Las declaraciones de Chadwick y Ubilla que revelan cómo La Moneda gestionó las horas posteriores a la muerte de Catrillanca

A_UNO_923785

Los testimonios como testigos ante la Fiscalía del ministro y el subsecretario del Interior en la causa por el asesinato del comunero mapuche, a los que accedió La Tercera, apuntan a cómo se empezaron a suceder las versiones contradictorias desde Carabineros y a las dificultades iniciales para establecer las circunstancias en que ocurrió el episodio.




La hora es precisa: 18:06 del miércoles 14 de noviembre de 2018. Ése fue el momento en que, de acuerdo al subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, el gobierno se enteró a través de un mensaje de Carabineros de que había ocurrido un incidente en Ercilla, en plena región de La Araucanía. Un episodio que era reportado en esa primera comunicación oficial como un "enfrentamiento".

"Mediante la comunicación N 32 de la DIOSCAR, se me informó de robo de vehículos en la comuna de Ercilla, ocurrido a las 17 horas, y que en ese contexto se produjo un enfrentamiento con los antisociales, resultando una persona lesionada y trasladada hasta el Hospital de Ercilla", señala Ubilla en su declaración judicial del pasado 10 de diciembre ante la Fiscalía como testigo en la causa por la muerte del comunero mapuche Camilo Catrillanca, a la que accedió La Tercera.

Su testimonio -entregado en Temuco- y el del titular de Interior, Andrés Chadwick, fechado dos días después en el palacio de La Moneda y a la que también tuvo acceso este medio, entregan una cronología de cómo el Ejecutivo reaccionó en las primeras horas y los días posteriores a la muerte de Catrillanca, con una sucesión de versiones por parte de Carabineros y dificultades para reconstruir lo que exatctamente había ocurrido.

Chadwick y Ubilla, de hecho, coinciden en indicar que fue el subsecretario quien informó al entonces Vicepresidente -Sebastián Piñera estaba de gira fuera del país- de lo ocurrido. "Dada la magnitud del tema, se lo comuniqué al Vicepresidente de forma inmediata", señala Ubilla.

El jefe de gabinete, de acuerdo a su relato, tomó a su vez contacto con el general director de Carabineros, Hermes Soto. "A esa hora los antecedentes eran muy preliminares y decían relación con el robo de automóviles en una escuela de Ercilla, que luego se había producido una persecución en el contexto de la cual se produjeron disparos y resultó una persona herida. A continuación mantuve varios contactos telefónicos con el general Hermes Soto, para requerir mayores detalles", relata.

Las informaciones se sucedían de forma vertiginosa. Ubilla afirma que a las 18:25 supo la identidad del herido: el comunero mapuche Camilo Catrillanca. Y apenas un minuto después, a las 18:26, se le informó de su fallecimiento, algo de lo que se enteró Chadwick minutos después.

Llamados y gestiones

Chadwick relata que trató de tomar contacto con el entonces jefe de zona Araucanía de Carabineros, general Mauro Victtoriano, pero que el contacto no logró aclarar las dudas. "Luego de algunos intentos logré comunicarme con el general Victtoriano, la comunicación era muy difícil y logré entenderle que ya se estaba retirando del lugar, pero no obtuve mayores detalles, pues las comunicaciones eran muy dificultosas, se cortaba y se escuchaba con mucho ruido", plantea en su declaración.

"Con el intendente (Luis) Mayol mantuve contacto telefónico muy próximo a los hechos, y no obtuve de él ningún antecedente relevante y distinto a lo que me informaba el general Soto", continúa el jefe de gabinete.

Ubilla agrega que "a las 19:49 horas, desde mi teléfono me comuniqué con el general director de Carabineros, solicitándole que mediante un comunicado informara también de la situación acontecida. Hasta ese momento, los hechos de que se tenía conocimiento eran básicamente que se había producido un robo de vehículos, que se había producido un enfrentamiento con Carabineros en Temucuicui, que había resultado una persona lesionada en el enfrentamiento, persona que posteriormente falleció".

Según relata Chadwick, las explicaciones que se recibían desde la institución uniformadas no eran consideradas como suficientes. "La información que me entregó el día miércoles 14 el general Soto daba cuenta de se había producido una balacera en la que había resultado herido una persona. Como no se me informó con claridad, solicité el informe escrito", plantea.

El subsecretario del Interior afirma que luego fue informado de "una situación de agitación en las afueras del Cesfam de Ercilla, y se me solicita intervenir para requerir que la PDI fuera quien acompañara el cuerpo de Camilo Catrillanca hasta el lugar donde se practicaría su autopsia".

A continuación, Ubilla relata que intentó tomar contacto con el jefe de Orden y Seguridad de Carabineros, Christian Franzani. "Traté de comunicarme con el general Franzani, aproximadamente 23:00, pero no me fue posible, finalmente me comuniqué con el general Gallegos, quien me indicó que el general Franzani se dirigía a la Región de la Araucanía", plantea.

"Durante la noche del miércoles 14 y la madrugada del jueves 15, el general Franzani me remitió varias comunicaciones en relación a los hechos relativos a la muerte de Camilo Catrillanca, el traslado de su cuerpo al SML de Angol y el amparo ante el juez de garantía", indica el subsecretario en su declaración.

Con todo, Chadwick señala en su testimonio que "respecto del viaje del general Franzani a la Araucanía el día miércoles 14 de noviembre, no tuve conocimiento de ello sino hasta el jueves 15, cuando me lo informó el general Hermes Soto dentro del contexto de toda la información que me iba entregando".

Reportes, imágenes y videos

A las 7 de la mañana del jueves 15 se da un nuevo envío de información desde Carabineros a La Moneda. "Recibí vía Whatsapp un documento denominado 'Resumen ejecutivo' en el que se exponían con detalle los hechos, desde el robo de los vehículos hasta el procedimiento en el interior de la comunidad Temucuicui. En este documento se expresa, en términos generales, lo siguiente: que la patrulla que se desplazaba en el carro J-040 no pudo seguir avanzando debido a un corte de camino provocado por un árbol, que la patrulla continúa el camino a pies, que reciben disparos desde ambos lados del camino, que los funcionarios realizan disparos disuasivos, que el tractor se cruza en la línea de fuego, produciéndose en ese momento la lesión del conductor del tractor. En ese mismo documento se da cuenta de la detención del adolescente, como asimismo de la recuperación de los vehículos que habían sido sustraídos", plantea Chadwick.

Ubilla indica que a las 7:38 de ese día tuvo la primera comunicación de la jornada con el general Franzani, "y luego tuvimos otras comunicaciones durante la mañana". Y agrega que "a las 10:09 recibí por Whatsapp el parte de Carabineros relativo al procedimiento del día 14 de noviembre. En el parte se alude a las actuaciones de los pilotos del helicóptero que habrían identificado a personas que tendrían algún grado de participación en el robo de vehículos".

Allí, el subsecretario revela un elemento llamativo: La Moneda comenzó a hacer gestiones para conseguir imágenes del operativo. "Sobre la base de esa información, le solicité al general Franzani que me remitiera las imágenes captadas desde el helicóptero. A las 11:34 horas, el general Franzani me contesta que ello no es posible aún, pues se estaban pasando esas imágenes a otro formato", indica.

"A las 13:31 horas llamé nuevamente al general Franzani para exigir que me remitiera las imágenes del procedimiento", continúa Ubilla, quien luego agrega un elemento desconocido hasta hoy: "A las 13:36 horas, recibí no sólo imágenes del helicóptero y de un dron, sino que también del procedimiento en sí mismo, concretamente de los primeros auxilios prestados a Camilo Catrillanca".

En ese momento, Ubilla ya viajaba de emergencia a la Araucanía, mandatado por Chadwick, donde se entrevistó a las 16:15 horas con el fiscal regional, Cristián Paredes. A las 20 horas, el ministro y el subsecretario del Interior se reunieron con Hermes Soto en Santiago. "En esta reunión, el general Soto reitera la inexistencia de cámaras en el grupo de avanzada", asegura Ubilla. "Con las imágenes recibidas me quedaba claro que se habían registrado imágenes, no obstante estas imágenes no eran del grupo de avanzada", agrega.

"Con el objeto de obtener certezas en cuanto a la versión de Carabineros solicité al general Hermes Soto que viaje el día viernes 16 a la Araucanía a fin de obtener mayor seguridad en la versión que había sido entregada por los funcionarios involucrados en el hecho", cuenta el jefe de gabinete en su testimonio.

El cambio de versión

Tras la visita, la versión de Carabineros continuaba siendo la misma: la inexistencia de cámaras durante el operativo. Algo que se mantuvo hasta el sábado 17 de noviembre en la tarde. "Después de las 17 horas, el general Soto se comunicó conmigo y me solicitó una reunión urgente. Recibí al general Soto en mi domicilio a las 18 horas. En esta reunión me informó que uno de los funcionarios de Carabineros que habían participado del procedimiento del día 14 portaba una cámara de video tipo Go Pro, y agregó que la tarjeta de memoria había sido extraída y destruida debido a que tenía imágenes íntimas", plantea Chadwick.

"Manifesté al general Soto que se trataba de una situación de gravedad, por lo que le solicité un informe escrito de lo que me comunicaba, y luego tomé contacto con el Fiscal Regional, a quien informé de la situación, haciéndole llegar luego una denuncia con los hechos informados por Carabineros", añade el ministro, quien tomó contacto con Ubilla cerca de las 21 horas para informarle los hechos.

Al día siguiente, domingo 18, sería la comparecencia de ambos a las 9:15 de la mañana en La Moneda, junto a Hermes Soto, para anunciar medidas disciplinarias.

A esas alturas, las versiones seguían cambiando y La Moneda se enteraba de hechos que no estaban en su conocimiento, algo que continuaría en los días siguientes.

"El general Soto entregó, el día miércoles 5 de diciembre, un documento que contiene una cronología de hechos", señala Ubilla en su declaración. "Quedan en evidencia dos situaciones que hasta ese momento no eran conocidas. La primera es la existencia de una reunión la noche del 14 de noviembre en la que participan los cuatro funcionarios imputados, además del general Victtoriano, el mayor Valdivieso, el coronel Contreras y el abogado Inostroza. La segunda situación era la reunión de las 3:30 de la madrugada del 15 de noviembre, sostenida por el general Franzani con los cuatro funcionarios imputados".

En la tarde, siempre según el relato de Ubilla, Soto informó al ministro del Interior "que en la reunión sostenida en la madrugada del día 15 de noviembre también habían participado los generales Victtoriano y Gallegos", cuenta, para cerrar diciendo que ante este panorama, al día siguiente, 6 de diciembre, "se le requirió al general Soto que adoptara las medidas administrativas y disciplinarias correspondientes".

Comenta