Cómo t.A.T.u se convirtió en un referente de la rebeldía juvenil y liberación sexual

t.A.T.u 2

Dos escolares besándose, bajo una fuerte lluvia, ante una docena de adultos paralizados. La escena protagonizada por t.A.T.u marcó la música pop de inicios de la década pasada, llevando de paso al dúo a liderar las programaciones radiales y de canales musicales.



Año 2002, 17 años en el pasado. 17, misma edad que tenía una joven rusa llamada Julia Volkova al comenzar el calendario en aquella época. Ella junto a Lena Katina, de 18, serían los rostros de uno de los fenómenos más fuertes de la música pop de inicios de milenio, el que se materializaría en diciembre con el lanzamiento de 200 Km/h in the wrong lane, su primer álbum de estudio. ¿El nombre de aquel proyecto? t.A.T.u.

Eso sí, la historia parte unos años antes.

El primer elemento que aparece en escena es Ivan Shapovalov, un psiquiatra infantil que en 1988 dejó de lado ese mundo tras asistir a un seminario de "psicología de masas y manipulación de la consciencia pública". Así, durante la década del '90 divago en distintos trabajos, muy distintos a su empleo inicial: participó en publicidad, fue relacionador público y redactó guiones.

Sin embargo, cerrando el siglo encontró un rol que cambió su vida para siempre: decidió ser director de videos musicales. Así es que, junto a Boris Rensky, comienza a buscar a las personas para materializar los proyectos que venían a su mente.

Lena Katina y Julia Volkova aparecieron en el camino del multifacético Shapovalov, encontrándolas en un catálogo de un estudio de cine llamado Gorogovo. Ivan tenía desde un principio ideas asociadas a las guerras, pero hubo un vuelvo que redefinirió todo.

En 1998 fue lanzada en Suecia la película Fucking Åmål (conocida en países de Latinoamérica como Descubriendo el amor). Ella trata la historia de Agnes Ahlberg y Elin Olsson, dos estudiantes del pueblo de Åmål que tienen una relación amorosa. La producción, dirigida por el sueco Lukas Moodysson, fue aplaudida incluso por su par Ingmar Bergman, quien la calificó como "la primera obra maestra de un joven talento".

https://www.youtube.com/watch?v=ngHIjQfFmsQ

El filme fue el punto de inflexión para Julia, Ivan y Lena, además de otros que se sumaron en el camino como Robert Orton. La cantante pelirroja, en entrevista con Caravan Story en diciembre de 2011, recreó una conversación en torno a la cinta, discusión en la que las intervenciones de su compañera resultaron vitales:

- Ivan: Estas dos chicas se enamoraron la una de la otra. ¿Cómo puedes decirle esto a sus padres? Sus antiguos compañeros de curso las mirarían feo.

- Julia: Pueden irse a la mierda. ¡Haría volar en pedazos a la escuela!

- Ivan: ¡Buena idea!

No nos van a atrapar

Llegó el nuevo milenio y el mundo estaba agitado. Por un lado caían las Torres Gemelas (2001); por otro fallecían la actriz chilena Carolina Fadic, el cantante argentino Walter Olmos y Dee Dee Ramone (todos en 2002); Brasil ganaba el mundial de Corea-Japón. En ese momento de la historia es que irrumpen las chicas rusas con "All the things she said", primer sencillo de 200 Km/h in the wrong lane, su álbum debut en inglés lanzado en diciembre de 2002.

https://www.youtube.com/watch?v=8mGBaXPlri8

Aunque fue lanzado un año antes en ruso, bajo el nombre de 200 Po Vstrechnoy, su contraparte occidental fue la que detonó el éxito a nivel planetario.

Volviendo a "All the things she said", el coro de la canción realiza un juego psicológico fuerte, como una conversación de una persona con su interior. La repetición de frases potencia dicha sensación.

Pese a ser el tercer acorde de la progresión en los coros, su base es FA menor, tonalidad definida por el músico alemán Christian Schubart como de "profunda depresión, lamento de funeral, gemidos de miseria y añoranza de la tumba".

Tal como la historia de colegial de Fucking Åmål, el debut videográfico de t.A.T.u vino con Lena y Julia vestidas de escolares. La apariencia de ambas se condecía con el de las protagonistas del filme sueco.

[caption id="attachment_80744" align="alignnone" width="900"]

Elin (Alexandra Dahlström) y Agnes (Rebecka Liljeberg) en Fucking Åmål.[/caption]

Su éxito fue tal que, a la fecha, 200 Km/h in the wrong lane acumula 66 versiones y "All the things she said", su sencillo más conocido, 49 ediciones (de acuerdo al portal Discogs), además de bordear los 180 millones de reproducciones en YouTube, por lo que Volkova agradeció a sus fans en su cuenta de Instagram -al alcanzar las nueve cifras-: "¡Tenemos un gran pasado que todavía está con nosotros!".

En Spotify, el dúo es escuchado mayoritariamente en Ciudad de México, Sao Paulo (Brasil) y Santiago de Chile, totalizando más de un millón de oyentes al mes.

En mayo de 2003 continuó rumbo de las rusas, cuando lanzaron su segundo sencillo, "Not gonna get us". La intro de batería recuerda por momentos a The Prodigy, mientras una voz con pitch elevado repite "No nos atraparán", mientras un "Nada puede detener esto, no ahora que te amo" se intercala. Y al igual que el primer single, su base tonal es el tercer acorde del coro (en este caso, DO#m), repitiendo ambas la estructura de progresión de acordes.

https://www.youtube.com/watch?v=0HL-N9oOjcs

"Pusimos el tema de las minorías sexuales en el tapete"

Más allá del éxito musical que lograron, dada la buena factura de sus canciones como producto pop, t.A.T.u representaba un relieve dentro de lo plano del género musical. En un mundo de boysbands y niñas americanas correctas, las rusas, solo con un par de singles pasando por los medios de comunicación, ofrecían algo distinto que crecía en el público mismo. Y ello les llevó a reacciones extremas del público.

Así, de acuerdo a Julia en entrevista con Caravan Story en noviembre de 2012, ambas tuvieron que conseguir un identificador de llamadas y un guardaespaldas. Por un lado recibían amenazas de muerte, mientras que por otro fanáticos les daban las gracias por encontrar su verdadero yo. De hecho, a Lena la llamaron diciéndole "por tu canción mi novia decidió su orientación sexual. Cuando salgas, cuídate la espalda".

Entrevistada por Las Últimas Noticias en enero de 2018, Katina rememoró sus performances con Julia, las que incluían besos, asegurando que "nunca fui lesbiana (...) era parte de nuestra imagen y estoy segura que pusimos el tema de las minorías sexuales en el tapete. Muchas personas fueron capaces de ser ellos mismos, dejar de tener miedo de quienes son. Recibimos muchas cartas diciendo que salvamos sus vidas y eso es asombroso".

Y pese a que nunca fueron lesbianas, la imagen de ellas fue esa durante sus primeros años de carrera, los de mayor éxito. Con ello, sus performances aumentaron, siendo a su vez más grandilocuentes, pasando de Rusia a Estados Unidos. De Neposedi a MTV.

https://www.youtube.com/watch?v=4w4ais8zD5Y

Paula Vásquez es parte del fan club de Lena Katina en Chile. Actualmente tiene 33 años, pero para cuando el boom de t.A.T.u se apoderó de las radios y los canales musicales ella tenía 15. Recuerda haber estado cursando segundo medio cuando vio a Julia y Lena de la mano bajo la lluvia, mientras sonaba "All the things she said". "En esa época, por lo menos en Chile, el lesbianismo y el mundo gay no eran visibles. Existió una explosión en ese sentido, y al día de hoy ver a dos chicas besándose o de la mano en la calle ya no es algo tan chocante como en esa época", asegura.

"En esa época estaban compitiendo musicalmente Britney Spears con Christina Aguilera, los lindos chicos boys band como Backstreet Boys y Justin Timberlake. Ellas (t.A.T.u) transgedian eso como las chicas revolucionarias que mostraban su amor sin importar el qué dirán y expresar eso como algo totalmente normal y que si podía suceder", añade Paula.

https://www.youtube.com/watch?v=6yP4Nm86yk0

La maquinaria tras el suceso

- Ivan Shapovalov: la mente detrás de t.A.T.u. Tal como repasamos en párrafos anteriores, concibió el producto desde sus inicios, supervisando con el paso del tiempo cada paso que daban Katina y Volkova.

- Sergio Galoyan: Compositor principal de las canciones de 200 Km/h in the wrong lane, rol que quedó más relegado en Dangerous and Moving (2005). En la época de éxito del dúo, realizó remixes para Marilyn Manson (específicamente para "This is the new shit").

- Trevor Horn: Productor musical británico de enorme trayectoria, quien primero saltó a la fama como músico en The Buggles, banda conocida por su single "Video killed the radio star" a fines de la década del '70. Además, fue parte de Yes. Su trabajo en el mundo de la música lo llevó a ser condecorado con la Orden del Imperio Británico (galardón que han recibido personalidades como J. K. Rowling, Stephen Hawking y Paul McCartney, por mencionar algunos). En 200 km/h in the wrong lane aparece acreditado como productor del álbum, además de ser uno de los letristas de las versiones en inglés de "All the things she said" y "Not gonna get us".

- Robert Orton: Productor, ingeniero y mezcla en el disco debut del dúo, como también en Dangerous and Moving. Sumado a ello, mezcló Vesyolye Ulybki (2008). "Hice la ingeniería y un poco más de producción en el primer álbum occidental de t.A.T.u, 200 km/h in the wrong lane, que fue en parte producido por Trevor (Horn). Inicialmente no iba a mezclarlo, pero la compañía discográfica prefirió mis mezclas en bruto a las oficiales y así es como me metí", afirmó en entrevista con Sound on sound. Cabe destacar que Orton ha trabajado con artistas de la talla de Lady Gaga, Robbie Williams y Lana del Rey, entre otros.

- Martin Kierszenbaum: actualmente es el manager de Orton. En los créditos del disco aparece como parte de quienes escribieron las letras en inglés.

De términos y retornos

"Lena tiene un padre de la iglesia. No sé si lo sea aún, pero lo fue. Ella iba a confesarse a diario a la iglesia por practicar el lesbianismo en el escenario. Decía que era un pecado", declaró Julia en el documental En las ruinas de la fama, que repasa uno de los reencuentros del dúo.

Ya sea con el embarazo de Volkova, la disminución de su éxito y por el cansancio de ambas, t.A.T.u llegó a su fin en 2011, argumentando que dedicarían su vida a sus proyectos en solitario.

De hecho, como símbolo de dejar todo atrás, Lena Katina lanzó "Never forget". "Dediqué esta canción a Julia y a nuestro pasado. No debes temer separarte del pasado para seguir adelante. Por eso tuve un entierro para t.A.T.u en el video en un cementerio real", afirmó la cantante a Caravan Story en diciembre de 2011.

https://www.youtube.com/watch?v=EFydcD7WXRI

Pese al entierro simbólico del dúo por parte de la pelirroja, ambas se reunieron para los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi en 2014. Ahí interpretaron "Nas ne dogoniat", la versión rusa de "Not gonna get us", la que años después repitieron en un programa televisivo donde se realizó un homenaje a Neposedi, conjunto que les dio el primer impulso artístico a ambas.

https://www.instagram.com/p/kIWZgNosIV/

Eso sí, Katina y Volkova, a diferencia de otros reencuentros, mantuvieron distancia por varios metros y sus miradas no se buscaron. Como los hermanos Gallagher, o como González y Narea, t.A.T.u solo parecía vivir en los seguidores. En escenario había dos personas, no la suma de ellas.

https://www.youtube.com/watch?v=F_4FsyUvnkU

Sumado a lo anterior, Julia tuvo que enfrentar una dura noticia. Tras una mala maniobra durante una operación para combatir un cáncer que padecía -y que no comunicó por largo tiempo-, la rusa terminó con su voz dañada.

Pese a todo lo ocurrido, Julia Volkova se mantiene publicando sus recuerdos sobre t.A.T.u en sus redes sociales. De hecho, suele subir imágenes en cada aniversario del proyecto que la impulsó a la fama a inicios de la década pasada. En base a ello, este año se cumplirán dos décadas del dúo.

https://www.instagram.com/p/3U-3YKosI1/

Por otro lado, en medio de una visita a Chile apenas comenzado 2018 para una presentación en Bal Le Duc, Lena Katina fue entrevistada por Publimetro. Ahí le consultaron si pensaba volver a realizar giras con su antigua compañera. "Creo que lo estamos haciendo bastante bien por separado… pero nunca se sabe".

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


Investigadores italianos idearon una versión no verbal de la prueba de Turing, con la cual descubrieron que un robot podía generar percepciones confusas en los humanos.