Qué es un Data Center y por qué son fundamentales para una empresa

DX3CYBHUBVBOPFONJGTSX6HDQ4

Los centros de procesamiento de datos albergan y mantienen numerosos equipos electrónicos como servidores, ventiladores, conexiones y otros recursos necesarios que se utilizan para mantener una red o un sistema de computadoras. En los últimos años, grandes corporaciones mundiales han decidido levantar data centers en Chile. Expertos explican por qué.


En primera instancia, entender qué son y cómo funcionan los data center puede ser un tanto confuso, pero explicado de una forma sencilla, basta con imaginar computadores apilados en estructuras conocidas como racks. Dentro de estos equipos se encuentran datos, lo que, dependiendo del uso que se les quiera dar, pueden corresponder a empresas, instituciones y albergan la información de los clientes de una compañía.

Como señala Gonzalo Atán, Country Manager de Chile para Nabiax -empresa de servicios de Colocation y Hosting en Data Centers-, “estos centros funcionan de manera similar a un cerebro”, porque constantemente reciben, acumulan, procesan y distribuyen una enorme cantidad de información suministrada a través de redes de telecomunicaciones. Estas últimas “actúan de igual manera que el sistema nervioso, mediante la recepción y transmisión de caudales de datos”.

Con el paso del tiempo los data center han adquirido gran relevancia por, entre otras cosas, lo útiles y flexibles que son, la capacidad que tienen para adaptarse y dar respuestas y, una de las características fundamentales, la seguridad que otorgan. De esta manera brindan un espacio confiable para quienes optan por su utilización.

Efrain Molina, subgerente de telecomunicaciones de Orbyta -empresa dedicada a ofrecer soluciones integrales de data center-, afirma que estos centros de datos se han vuelto fundamentales, porque permiten “tener la información accesible siempre y desde cualquier lugar del mundo con conexión a la red de internet”.

Chile se ha convertido en uno de los países donde las empresas prefieren instalar sus data center como, por ejemplo, el gigante tecnológico Microsoft, quien en diciembre del año pasado anunció una millonaria inversión en el país, a través de la iniciativa “Transforma Chile #ReactivaciónDigital”. Mediante la implementación de una red de estos almacenes, la compañía otorgará miles de puestos de trabajos.

Al igual que Microsoft, Claro ha sido una de las compañías que ha optado por la implementación de un centro en el país, que cuenta con el respaldo regional de América Móvil y una infraestructura sofisticada y apta para alcanzar el nivel más alto de certificación en data centers (TIER IV, otorgado por el UpTime Institute). Entre otras características, el almacén informático cuenta con un sistema antisísmico de alto estándar y es considerado uno de los más grandes de Latinoamérica.

“Si tuviéramos que homologar su función con algún órgano del cuerpo humano, el data center sería el cerebro. Capaz de almacenar, distribuir y analizar miles de millones de datos por segundo de manera eficiente, segura y veraz, se ha vuelto en un actor clave para la mayoría de las empresas”, define el director de Claro empresas, Francisco Guzmán. Además de la disponibilidad y alta capacidad de escalabilidad bajo demanda, los data centers pueden generar un ahorro cercano al 20% en la operación, “porque la empresa no debe invertir de manera directa en infraestructura, actualización de software o capacitación de profesionales”, añade el ejecutivo.

¿Qué rol cumple el lugar de un data center en términos de seguridad y manejo de la información? Francisco Guzmán dice que al ser desarrollados con el propósito de manejar data, “la locación de estos espacios está pensada para proteger la información, evitando que los afecten desastres naturales o incendios, además de contar con sistemas, clima y de alimentación eléctrica ininterrumpida. Uno de los aspectos clave es que cuentan con protocolos redundantes que apuntan a disminuir al mínimo el riesgo de ataques por parte de terceros. En el caso de Claro, nuestro data center ubicado en Liray cuenta con 1.800 metros de sala blanca y hoy está en su tercera fase de expansión, que contempla un edificio de 3.000m2 adicionales para entregar nuevos servicios”.

El atractivo de Chile

Chile ha adquiriendo potencial en data center, en parte gracias a que se ha trabajado durante los últimos años para convertirse en un gran hub tecnológico. Es decir, un punto de encuentro o concentración de empresas y profesionales del área. Pero, ¿a qué se debe realmente el interés internacional por ubicarlos acá?

Desde el exterior, Chile ha sido elegido para la instalación de estos centros por factores como políticas públicas claras, una economía estable y regulatoria, una amplia conectividad, cercanía con mercados vecinos, entre otros. Estas características han facilitado que el país ofrezca un panorama con infraestructuras fiables y un compromiso con regulaciones transparentes, lo que ha ayudado en la atracción de inversionistas extranjeros.

Gonzalo Atán dice que Chile cuenta con ventajas comparativas que lo diferencian del resto de las naciones que también cuentan con estos centros de procesos de datos. Entre ellas, define, la “ubicación geográfica estratégica, que permite conectar puentes tecnológicos de comunicaciones entre Asia y Latinoamérica”, “una buena valoración de los perfiles profesionales y técnicos presentes en el país para operar este tipo de infraestructuras, y también de la proyección de la región para suministrar energías mediante fuentes renovables”.

Efrain Molina señala que una de las fortalezas de Chile está en que “posee ingenieros y técnicos de clase mundial” y a “la madurez del mercado de las telecomunicaciones sumado a excelentes relaciones internacionales”. La instalación de data centers en el país, añade Molina, es importante porque “impactan directamente en la economía de forma positiva”, se generan puestos de trabajos y la región se posiciona como un polo de desarrollo tecnológico.

Beneficios de un data center

El UpTime Institute es la organización encargada de otorgar certificaciones que corroboran que estos centros de datos cumplan y respalden las necesidades comerciales, según su infraestructura y seguridad. Así, existe una medida de evaluación que va desde el TIER I al IV, siendo este último el nivel de desempeño más alto y sofisticado.

Actualmente, más de 1.700 certificaciones han sido entregadas a estos almacenes de información a lo largo de 98 naciones, entre ellas Chile, que  cuenta con 29 certificaciones de UpTime Institute, y que están distribuidas entre siete empresas. Entre ellas Claro, Nabiax y Sonda.

Gonzalo Atán explica que, en primer lugar, los centros son seguros dadas las medidas de protección que se implementan en el entorno físico de estos. Por ejemplo, “destacan las medidas de control de acceso como tarjetas identificativas o biometría, para que solo el personal autorizado tenga acceso”.

De igual forma, cuentan con protección interna, como el cifrado de datos, lo que sirve en caso de pérdida de datos o problemas con la energía. En la misma línea, Efrain Molina respalda los dichos por Atán, indicando que la seguridad de los data center “se entiende como un complemento entre lo físico y virtual”.

Respecto a la capacidad de acopio, los data center han significado una de las herramientas tecnológicas más útiles. Gonzalo Atán dice que en tiempos de pandemia, el aumento y masificación en la demanda de servicios de almacenamiento de información producto del teletrabajo, telemedicina, entre otros, ha provocado que los proveedores e inversionistas busquen implementar nuevos centros, o bien, hacer uso mayor de los que ya existen.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.