Tensión en la Cámara de Diputados: UDI activa opción de Bellolio para competir por la presidencia en medio de incertidumbre opositora

Aunque en teoría el pacto de la ex Nueva Mayoría y el FA le garantiza a la oposición asumir la directiva, el escenario incierto luego de que Gabriel Silber (DC) declinara su postulación hace que en Chile Vamos estimen que pueden tener una posibilidad remota de quedarse con la testera. El nombre del parlamentario por San Bernardo se menciona como la más posible carta.


El trámite se cumplió tal como estaba programado. Este jueves, la Cámara de Diputados aceptó por 77 votos a favor, 7 en contra y 6 abstenciones la renuncia de la mesa de la Corporación, encabezada por la parlamentaria PS Maya Fernández y por los vicepresidentes Jaime Mulet (FRVS) y Mario Venegas (DC).

La decisión, a su vez, genera un nuevo trámite. Para el próximo martes 19 está agendada la votación en que se escogerá a la próxima directiva de la Cámara Baja. Un hito que durante el verano tensionó a la oposición, dado que el Frente Amplio puso en duda el cumplimiento del acuerdo administrativo con la ex Nueva Mayoría para que parlamentarios de ese último bloque ocupen la testera durante los cuatro años que dura el período, pidiendo que existiera coordinación a la hora de enfrentar temas ante el oficialismo.

Cuando parecía que el impasse estaba resuelto, esta semana el escenario volvió a enredarse luego de que el diputado Gabriel Silber (DC), el nombre que asumiría como presidente, declinara postularse luego del envío a todos los legisladores de un correo anónimo donde se le acusaba de violencia intrafamiliar contra su esposa, hecho por el que puso una denuncia ante la PDI.

Así, la DC resolverá recién el próximo lunes -24 horas antes de la elección- a la carta que propondrán para encabezar la mesa, lo que genera dudas sobre la reacción que tendrá el FA en cuanto al cumplimiento del acuerdo. Un detalle que lo ilustra: cuatro de los 20 diputados del bloque votaron en contra de aceptar la renuncia de la actual mesa -Florcita Motuda, Pamela Jiles, Esteban Velásquez y Tomás Hirsch- y tres se abstuvieron: Alejandro Bernales, Gonzalo Winter y Diego Ibáñez.

El tema podría complicarse más aún dependiendo de quién sea el elegido por la DC. Por ejemplo, el nombre del diputado Iván Flores, quien ya expresó su interés por competir, es visto con cierta resistencia desde las filas frenteamplistas, ya que lo asocian con los sectores más conservadores del partido.

Y la aritmética es compleja. Ya en 2018, cuando no había mayores cuestionamientos, Maya Fernández consiguió apenas un voto más de los 78 que necesitaba para ganar la presidencia. Cada sufragio cuenta para llegar a esa cifra mágica: la ex Nueva Mayoría tiene 57 legisladores, el Frente Amplio 20, el Frente Regionalista cuatro y a ellos se podría sumar el voto de Marisela Santibáñez (PRO). En total, 82 votos, pero con la amenaza de que al menos los cuatro diputados humanistas planean no votar por el candidato DC, sea quien sea, lo que deja la elección pendiendo de un hilo.

Gestiones oficialistas

Es en ese escenario donde desde Chile Vamos, y en particular desde la UDI, se ha iniciado una articulación para levantar una candidatura paralela a la de la oposición. Con 72 parlamentarios -contando el voto del ex UDI Ignacio Urrutia-, la apuesta es que en un escenario disputado podría existir una posibilidad remota de quedarse con la testera.

De hecho, en el gremialismo han planteado incluso un nombre para liderar la candidatura: el del diputado UDI Jaime Bellolio, quien ya confirmó que permanecerá en la colectividad, y que además es una figura que cuenta con lazos de cercanía con legisladores opositores, como varios diputados del Frente Amplio.

“Nosotros en la UDI le hemos planteado a nuestras bancadas aliadas la posibilidad de levantar la candidatura de Jaime Bellolio a la Cámara acompañado de vicepresidencias de RN y Evópoli”, señaló a La Tercera el diputado y ex presidente de la Cámara, Patricio Melero.

Otra carta que se ha mencionado es el parlamentario y ex presidente de Evópoli Francisco Undurraga. Con todo, el escenario es complejo, porque en cualquier circunstancia se requiere mayoría simple para quedarse con la testera de la Cámara. Es decir, se requeriría un alto grupo de abstenciones, o derechamente votos opositores a favor de una lista oficialista, para que se pudiera dar la sorpresa y que Chile Vamos presida la Corporación hasta marzo de 2020.

#Tags


Seguir leyendo