La peste roja

FOTO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE/AGENCIAUNO

Miles de chilenos están sufriendo los efectos del parásito comunista/socialista/marxista que se ha alojado en el seno de nuestra sociedad y que ha contagiado con mentiras y falsas promesas a una parte importante de la población.


Llegó el coronavirus a Chile. Después de tantas advertencias, premoniciones e histeria preventiva, finalmente nos sumamos a la lista de naciones con casos declarados de esta influenza y comienzan a tomarse las medidas para evitar su propagación. En los matinales, ya empiezan a circular los expertos y los paparazzi a seguir a los primeros contagiados. En las calles, las mascarillas se agotan y los saludos se empiezan a hacer a distancia.

Como todo en Chile, este virus ocupará las portadas de todos los diarios un par de días o semanas; se instalarán comisiones ad-hoc y el Gobierno y la oposición se disputarán felicitaciones y críticas por el manejo de la emergencia y propuestas para solucionar esta crisis. No se descarta que el Frente Amplio intente acusar constitucionalmente al coronavirus por llegar a Chile o que se intente interpelar a algún funcionario chino por el rol que le cupo en su expansión global.

Pero luego de unas semanas, la conmoción va a pasar, y aunque tengamos varios cientos de contagiados, la atención pública virará hacia otro tema, normalizando los efectos del virus. De la misma forma que hemos normalizado otra epidemia mucho más dañina: la peste roja que afecta a Chile hace cinco meses.

Miles de chilenos están sufriendo los efectos del parásito comunista/socialista/marxista que se ha alojado en el seno de nuestra sociedad y que ha contagiado con mentiras y falsas promesas a una parte importante de la población. En los medios de comunicación, con la afilada pluma de sus promotores; en los festivales, con ideología disfrazada de música o la corrección política camuflada como humor con sentido social; en las calles, con la violencia de los soldados de la primera línea. A través del aire, la tierra y el agua, las bacterias de la peste roja avanzan ocupando todos los espacios de nuestro país, infestando las instituciones y erosionando nuestra historia y tradiciones.

Al principio, el brote de octubre nos dejó perplejos y sin un plan de acción para enfrentar la emergencia. Muchos se sorprendieron con la violencia extrema, otros la justificaron. Pero con el paso de las semanas y el cúmulo de respuestas sociales y políticas a la crisis, los síntomas comenzaron a ser normalizados por la población. Sus cultores son hábiles: vestidos con delantal y mascarilla, aparentan imparcialidad y distancia para hacer frente a los síntomas más graves, pero implícitamente validan sus efectos y celebran que este enfermedad haya “despertado” al país, porque el status quo anterior era, a su juicio, insostenible. Afirman que no están a favor de la violencia, pero que sin ella, nada de esto habría sido posible.

Pero no hay que equivocarse. La peste roja es mortal para los países y aún, luego de varias décadas de su existencia, la humanidad no ha sido capaz de producir una vacuna que salve a las naciones de sus devastadores consecuencias. La peste ya afectó a Cuba, Venezuela y Nicaragua; otros como Argentina y Ecuador entran y salen del estado crítico, pero aún no pueden declararse libres de esa enfermedad.

Así como consultamos la experiencia internacional para adoptar las medidas más adecuadas para enfrentar el coronavirus, no deberíamos ignorar las señales de auxilio que muchos ciudadanos de países infestados con la peste roja nos envían con ocasión de la crisis social en Chile. No hay venezolanos ni cubanos (que no sean funcionarios del régimen respectivo) que hablen con orgullo de lo que han logrado sus respectivos países. Los primeros, emigraron buscando huir del fracaso chavista; de los segundos, muchos murieron tratando de huir y otros tienen prohibido abandonar su patria. El socialismo es la enfermedad política más letal que la humanidad haya conocido, cobrando la vida de cientos de millones de personas en todo el mundo.

Chile está enfermo, que duda cabe. Hay desigualdad, injusticias y abusos que son inaceptables, muchos que son herencia de un sistema capitalista que tiene virtudes, pero también importantes imperfecciones. Pero no nos vamos a recuperar de esta gripe cambiándola por una peste mortal: siempre hay que evitar que el remedio sea peor que la enfermedad.

No hay que bajar la guardia ni aceptar que se siga normalizando la violencia o el populismo que la izquierda transmite en forma disciplinada y persistente. No hay que dejar que nuestras defensas mínimas se vean vulneradas, ni toleremos que la ciudadanía busque alivio temporal en placebos ideológicos. Hoy más que nunca hay que alzar la voz y denunciar con fuerza la pandemia del socialismo radical que ha puesto su foco en Chile en los últimos meses. Solo así podremos extirpar esta peste de nuestro país y seguir construyendo un Chile con más progreso y oportunidades para todos.

Comenta

Imperdibles