EE.UU. inicia una lucha comercial con México por su política energética

Estados Unidos dice que las políticas mexicanas están perjudicando a las empresas estadounidenses y a la energía producida en su país en favor de la empresa estatal Pemex. FOTO: JOSE LUIS GONZALEZ/REUTERS

'Ooooh, estoy tan asustado', dice López Obrador, desestimando la queja de que México favorece sus intereses energéticos estatales a costa de las empresas estadounidenses.


Estados Unidos inició el miércoles una lucha comercial contra México, acusando al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador de favorecer a su empresa estatal de servicios públicos y petrolera a costa de las empresas estadounidenses.

Estados Unidos está solicitando consultas para la resolución de disputas en el marco del Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA), el primer paso de lo que podría llevar a la imposición de aranceles a una serie de productos mexicanos. También representa un desafío para Biden y su equipo el hecho de que López Obrador intente recuperar el control del gobierno sobre los mercados del petróleo y la electricidad del país.

El presidente mexicano desestimó la acción de Estados Unidos, atribuyéndola a una intensa presión de lo que él llamó rivales corruptos de la derecha en México.

“Ooooh, estoy tan asustado...”, dijo en su conferencia de prensa matutina diaria, parafraseando una línea de una canción popular de un músico de su estado tropical de Tabasco. Luego, ordenó a sus colaboradores que pusieran la canción en medio de la rueda de prensa.

“No va a pasar nada”, agregó López Obrador, refiriéndose al conflicto comercial, argumentando que el presidente Biden siempre ha sido respetuoso con la soberanía nacional de México.

En el lanzamiento de la disputa, la representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, dijo que una serie de políticas mexicanas perjudican a las empresas estadounidenses y a la energía producida en Estados Unidos en favor de la empresa estatal mexicana de electricidad, Comisión Federal de Electricidad, o CFE, y la empresa petrolera Petróleos Mexicanos también conocida como Pemex.

“Hemos expresado reiteradas veces nuestra preocupación por una serie de cambios en las políticas energéticas de México y su coherencia con los compromisos de México en el marco del USMCA”, aseguró Tai.

Las políticas desalientan “la inversión de los proveedores de energía limpia y de las empresas que buscan comprar energía pura y confiable”, explicó. Funcionarios estadounidenses dijeron que los responsables mexicanos no han respondido a las preocupaciones norteamericanas, planteadas varias veces en los últimos 18 meses.

Canadá, por su parte, dijo que apoyaba la acción de Estados Unidos y lanzó su propio desafío a la política energética de México.

“Canadá ha planteado sistemáticamente su preocupación por el cambio de política energética de México”, declaró una representante del gobierno. “Estamos de acuerdo con Estados Unidos en que estas políticas son inconsistentes con las obligaciones de México”, agregó.

Los principales grupos de la industria energética de Estados Unidos aplaudieron la acción del gobierno de Biden.

“La creciente búsqueda por parte del gobierno mexicano de políticas discriminatorias que favorecen a las empresas energéticas estatales y obstaculizan la inversión del sector privado amenaza directamente la prosperidad de las empresas estadounidenses y sus trabajadores”, comentaron miembros del American Petroleum Institute y la American Clean Power Association en un comunicado conjunto.

El presidente Andrés Manuel López Obrador habló en una refinería de Pemex en el estado mexicano de Tabasco a principios de este mes. FOTO: ALEJANDRO CEGARRA/BLOOMBERG NEWS

La acción alimenta la tensión entre los dos vecinos, días después de que marcaran el segundo aniversario del USMCA, el sucesor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Los funcionarios y las empresas estadounidenses se han quejado desde el año pasado de que las políticas de la industria energética de México implementadas por López Obrador perjudicaron a las empresas e inversores estadounidenses.

Desde que asumió el cargo en 2018, López Obrador, un nacionalista de izquierda, ha buscado recuperar el control estatal de la industria energética. Aunque no ha llegado a derogar el cambio constitucional de 2013 que abrió ambos sectores a los inversores privados, ha cambiado gradualmente las regulaciones y las leyes para fortalecer el papel dominante de CFE y Pemex.

El presidente mexicano afirma, sin ofrecer pruebas, que los gobiernos anteriores fueron sobornados por las multinacionales para permitirles entrar en el mercado mexicano y destruir las empresas energéticas estatales, dejando en riesgo la seguridad energética del país y perjudicando a los consumidores.

Por otro lado, la oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR), advirtió que combatiría las acciones de México, incluyendo las enmiendas a su ley de electricidad que darían prioridad a la distribución de la energía generada por la CFE sobre la energía eólica y solar creada por empresas del sector privado.

Estados Unidos también sostiene que México ha obstruido la capacidad de las empresas estadounidenses para operar en el sector energético de México, incluso en proyectos de energía renovable, almacenamiento de petróleo y estaciones de servicio al por menor, a través de varios retrasos, negaciones y revocaciones en el proceso de aprobación.

“Las políticas de México han cortado en gran medida la inversión estadounidense y de otros países en la infraestructura de energía limpia del país, incluyendo pasos significativos para revertir las reformas que el país latinoamericano hizo previamente para cumplir con sus objetivos climáticos bajo el Acuerdo de París”, informó el USTR.

Según el USMCA, Estados Unidos y México deben iniciar consultas en un plazo de 30 días. Si las consultas no conducen a una resolución, Estados Unidos podría solicitar el establecimiento de un panel de expertos. Si no se llega a un acuerdo allí, el país norteamericano podría imponer aranceles a la importación de productos mexicanos para compensar el daño sufrido por las empresas estadounidenses.

El mecanismo de resolución de disputas es una vía de doble sentido, han argumentado los funcionarios mexicanos. En enero, México y Canadá solicitaron el establecimiento de un panel sobre la interpretación de las normas de origen para la industria automovilística, que representa más del 3% del producto interno bruto de México. Sin embargo, el país latinoamericano no está de acuerdo con el tratamiento que Estados Unidos da a ciertas piezas y materiales de fuera de la región a la hora de calcular el contenido regional de los vehículos.

Una nueva ley en México da acceso prioritario a la red a las centrales eléctricas de la CFE a costa de las centrales eólicas y solares, que son en su mayoría propiedad de inversores privados. FOTO: MAURICIO PALOS/ BLOOMBERG NEWS

Si las consultas sobre energía entre EE.UU. y México fracasan, el panel podría demorarse alrededor de un año en tomar una decisión según sus antecedentes, explicó César Hernández, consultor de políticas públicas especializado en energía y comercio.

Es probable que la acción aumente las tensiones entre Biden y López Obrador, que han discutido sobre energía, comercio e incluso la extradición del cofundador de WikiLeaks, Julian Assange, a Estados Unidos.

Antes de visitar a Biden en la Casa Blanca el 12 de julio, el presidente mexicano boicoteó en junio la Cumbre regional de las Américas de Biden, alentando a otros líderes latinoamericanos a no asistir a la reunión de Los Ángeles.

México fue el mayor socio comercial de Estados Unidos después de Canadá en 2021, con US$ 665.000 millones de mercancías enviadas entre ambos países.

Algunos grupos empresariales estadounidenses se han quejado del supuesto incumplimiento de México de los términos del USMCA.

“Al interrumpir las cadenas de suministro, elevar los precios de los bienes de consumo y encajonar a las empresas estadounidenses fuera del mercado mexicano, las violaciones del USMCA por parte de México afectan a una serie de industrias y debilitan gravemente la economía de nuestra nación”, declaró en un reciente comunicado la Alianza para el Cumplimiento del Comercio, un grupo formado por varias asociaciones industriales estadounidenses.

Como consecuencia, una empresa energética estadounidense respaldada por la firma de inversiones KKR & Co. comunicó en febrero que planeaba demandar al gobierno mexicano por US$ 667 millones en daños vinculados a la toma de su terminal de combustible.

La empresa Talos Energy, con sede en Houston, dijo por su parte que recurriría a un arbitraje internacional en relación con la decisión del gobierno de arrebatarle el control operativo de su campo Zama, que comparte petróleo con un campo vecino bajo el control de Pemex.

El gobierno mexicano aprobó el año pasado una nueva ley de electricidad que da acceso prioritario a la red a las centrales eléctricas de la CFE, independientemente de su costo y eficiencia, a costa de las centrales eólicas y solares que son en su mayoría propiedad de inversores privados.

En abril, la Corte Suprema de México no llegó a declarar inconstitucional la ley de electricidad, dejándola en vigor. Aun así, las empresas han presentado cientos de amparos ante jueces federales, que decidirán caso por caso si la ley viola la Constitución.

Biden se reunió con el presidente Andrés Manuel López Obrador en la Casa Blanca este mes. FOTO: KEVIN LAMARQUE/REUTERS

En 2020, el Ministerio de Energía emitió una orden ejecutiva que pretendía restringir la capacidad de las empresas privadas para importar y exportar petróleo y combustible. Las nuevas normas permitían al gobierno cancelar rápidamente los permisos de importación y exportación existentes, reducían los permisos a cinco años en lugar de 20 y hacían mucho más difícil el objetivo de que las empresas obtuvieran nuevos permisos, entre otras disposiciones.

Más tarde, el partido Morena de López Obrador aprobó en el Congreso algunos cambios en las leyes petroleras del país que otorgan al gobierno la facultad de cancelar los permisos en los sectores intermedios y posteriores “por motivos de seguridad nacional”, incluso permitiendo al gobierno tomar temporalmente las instalaciones de las empresas privadas cuando se cancelan los permisos.

El año pasado, un juez ordenó la suspensión indefinida de la ley petrolera tras la presentación de varios amparos. El Tribunal Supremo de México aún no ha visto el caso.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

“Es lamentable esta falta de civilidad, que incluso tiene pena de cárcel”, dijo la jefa comunal Daniela Peñaloza.