se aplazan, sin embargo, de acuerdo a los datos de la encuesta, el 50% de quienes conviven tienen intención de casarse. 

“Uno pensaría que son los jóvenes los que no quieren casarse, pero los que tienen más expectativas son ellos, eso quiere decir que para ellos la convivencia es prematrimonial, por lo tanto no es posible afirmar que el matrimonio es una institución que vaya a extinguirse, sigue siendo importante, sólo que se ha aplazado la decisión”, asegura.

Aguayo es más crítico y sostiene que una cosa es la intención y otra el número objetivo de matrimonios. “La disminución del matrimonio y aumento de la convivencia es un fenómeno global. El drama en Chile es que recién está siendo regulada, hay desprotección para la pareja, pero el matrimonio no está exento de problemas. La sociedad conyugal  es un tremendo problema del que se habla poco, que deja a la mujer en inferioridad jurídica. También es una institución complicada”, enfatiza.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Arqueólogos descubren en Pompeya cuatro nuevas habitaciones en una casa excavada con anterioridad que posee objetos del día a día utilizados por una familia de clase media.