Ayuda social como inversión



SEÑOR DIRECTOR

El 2020 fue un año difícil de enfrentar. La pobreza, la vulnerabilidad y la exclusión social aumentaron; más de un millón de personas ingresaron al Registro Social Hogares, para acceder a las ayudas sociales que ofrece el Estado. Como organizaciones de la sociedad civil nos reinventamos y pusimos a disposición para llegar lo más rápido posible con apoyo a las familias y territorios más afectados por la crisis social y sanitaria que estábamos viviendo, en colaboración con el Estado y las empresas que pusieron a disposición su apoyo.

Y, a pesar de haber dejado los pies en la calle, no fue suficiente. No fue suficiente porque muchas veces no llegamos a tiempo ni tampoco con la solución que las familias necesitaban. El 2021 es un año en el que la crisis social y económica se profundizará, pero también tendremos la oportunidad de hacerlo distinto. Cuando ya hay más de 14 millones de personas en cuarentena las ayudas deben llegar hoy, de manera rápida, eficiente y efectiva.

Hacemos un llamado a crear soluciones integrales y oportunas, con el apoyo de todos los sectores, que faciliten el acceso a la ayuda, que entreguen dignidad y libertad a las familias para decidir lo que requieren en su hogar, que dinamice la economía local y que transforme el gasto público y privado en una inversión que fortalezca los territorios

Por lo mismo la invitación es hacerlo distinto, no cometer los mismos errores y aprovechar la innovación, la capacidad de gestión y presencia territorial de la sociedad civil, que se pone al servicio de este desafío.

Waleska Ureta

Directora Ejecutiva Servicio Jesuita Migrante

Pilar Goycoolea

Directora Ejecutiva Urbanismo Social

Arturo Celedón

Director Ejecutivo Colunga

Hans Rosenkranz

Director Ejecutivo Comunidad de Organizaciones Solidarias

Sebastián Bowen

Director Ejecutivo Techo

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.