Habilidad de Chile de convertir riqueza en bienestar marca su nivel más bajo en una década

Aunque está por encima del promedio global, en función de lo que se espera de acuerdo con sus ingresos, el país no logra remontar. Gobernanza es el área que más lo arrastra.


Chile está encontrando más dificultades a la hora de transformar la riqueza en bienestar, de acuerdo con el estudio elaborado por The Boston Consulting Group (BCG). En el indicador en la materia, el país consiguió un coeficiente de 1,11, cifra con la que permanece en el grupo de países que ofrece niveles de bienestar más altos de lo esperado en función de sus niveles de ingresos, pero que, además, califica como su cota más baja al menos desde 2009.

Ese año Chile ostentaba un sobresaliente coeficiente de 1,19, marca desde la que fue descendiendo hasta estabilizarse entre 2013 y 2016 en 1,14, para luego retomar los retrocesos. La tendencia en esta área se da con especial fuerza, en relación al lugar que ha ocupado Chile en el otro indicador que presenta el estudio: la Evaluación de Desarrollo Económico Sostenible (Seda, su sigla en inglés), donde BCG da cuenta del bienestar al que acceden los ciudadanos de un país.

En esta área Chile anota 62,56 puntos de un máximo de 100, número con el que queda ubicado en el puesto 44 del ranking mundial. En esta escala sí se habían logrado progresos desde 2009, pasando de 59,58 unidades ese año hasta las 63,16 en 2016, cuando logró su nivel más alto. Sin embargo, al año siguiente cayó a 63,08 y el descenso continuó en el presente ejercicio.

“Chile cae más en gobernanza, lo que incluye temas de colusión, corrupción y credibilidad de las instituciones”, indica a PULSO Jorge Becerra, socio senior y director ejecutivo de BCG, quien cree que pueden haber influido casos como el del papel tissue, las farmacias e incluso el escándalo en el que está envuelta la iglesia.

De los 10 ítems que considera Seda, en efecto el área de gobernanza es la que muestra el más amplio retroceso entre 2009 y 2018, cayendo 10 puntos y apocando las mejoras de mayor o igual magnitud observadas en áreas como empleo, educación e infraestructura.

Salud es otro apartado que muestra un descenso, pero acotado a 1 punto, mientras que se mantiene sin cambios el área de equidad. Por otra parte, en ese período Chile también mejoró en medio ambiente (6 puntos), estabilidad económica (5), ingresos (4) y sociedad civil (2).

Pese a los retrocesos, el país queda en una posición privilegiada, tanto a nivel regional como mundial. Si bien en el ranking Seda es superado por Uruguay, ubicado en la casilla 41 a nivel mundial, cuando se trata de transformar riqueza en bienestar, los vecinos quedan atrás.

Los mismos uruguayos muestran un coeficiente de 1,09, mientras que Perú queda con 1,08, Colombia con 1,06, Argentina con 1,05 y Brasil con 1,03. En tanto, México es el peor posicionado en esta área con 0,97 puntos, quedando en el terreno de los países que ofrecen menores niveles de bienestar de lo que se esperaría en función de sus ingresos.

Asimismo, Chile está en una mejor situación que varios países del mundo desarrollado. Por ejemplo, EEUU muestra un coeficiente de 0,91 y Francia de 0,93, mientras que Holanda y Alemania anotan 0,97 cada uno.

Seguir leyendo