Tras el nombramiento de las autoridades que encabezarán el Ministerio de Ciencia, ¿Qué futuro le espera a Conicyt?

Antes de agosto de 2019 la Comisión debe cesar sus funciones para dar paso a la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo.


De acuerdo a la ley que creó el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación (MCTCI), publicada en el Diario Oficial en agosto de este año, la actual Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conicyt) debe cerrar sus puertas para convertirse un nuevo servicio público descentralizado, con personalidad jurídica y patrimonio propio que se relacionará con el Presidente o la Presidenta de la República a través del Ministerio.

Esta nueva institución es la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo. Su objetivo: administrar y ejecutar los programas e instrumentos destinados a promover, fomentar y desarrollar la investigación en todas las áreas del conocimiento, el mismo rol técnico que hoy tiene Conicyt.

El actual director ejecutivo de Conicyt, Christian Nicolai, explicó a Qué Pasa que por ley, el Presidente de la República tiene un año de plazo para oficiar la fecha en que cese sus funciones Conicyt y comience a funcionar el ministerio y la Agencia. “La ley fue publicada el 13 de agosto y de ahí empieza a correr el año”, dice.

Por lo tanto, antes de agosto del próximo año, se deben crear los decretos con Fuerza de Ley (DFL) que permitan realizar estos cambios.

“En la discusión de la ley, hubo una mesa de trabajo entre la Dirección Ejecutiva de Conicyt, la Dirección de Presupuesto (Dipres), y la Asociación de Funcionarios de Conicyt (Asfunco), justamente para prever las situaciones que se podían producir al pasar de Conicyt a la agencia y eso quedó incorporado en la ley, y por lo tanto, solo hay que cumplirla”, dice Nicolai.

Juan Carlos Ramírez, presidente de Asfunco dice que están tranquilos. La nueva agencia considera la misma cantidad de trabajadores que hoy tiene Conicyt, los que participarán de un concurso interno de encasillamiento que les permitirá ocupar los mismos puestos a los funcionarios de planta y aquellos a contrata que tengan al menos cinco años de antigüedad. “No se pierden los años de servicio, ni el sueldo, ni el cargo”, asegura. Para determinar la cantidad de funcionarios de la nueva agencia se consideró a quienes eran parte de Conicyt a diciembre del año pasado, alrededor de 400 personas. “Estamos protegidos porque quedó en la ley, y eso nos deja tranquilos”, insiste.

“Esperamos que la Agencia siga manteniendo una función más técnica que política y así mantener la verdadera naturaleza para la que fue creada. Esta es una oportunidad en el sentido que se hicieron todas las discusiones, trabajó mucha gente en el proyecto”, dice Ramírez.

Durante el próximo año, Conicy seguirá funcionando con un presupuesto proveniente de Mineduc. Una vez que esté funcionando la Agencia, se podrá discutir un presupuesto específico para ella. Por lo tanto, el verdadero presupuesto para la nueva ciencia en Chile se discutirá a fines del próximo año para su ejecución en el año 2020.

Ganas y disposición

Respecto del nuevo ministro de Ciencia, Andres Couve y de la subsecretaria, Carolina Torrealba, el actual director Ejecutivo de Conicyt, Christian Nicolai dijo que ambos son reconocidos dentro de la comunidad científica, tanto por su productividad, como por su interés en los temas de la ciencia y la sociedad. “Andrés es un investigador conocido y eso crea ya una relación con Conicyt, ha sido investigador responsable de proyectos Fondecyt, hace un mes vino a darnos una charla acerca de la evolución de la relación de la ciencia con la sociedad. A Carolina también la conozco, yo soy parte de la Iniciativa Milenio y ella como directora nos convocaba a las reuniones, también en el trabajo con Innovación de economía, hemos trabajado en conjunto. El último trabajo en conjunto fue hace tres semanas atrás en la comisión mixta con Alemania, ella fue parte de la delegación que presidí yo”, señala.

Como aspectos positivos destaca las ganas y disposición que tienen las nuevas autoridades y el conocimiento que poseen de la formación científica en el país.



Seguir leyendo