No nos olvidemos de la clase media

Personas realizan fila para ingresar a la Vega Central y hacer sus compras durante la cuarentena. Foto: Cristóbal Escobar / Agencia Uno.

En el caso de la clase media, ésta prácticamente no tendrá apoyo estatal, ni a través del Pilar Solidario ni a través de las ventajas tributarias. Sí se verá perjudicada si las presiones fiscales reducen lo que estaba pensado para ella en la Reforma de Pensiones.



Con el nuevo retiro del 10%, estamos borrando con el codo lo que escribimos con la mano. Por una parte, se está pensando en una Reforma al Sistema de Pensiones que aumentaría la tasa de cotización al 16%, por considerar que el 10% es insuficiente para tener una pensión adecuada en el futuro. Por otro lado, con la reforma constitucional, el retiro por segunda vez del 10% es equivalente a haber cotizado todos los años hasta aquí un 8,1%.

El nuevo retiro del 10% tiene un impacto decidido sobre las cuentas fiscales. Basta solo pensar en los nuevos requerimientos fiscales para el Pilar Solidario. Mientras menos fondos tenga una persona del 60% de menores ingresos, mayor es el aporte solidario que el Estado deberá entregar.

El problema de esta presión sobre el presupuesto fiscal es que obliga a una reasignación de recursos dentro de la Reforma al Sistema de Pensiones, que sin el retiro ya implicaba un enorme esfuerzo del Estado.

Las cuentas fiscales no solo se verán afectadas por el retiro del 10%, sino también por la pandemia que ha incidido fuertemente en el empleo formal y en las cotizaciones. Es muy posible que se deban revisar aquellos elementos de la Reforma que perseguían mejorar las pensiones actuales y futuras de la clase media, y en especial de las mujeres. ¿Cuál va a ser la capacidad fiscal para hacer frente a estos beneficios de la Reforma y de otros como la protección económica de los adultos mayores de 65 años que son dependientes funcionales? Se necesita, a mi juicio, reestudiar las prioridades dentro de la Reforma desde un punto de vista económico, cuidando el equilibrio de cuentas fiscales.

En síntesis, creo que las personas que califican para el Pilar Solidario no tendrán mayores problemas en retirar su 10% porque recuperarán, en su pensión, al menos parcialmente lo que retiren hoy. Las personas con más altos ingresos que retiren podrían tener también un beneficio por la ventaja tributaria, dependiendo de cómo se geste este nuevo retiro. En el caso de la clase media, ésta prácticamente no tendrá apoyo estatal, ni a través del Pilar Solidario ni a través de las ventajas tributarias. Sí se verá perjudicada si las presiones fiscales reducen lo que estaba pensado para ella en la Reforma de Pensiones.

Cuando avancemos en la Reforma, recordemos a la clase media, que en toda esta discusión sobre los retiros parece haber quedado olvidada.

-El autor es decano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad San Sebastián

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.