Ernesto Clavería y un legado

Ernesto Clavería



SEÑOR DIRECTOR

Los productores de espectáculos en Chile tienen que estar tristes. Ha muerto Ernesto Clavería, el pionero de los grandes espectáculos en Chile, el que hizo posible esa ya mítica noche del 7 de marzo de 1989 con Rod Stewart y 80.000 personas en el Estadio Nacional. El que abrió la senda de lo que hoy conocemos como la industria de los espectáculos en Chile, instalando este territorio en el mapa de las grandes giras y de los grandes eventos.

Intrépido y arrojado. Trajo a Chile a Michael Jackson (Dangerous World Tour, 1993), “un artista único, entre los más grandes de la historia. Nadie puede opacarlo. Nadie. Tal vez si hay que comparar: Presley, decía con total convicción, pese a que el cantante prácticamente lo arruinara al cancelarle dos de tres conciertos por puro divismo y cruel antojo. Y para cuando Clavería y su empresa Prodín ganaran un eterno juicio sería demasiado tarde.

Propias de un libro son sus noches en el “Aquí está Coco” con Julio Iglesias, Raphael, Camilo Sesto, Luis Miguel, Miguel Bosé o su recorrido por los estelares más famosos con artistas internacionales de renombre. El que hizo todo y más con el rock de Soda Stereo, Enanos Verdes o Charly García. También con Cindy Lauper y Eric Clapton. O el camino que recorrió con Fernando Ubiergo en una de las más importantes experiencias internacionales de un artista chileno.

Por todo aquello la Asociación Gremial de Empresas Productoras de Entretenimiento y Cultura (Agepec) quiere reconocer su trayectoria y enviar un mensaje de afecto a todos los suyos.

Jorge Ramírez

Gerente general de Agepec

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.