Besos mortales, palizas y una tarantela: 9 guiños de Los Simpson a El Padrino

Los Simpson

La serie animada suele hacer guiños a distintas películas arraigadas en la cultura popular, y la saga dirigida por Francis Ford Coppola es una de las más parodiadas en los capítulos protagonizados por Homero, Marge, Bart, Lisa y Maggie. Esta es la selección de Culto con algunas escenas de la familia Corleone que asoman a lo largo de las cómicas temporadas.



No es sorpresa que Los Simpson —la serie animada de la familia amarilla disponible parcialmente en Disney Plus— disfruta de hacer referencias y parodias al mundo de cine: Tiempos violentos (Tarantino, 1994), El resplandor (Kubrick, 1980), El ciudadano Kane (Welles, 1941), Bajos instintos (Verhoeven, 1992) y Psicosis (Hitchcock, 1960) son solo algunas de las citas evocadas a lo largo de las distintas temporadas por la icónica creación de Matt Groening.

Sin embargo, una de las producciones cinematográficas a la que más guiños se le hace es a la saga de El padrino. Dentro de todos los capítulos hay alrededor de treinta momentos que evocan a los tres filmes protagonizados por la familia Corleone. Culto hizo una selección con algunas de las referencias más extensas, emblemáticas y divertidas que se hacen a lo largo de la serie animada.

Los Simpson

Don Homerone

En El padrino II (1974), aparece una secuencia que relata los minutos previos a la muerte de Don Fanucci, enemigo de Vito Corleone y que extorsionaba a los habitantes de la “Pequeña Italia” a cambio de darles protección. El capo criminal recorre las calles del estrecho barrio saludando a los transeúntes y recibiendo pequeñas ofrendas de algunas tiendas, en medio de una ceremonia religiosa.

En “La última salida de Springfield” (capítulo 17, temporada 4), el dueño de la planta nuclear donde trabaja Homero, Montgomery Burns, decide cancelar el plan dental para sus empleados con el objetivo de abaratar costos. Ello hace que el padre de la familia Simpson sea elegido como presidente del sindicato para luchar contra la injusticia.

Cuando el clan familiar se entera de la noticia en el desayuno, todos lo felicitan y su hija Lisa le comenta:

—Es tu oportunidad para conseguir un trato justo para los obreros.

—Y de hacer contacto con el crimen organizado... —le responde Homero, quien luego se pone a fantasear con la idea de convertirse en una especie de capo de la mafia en la “Pequeña Italia”, donde le dicen Don Homerone, haciendo clara alusión a la familia Corleone y a la voz de Vito; aunque, en la escena que muestran, Homero también aparece vestido de traje blanco y hace una secuencia muy similar a la de Don Fanucci en El padrino II, solo con algunas diferencias como, por ejemplo, que tiene una dona en vez de una fruta mientras camina.

Una mujer muy pobre se le acerca a Homero, quien quiere pedirle que le compre una dona porque su hija está muy enferma, pero él, la hace callar con un gesto y saca una las rosquillas, la mastica y, tras un instante, declara (con la voz lenta y rasposa de Vito):

—Molto bene —. Y la persigna.

La cabeza entre las sábanas

El cantante Johnny Fontane es el ahijado de Vito Corleone, como se relata en El padrino (1972). El artista necesita el papel en una película para resurgir, pero el poderoso productor Jack Woltz se lo niega. El personaje interpretado por Brando, al verlo lamentarse, inicia un plan para ayudarlo.

El capo mafioso envía a su asesor legal, Tom Hagen, a hablar con el poderoso hombre de cine, instancia en que se descubre que posee un majestuoso caballo purasangre que el productor acaricia con ternura. El enviado de Corleone insiste y, tras una discusión que llega a los gritos, no consigue nada.

La siguiente escena muestra la lujosa casa del productor por la mañana, quien recién se está despertando. Lentamente se da cuenta de que las sábanas están cubiertas de sangre. Empieza a recorrer su cama hasta que descubre, entre las frazadas, la cabeza de su caballo degollado.

Woltz grita desesperado.

En Los Simpson hay varias alusiones a ese momento de la película, pero el más evidente es en el episodio “El poni de Lisa” (cap. 8, temp. 3). La hija de Homero quiere un caballo y el padre, angustiado por hacerla feliz, le compra un caro equino a la niña en un criadero prestigioso.

Al igual que en El Padrino, Lisa se entera del obsequio al despertar, cuando ve la cabeza del caballo entre las sábanas, solo que en este caso el animal está con los ojos abiertos, y vivo. Aun así, la niña se aterra al encontrarse a un enorme equino en su pieza y grita con fuerza, al igual que Woltz.

Dos palizas simultáneas

Santino “Sonny” Corleone, hijo mayor de Vito, se entera de que Carlo, casado con la hermana de “Sonny”, maltrata a la hija del clan protagónico. Ante la situación, decide hacerse cargo con sus propias manos y, en la vereda de la calle, se encuentra con su cuñado: empieza a golpearlo y patearlo al lado de un edificio, mientras unos niños se bañan con el agua que lanza un grifo. Los transeúntes se acercan a presenciar la brutal golpiza y quedan paralizados.

En “Los fuertes brazos de Marge” (cap. 9, temp. 14), la madre de Maggie es asaltada junto a su bebé por un ladrón que le roba su icónico collar rojo de perlas. El momento resulta traumático para la esposa de Homero, lo que deriva en un terror a salir de su casa. Al estar todo el día encerrada, comienza a usar unas pesas que su marido compró impulsivamente, por lo que en solo unas semanas adquiere una musculatura formidable.

Ya recuperada de su fobia al exterior, Marge se encuentra casualmente con el ladrón en la calle, lo que deriva en una paliza de la mujer al desconocido delincuente, en una secuencia de golpes y patadas idéntica a la Sonny Corleone le da a Carlo Rizzi, aunque en este caso los transeúntes celebran la venganza de la mujer.

El peaje fatal

En El padrino, luego de la golpiza que da “Sonny” a su cuñado, Carlo, lleno de rencor, hace que el clan Barzini le tienda una emboscada al hijo mayor de Vito. “Sonny” descubre que el marido de su hermano la sigue maltratando y, furioso, sale en su auto a enfrentar el problema.

Mientras va en camino, debe detenerse en una estación de peaje. Lo atiende un sujeto que, de pronto, cierra la puerta de la caseta y se esconde. Aparecen una serie de matones que rodean a “Sonny” y le disparan cientos de veces, mientras el hijo de Vito Corleone intenta arrancar del vehículo y, agónico, cae al suelo tras la ráfaga de ametralladoras. Ya muerto, uno de los tipos le patea la cabeza.

“En la guerra todo se vale” (cap. 2, temp. 16) es un episodio en que Marge entra a un concurso de cocina en que el premio es convertirse en rostro de los productos “Auntie Ovenfresh”. Al entrar en el certamen, la madre del clan Simpson descubre que las demás concursantes sabotean los platillos que ella prepara.

Impulsada por ese contexto, Marge le echa remedio para oído a las preparaciones de las otras concursantes cuando nadie ve; solo queda exento de ese amargo ingrediente la preparación de la campesina Brandine Spuckler, el cual Marge piensa que es basura: un armadillo atropellado relleno de licor.

Lisa la descubre en su plan, le remuerde la conciencia y hace que su madre confiese ante el jurado, lo que convierte a Brandine en la ganadora y en el rostro de “Auntie Ovenfresh”. La campesina alcanza la fama y abandona a su esposo Cletus, quien lamenta ser reemplazado por el actor James Caan, quien interpreta a “Sonny” en El padrino.

En la siguiente escena, queda en evidencia la trampa que el marido despechado le tiende al actor. Mientras Caan conduce su descapotable acompañado de Brandine, es emboscado, también en un peaje, pero no por mafiosos, sino que por campesinos amigos de Cletus. La secuencia es prácticamente idéntica para sellar la muerte de la caricatura de quien encarna al personaje del filme dirigido por Francis Ford Coppola.

Tarantela nupcial

Al comienzo de El padrino, en el matrimonio de Connie, hija de Vittorio Corleone, distintas personas cantan en la fiesta posterior a la ceremonia. En un escenario, rodeado por una banda que toca música italiana, un anciano se ubica en el escenario para cantar, mientras los invitados aplauden con la melodía.

En “El Apu más dulce” (cap. 19, temp. 13), cuando el dueño del supermercado Kwik-E-Mart se separa de su esposa Manjula, Marge, triste por la ruptura de sus amigos, ve un VHS del día en que se casó la pareja. En el video, mientras suena música hindú, Homero se mete entre la banda y les entrega un papel con las notas que quiere que toquen. Los músicos empiezan a interpretar una tarantela, la misma que suena en El padrino, y Homero canta una letra que parodia la versión del filme.

Il bacio della morte

En El padrino II, Michael Corleone, ya convertido en el líder de su clan, besa a su hermano Fredo, advirtiéndole que ha descubierto su traición (negarle las conexiones que tiene con los enemigos del personaje que interpreta Al Pacino) y que va a morir por ello.

En “Homero guardaespaldas” (cap. 9, temp. 10), el padre de la familia Simpson debe cuidar al alcalde de Springfield, Diamante. Luego que el edil de la ciudad pone fin a un trato que tiene con “El Gordo” Tony, quien amenaza con asesinarlo. Homero tiene la misión de cuidar a su protegido. El mafioso se encuentra con la autoridad pública y le pide a Simpson le dé un recado a Diamante. Inmediatamente después, entregando el mensaje, el guardaespaldas agarra la cara de su jefe y lo besa en la boca.

—¡Estúpido! —le grita el alcalde a Homero— ¡Me dice el beso de la muerte!

La mandarina cortada

En el capítulo en que Moe se convierte en niñero de Maggie (cap. 22, temp. 14), mientras cuida a la bebé, el cantinero se propone contarle un cuento. Empieza a leer el libro de Alicia en el país de las maravillas, pero decide que la historia no es apta para niños, porque contiene “un conejo blanco, chicas comiendo hongos... ¡Es como la mansión de Playboy”. Así que decide contarle otro cuento, que es un breve resumen de la trama de El padrino.

En la primera película, Vito Corleone juega con su nieto e, imitando a un monstruo, se mete un pedazo cortado de mandarina para simular unos dientes afilados. Mientras juega y corre con el niño entre los árboles, el anciano comienza a toser y luego cae al piso, inmóvil, muerto.

Por supuesto, el relato de Moe está repleto de referencias al filme dirigido por Francis Ford Coppola. Uno de los momentos más gráficos es cuando el cantinero, para darle un toque lúdico a su narración, también hace el mismo gesto con un pedazo del cítrico fruto. Mientras la bebé aplaude el cuento, el hombre también cae al suelo, pero simplemente para tomar un descanso y hacer intermedio, porque “es una saga muy larga”.

Dormir con los peces

En “El niño, el chef, la esposa y su Homero” (cap. 1, temp. 18), aparece el hijo de Tony “El Gordo”, quien se llama Michael D’Amico. Es compañero de Lisa en la escuela y, a diferencia de su padre, no quiere ser un mafioso; las similitudes que comparte con el personaje que interpreta Al Pacino en El padrino son varias, empezando por el nombre y el aspecto físico, y siguiendo con su personalidad.

En la película, mientras Vittorio Corleone se encuentra en el hospital, su hijo Sonny recibe un paquete que, en su interior, contiene pescados muertos. El putrefacto mensaje es un aviso siciliano que significa que “duerme con los peces”, es decir, que está muerto.

En Los Simpson, cuando es el turno de Tony “El Gordo” para ir a buscar a los niños a la escuela, antes de que se suban, pregunta:

—¿Quién quiere dormir con los peces?

Los niños, a sabiendas de que es un mafioso, reaccionan aterrados. Pero solo se trata de un extraño malentendido, pues el padre de Tony trae una manta con los personajes de la película Buscando a Nemo (2003) por si alguno quiere dormir una siesta en el auto.

El ascenso de Michael

En el mismo capítulo, también hay otras referencias al filme sobre la familia Corleone, como, por ejemplo, el intento de asesinato que se le hace a “El Gordo Tony”, a quien le disparan por la ventana con un helicóptero.

Pero el momento clave es cuando Lisa descubre que su amigo Michael ha vengado el ataque que sufrió su padre gánster, asesinando con veneno a sus enemigos. En el momento en que Lisa se entera de la verdad, comienza la misma melodía que suena en la secuencia final de El padrino y, al igual que en el filme, Michael entra en una pieza en que lo esperan los matones de la escuela vestidos de terno (Jimbo, Kearney y Dolph) y, uno de ellos, se acerca a la puerta y la cierra, haciendo que Lisa no pueda ver nada de lo que sucede en esa habitación.

Y el capítulo, al igual que la película, termina y aparecen los créditos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.