Contra viento y marea (y coronavirus): Salmones Austral sigue preparando su apertura en bolsa a la espera de un repunte en los mercados

SALMON - SALMONES SALTANDO SOBRE EL AGUA - INDUSTRIA SALMONERA - PECES - PESCADOS - EFECTO FOTOGRAFICO - EFECTO VISUAL

La salmonera resultante de la fusión entre las firmas Pacific Star, Trusal y Comsur avanza con nuevos trámites en su inscripción en la CMF. Vicepresidente de la firma espera un “repunte increíble” para cuando amaine la emergencia del coronavirus.




De crisis, el sector salmonero chileno puede dar cátedra. La industria acuícola local vivió el terremoto del virus ISA en 2008, lo que junto a la crisis financiera global de la época, sepultó a una larga lista de empresas y proveedores del rubro hacia la quiebra. Otras, de mejor espalda financiera, supieron aguantar el chaparrón aliándose, lo que generó una consolidación de la industria.

Así nació Salmones Austral, que no es más que la fusión resultante entre las firmas Pacific Star, Trusal y Comsur. Posterior al virus ISA, esta compañía ha navegado en otras crisis sanitarias, tales como la proliferación de caligus o piojos de mar en sus peces o el bloom de algas que generó un alto nivel de mortalidad en la biomasa.

Ahora, con una nueva crisis virulenta como lo es el coronavirus, que esta vez está afectando a las personas y no a los salmones, Salmones Austral en una movida que casi nadie está haciendo en el mercado de capitales local, está preparando su apertura en bolsa. Si los mercados están por el suelo, los inversionistas estás arrancando de los instrumentos de alto riesgo, como las acciones, ¿por qué continuar con esta aventura de una apertura en bolsa? ¿Hay agua en la piscina para poder hacerlo?

“(El proceso de apertura en bolsa) sigue en pie. El coronavirus no será para toda la vida y una apertura en bolsa sí lo podrá ser. Hay que definir los tiempos en función de este virus, pero el proceso de inscripción sigue. Nos vamos a inscribir y registrar, a la espera del mejor momento para concretar la apertura”, reconoce a Pulso Christian Samsing, vicepresidente de Salmones Austral.

De todos modos, el director de la empresa reconoce que “con la circunstancia del país tenemos que esperar un poco. No podemos hacer roadshow con inversionistas, pero seguimos con la inscripción con el regulador”.

Samsing está seguro que en algún momento “va a venir un repunte increíble cuando encuentren la vacuna al coronavirus”, por lo anterior y en ese escenario hipotético, avizora que el principal índice accionario local, el IPSA, “lo imagino subiendo 15% o 20% en un día. Queremos estar listos para cuando esto se dé vuelta y poder salir a vender las acciones”.

Los grupos que quieren vender

Este lunes Salmones Austral le entregó a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) un prospecto de la emisión de acciones, con mayores detalles frente a algunas dudas que tenía el regulador en ciertas informaciones que había enviado la compañía anteriormente.

Entre la información que se detalla en el prospecto, está qué grupos son los que quieren desinvertir o vender sus papeles en esta apertura en bolsa.

La propiedad de Salmones Austral está liderada por distintas sociedades ligadas a las familias de Pedro Hurtado Vicuña, que superan el 35% de la propiedad; seguido de sociedades vinculadas a las familias Navarro, que tienen más del 30% de la empresa. Los grupos que quieren desinvertir son Empresas Calbuco, que es más conocida como el holding Fiordo Austral, que tiene el 9,013% de Salmones Austral, y está compuesta por varias sociedades y familias, entre ellas la misma de Pedro Hurtado Vicuña, además de las de Fernando Frías, Ramón Yávar y Felipe Sullivan. El otro grupo que busca vender sus títulos -que alcanzan el 22,907% de la salmonera- es la empresa de alimentos acuícolas, Biomar, perteneciente al holding danés abierto en la bolsa de su país llamado Aktieselskabet Schouw & Co. El principal accionistas de esta última empresa es un comercial trust llamado Givesco A/S, que atendida su naturaleza jurídica, no tiene dueños finales.

Itinerario y mercados relevantes

Si bien el vicepresidente de la salmonera había señalado anteriormente a El Mercurio que tienen pensado concretar la apertura en bolsa durante el segundo trimestre de este año, en el prospecto enviado este lunes a la CMF la compañía se resguarda y se propone hacerlo dentro de un plazo que abarque hasta el 29 de octubre de 2022.

La idea es realizar una colocación primaria, donde se emitan un total de 250 millones de nuevas acciones representativas a un 18,65% de la propiedad. A ese aumento de capital, le añadirán una colocación secundaria de 367 millones de acciones, equivalentes al 27,4% de la propiedad -que es el porcentaje que ostentará Biomar y Fiordo Austral luego de la colocación primaria-. Una vez concluida la operación, la salmonera tendrá un free float o porcentaje de la propiedad con liquidez transable en la bolsa del 46%.

En el aspecto financiero, en los primeros nueve meses de 2019 Salmones Austral acumuló ganancias por US$ 18,23 millones y un Ebitda de US$ 40,28 millones. En tanto, en la parte operativa, la firma acuícola tiene una capacidad de producción de 80 mil toneladas brutas al año en sus 68 concesiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes. De todos modos, en 2019 Salmones Austral tuvo una producción de 44.681 toneladas de salmón atlántico y coho, con lo que se ubicó en el octavo lugar de la industria chilena.

Casi el 57% de los envíos de salmón atlántico de la firma chilena tienen como destino EEUU, mientras que alrededor del 35% se destina a Asia.

Comenta