Los nuevos proyectos de “Pancho” Molina y el recuerdo de Cuturrufo: “Va a estar presente cada vez que hable de jazz”

Foto: Mariana Soledad.

Una nueva canción hecha en modo Covid, una activa participación en el próximo Día del Jazz en Concepción y el rescate de un emblemático disco de Los Titulares han mantenido ocupado por estos días al baterista, quien dedica los tres hitos al fallecido trompetista, con quien colaboró activamente, se distanció y finalmente se reencontró.



“De rebote” es una expresión que Francisco “Pancho” Molina repetirá varias veces durante la conversación. Para el reconocido baterista, exintegrante de Los Tres y figura fundamental del jazz chileno de las últimas décadas -de vuelta en Concepción hace algunos años tras una larga estadía en Estados Unidos-, el concepto tiene que ver con los efectos indirectos que tiene en el resto cada acción que realizamos. Una idea que para él engloba a la perfección el momento actual de la humanidad en pandemia, como también el espíritu detrás de sus nuevas aventuras musicales.

“Ahora es muy palpable para toda la humanidad que la acción que genera uno en Nueva York repercute de alguna manera en la comunidad que uno conoce a través del mundo. Y si uno hace cosas en Concepción también logran mover aguas en Nueva York o en el Cajón del Maipo. ‘De rebote’ tiene que ver con esa sintonía, con que estamos todos en la misma página, todos pasando por un momento especial para la humanidad y es inevitable que uno esté hiperconectado”, explica.

No es para extrañarse entonces que el nuevo lanzamiento del músico se titule, precisamente, De rebote. Una creación colectiva y libre realizada desde sus respectivos encierros por Molina junto a dos de sus aliados históricos: el bajista nacional Cristian Gálvez y el pianista argentino Leo Genovese, con los que estrena un tema instrumental que anoche liberó en plataformas y que se presenta como la primera entrega de un trío inédito pero con proyección a futuro.

Foto: Mariana Soledad.

La canción también surgió de rebote, mientras Molina improvisaba un solo de batería para subir a Instagram. “Mientras escribía las líneas de bajo se me apareció Cristian Gálvez, después Leo Genovese, y se me empezó a armar este tema”, cuenta sobre la pieza, que cada músico completó y complementó desde su casa, en una suerte de improvisación o jam session virtual.

“Es mi primer trabajo realmente online. Mío, al menos, porque ya había hecho algo así con Carlos Cabezas el año pasado, pero esto es distinto, es como un jazz rock, aprovechándome también de que no toco hace un año. Fue una forma distinta de hacer música, una forma distinta de improvisar y de colaborar con estos tremendos músicos. Y con ganas de hacer más”, resume.

Según detalla Molina, el lanzamiento es también una forma de homenajear a Cristián Cuturrufo, el trompetista nacional fallecido recientemente y con el que el baterista tocó y grabó en diversas oportunidades, incluyendo los primeros registros de su célebre proyecto Pancho Molina y Los Titulares, uno de los conjuntos más destacados y originales del jazz y el bebop criollo de surgidos en los años 90, por el que también pasaron Ángel Parra y el mencionado Cristian Gálvez.

De hecho, en paralelo a lo anterior y luego de un trabajo de rescate y digitalización, Molina subió esta semana a plataformas digitales Perseguidor (2001), el segundo disco de Los Titulares, que hasta ahora no estaba disponible en estos servicios. Una forma de honrar el legado y el aporte musical de Cuturrufo, que para ese registro se unió a una selección jazzera local que también incluyó a Carlos Silva, Pedro Greene y Rodrigo Galarce, entre otros.

“Para mí es un discazo. Cuturrufo es piedra angular, con una claridad increíble, tocó las melodías como si fueran de él, con muy poco ensayo”, dice Molina, quien se enteró del grave estado de salud del trompetista a través de Gálvez, mientras trabajaban en De rebote.

“Hablar de jazz en este momento es imposible sin mencionar a Cristián, es imposible abstraerse. Todo esto es un homenaje para él, en mi pensamiento y en mi corazón va a estar siempre presente, cada vez que hable de jazz”, comenta.

Foto: Íñigo Díaz.

El recuerdo de Cuturrufo también estará especialmente presente en la próxima celebración del Día del Jazz, que tendrá a Concepción como epicentro de las actividades. En formato online, el evento contará con conversatorios y presentaciones de diversos artistas, muchos de ellos penquistas, con Molina entre los confirmados y la participación de figuras como las cantantes Claudia Acuña y Cecilia Gutiérrez, el trombonista Daniel Freire, el baterista Alejandro Espinoza, el pianista Moncho Romero y el periodista especializado Íñigo Díaz.

“Ahí entra completamente la figura del brother Cuturrufo, como parte de esa celebración y el recuerdo de Cutu”, señala el baterista, quien vio por última vez al trompetista a fines de 2019, en un encuentro casual en un bar donde superaron los problemas que los habían distanciado e incluso conversaron sobre la opción de revivir a Los Titulares.

“Fue un hecho absolutamente fortuito, porque nos habíamos distanciado con Cutu un poco, teníamos una distancia por problemas del negocio de la música”, cuenta. “No lo veía hace dos años y nos dimos un súper abrazo, nos miramos a los ojos, me regaló su disco que tenía y quedamos en tocar juntos de nuevo. Fue un reencuentro súper sanador y agradezco a la vida que tuve la chance de reencontrarme con él en ese bar”.

En un año de nostalgia y reencuentros, en el que además se cumplen 30 años desde el primer disco de Los Tres, ¿existe la opción de materializar una reunión del grupo como se intentó alguna vez para celebrar Fome? ¿Ha estado en contacto con sus excompañeros?

Con Ángel tuvimos un reencuentro hace cerca de un año, muy sanador para los dos, muy cálido, muy amoroso. La mejor de las ondas con él, ha sido un gusto haber podido estar conversando, riéndonos, ha sido hermoso. No hemos vuelto a hablar desde que yo no quise tocar Fome. Y ahora estamos en otra posición, no he sabido nada más de él ni del Titae tampoco, pero con todo el respeto y el cariño para ellos, porque es un año de celebración y la gente me lleva a esos lugares, así que siempre está ahí presente. Pero lo veo complicado en pandemia. Es una complicación más a todas las complicaciones que ya tiene, que son mentales por lo demás. Lamentablemente no es el momento.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.