Productividad laboral en Chile anotó mayor alza en seis años y llegará en 2019 a US$30 la hora

Trabajadores

Trabajadores

De acuerdo a The Conference Board, la productividad de los trabajadores chilenos por hora subió 2,6% en 2018. Para 2019 se anticipa un incremento de 2,8%. Cifra es clave en el debate de jornada laboral.




Una de las variables económicas que más se han escuchado durante estos días ha sido la de la productividad de los trabajadores, en medio de la discusión por la reducción de la jornada laboral, tanto en el proyecto de parlamentarios de oposición (de 45 a 40 horas), como en el del gobierno, que introdujo el jueves una jornada de 41 horas promedio semanal que reemplaza la de 45 horas.

Se ha indicado que puede ser difícil para el país avanzar a recortar horas, debido a que su productividad no es buena y que primero hay que subir esta variable, antes de pensar en reducir la jornada.

Sin embargo, los últimos datos de la institución de investigación económica The Conference Board muestran que la productividad laboral en Chile sigue creciendo. De hecho, en 2018 esta variable se incrementó en 2,6%, llegando a US$29 por hora, su mayor nivel histórico.

El aumento fue, además, el más importante desde 2012, cuando creció 4,6%.

Esta variable se calcula al dividir el PIB por el total de horas trabajadas en la economía y sirve para compararla a nivel internacional.

La entidad anticipa que en 2019 la productividad laboral por hora trabajada subiría otro 2,8%, alcanzando los US$30, marcando un hito para el país.

El alza de la productividad se explicaría por la mejora en los niveles educacionales y por la mayor inversión, donde los avances tecnológicos juegan un rol importante en lograr que el trabajador tenga mejores condiciones para desempeñar su labor.

El investigador del Centro de Estudios Públicos (CEP), Adolfo Fuentes, afirma que "la productividad laboral ha crecido como consecuencia de la masificación de la educación superior. De hecho, de acuerdo con las encuestas Casen, en 1990 la población entre 25 y 65 años tenía alrededor de 9 años de escolaridad en promedio, y en 2017 esa cifra era cerca de 12 años".

El experto puntualiza que la productividad laboral también se ha expandido gracias al crecimiento de la inversión y por la importación y transferencia de nuevas tecnologías. "Ambos factores contribuyen a que un mismo trabajador pueda producir más con las mismas horas de trabajo", agrega.

El director de Escuela de Economía y Administración de la Universidad de Chile, Roberto Álvarez, dice que el aumento de la productividad laboral sigue la tendencia y no hay cambios "más allá de los avances tecnológicos y del nivel de capital por trabajador".

Por su parte, el investigador de Clapes UC, Juan Bravo, no cree que se logre este año el crecimiento esperado por The Conference Board. "Este crecimiento supone un alza del PIB de 3,8%, lo cual sabemos que es una cifra muy lejana a las actuales proyecciones que apuntan ya a un crecimiento económico más cercano al rango entre 2,5%-3%. Por lo mismo, la productividad laboral debiera crecer este año bastante menos que eso, una cifra menor al 2%, lo que es una desaceleración respecto al año previo".

La productividad laboral de Chile se mantiene como la segunda más alta de la región, solo superada por la de Uruguay (US$32,8 proyectada para 2019), y está lejos de países desarrollados como Australia (US$60), Nueva Zelandia (US$43) o Francia (US$69), pero cerca de Portugal (US$35).

Escenario para bajar horas

Varias voces se han levantado respecto a que el nivel de la productividad laboral en Chile no es suficiente para bajar de las 45 horas actuales a 41 o 40 horas (dependiendo del proyecto).

Desde una perspectiva histórica, el nivel de productividad de Chile está por sobre otros países cuando estos decidieron bajar las horas como Australia (con menos de US$16, en 1947), EEUU bajo (US$18 en 1940) o Portugal (US28,7, en 1996).

Ante esto, Fuentes afirma que para determinar si la productividad actual del trabajador chileno es una traba o no para la implementación de este tipo de políticas, es importante preguntarse qué tan factible es sustituir a los distintos tipos de trabajadores por capital, y en este aspecto, si bien la productividad del trabajador promedio ha aumentado en Chile en las últimas décadas, también lo ha hecho la productividad promedio del capital, gracias a los avances de la automatización y la robótica.

40 horas: ClapesUC prevé 0,34% menos de PIB tendencial

Según un estudio realizado por ClapesUC, bajar la jornada laboral desde 45 a 40 horas semanas sin flexibilidad significaría una pérdida anual máxima de 0,34% del PIB de largo plazo.

El documento titulado "Informe sobre crecimiento tendencial y horas trabajadas" hace un cálculo grueso, en el que lo principal son las horas menos de trabajo al año.

"Si la disminución de la jornada resulta ser de 1 hora semanal por año durante 5 años, el crecimiento tendencial que fue estimado en 3,76% pasaría a ser 3,42% promedio durante los próximos 10 años. Esto quiere decir que bajo los supuestos anteriormente mencionados, el efecto máximo de esta medida es de 0,34 puntos porcentuales de menor crecimiento tendencial por 10 años", señala el informe.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.