Muere Claudio López Lamadrid, editor literario de Random House

ClaudioLopezWEB

El hombre de letras falleció en Barcelona víctima de un infarto cerebral. Quienes lo conocieron lo recuerdan por su cercanía con sus autores. Entre los chilenos, fue editor de Alberto Fuguet y Rafael Gumucio.


Nació en una familia de aristócratas: era hijo del tercer marqués de Lamadrid. Comenzó su trayectoria en París y con el tiempo integró también la aristocracia de la edición en español: era el director literario del grupo Random House y tradujo al español la obra de JM Coetzee, Philip Roth, David Foster Wallace y Cormac McCarthy, entre otros grandes autores.

Nacido en 1960, Claudio López murió ayer en un hospital de Barcelona producto de un infarto cerebral. Su muerte sorprendió y conmovió al medio literario hispanoamericano. "Que trágica noticia", posteó Jon Lee Anderson en su cuenta de Twitter. "No salgo del shock. No lo puedo creer", comentó la argentina Claudia Piñeiro en la misma red. "Hoy no consuela el honor de que haya sido mi editor, con toda su generosidad, su sabiduría y su cariño", agregó la escritora Samantha Schweblin.

Ex editor en el sello Tusquets, donde apoyó la trayectoria de Javier Cercas, fue luego uno de los fundadores de Galaxia Gutenberg junto al crítico Ignacio Echevarría, de quien sería gran amigo.

A fines de los 90 pasó a Grijalbo y desde el 2000 asumió como director literario de Random House. Muy cercano a sus autores, fue editor de César Aira, Fogwill y Rodrigo Fresán, de Alberto Fuguet y de Rafael Gumucio. Fue también uno de los dos editores de Roberto Bolaño, del que publicó Una novelita lumpen y a quien acompañó en su último cumpleaños en 2003.

En 2017 estuvo en Chile para el lanzamiento de Un galán imperfecto de Gumucio, y asistió también a la presentación de Desastres naturales de Pablo Simonetti. La noche del jueves, López de Lamadrid subió a Instagram una imagen de un poema de Raúl Zurita, con motivo del cumpleaños del poeta chileno, que dice:  "Entonces guárdame en ti/ en los torrentes más secretos que tus ríos levanten/ y que cuando ya de nosotros/ sólo quede algo como una orilla/ tenme también en ti".

Comenta