Las peleas de un ex corresponsal de guerra: el perfil agresivo de Arturo Pérez-Reverte

Spanish writer Arturo Perez-Reverte smiles during Argentina's 45th International Book Fair, in Buenos Aires

El escritor español Arturo Pérez-Reverte en la Feria del Libro de Buenos Aires, el día de ayer.

Ayer, el narrador español y miembro de la RAE presentó su última novela en la Feria del Libro de Buenos Aires y dijo que el lenguaje inclusivo es "una estupidez". Este año se enfrentó al Presidente de México y fue recriminado por el Museo Memorial de Auschwitz.




Tiene más de 2 millones de seguidores en Twitter y más de 41 mil tweets publicados. Así como le gusta hablar en público, al escritor español Arturo Pérez-Reverte (67) también le gusta disparar verbalmente. Y la red social, simbolizada con un pájaro, es una de sus plataformas favoritas.

Periodista, ex reportero de guerra en conflictos como el Líbano, Angola y Bosnia, en la actualidad Pérez-Reverte se ha transformado en la figura de escritor polémico. Es crítico, rápido y a menudo violento en el lenguaje, pero siempre su opinión es desde la vereda del poder: se define como un republicano y desde hace 15 años es miembro de la Real Academia Española (RAE).

Ayer, el creador de Las aventuras del capitán Alatriste presentó su nueva novela en la Feria del Libro de Buenos Aires, en el predio de La Rural. Más tarde se instaló en el stand de Penguin Random House, donde firmó ejemplares.

Titulado Sabotaje, el volumen es parte de su saga protagonizada por Lorenzo Falcó. "Falcó es un tipo que no tiene escrúpulos. Estoy harto de los buenos (...) Los malos son mucho más interesantes que los buenos", dijo en su charla Pérez-Reverte, y luego se refirió al lenguaje inclusivo.

"¿Decir todes les niñes?, me niego. No me da la gana. No porque sea académico, porque soy un escritor profesional y me niego a que me digan cómo tengo que escribir para no ser machista", señaló el autor. Agregó que hoy "la mujer tiene roles que antes no desempeñaba, y es evidente que la lengua debe adaptarse a ello, lo que pasa es que hay límites y el límite es la estupidez".

Las palabras de Pérez Reverte amplificaron su resonancia en una feria que fue inaugurada el jueves pasado por la antropóloga feminista Rita Segato, y que tiene en el feminismo y la inclusión uno de sus ejes temáticos.

De todos modos, no es primera vez que el narrador se refiere al tema: el año pasado amenazó con dejar la RAE si se cambiaba el lenguaje de la Constitución por uno inclusivo.

Hace 20 años, en la feria de 1999, el ex periodista también provocó reacciones airadas: aquella vez dijo que Borges, un enamorado de la lengua inglesa, se comportó como "un concheto y un gilipollas" respecto del idioma español.

Insultos poderosos

En 2003, el autor español ingresó a la RAE para ocupar el sillón T. El 15 de julio de ese año, murió el escritor chileno Roberto Bolaño, a los 50 años. En su última entrevista, Mónica Maristain le preguntó por el cargo institucional de Pérez-Reverte.

"La Real Academia es una cueva de cráneos privilegiados. No está Juan Marsé, no está Juan Goytisolo, no está Eduardo Mendoza ni Javier Marías… pero está Pérez-Reverte. Bueno, (Paulo) Coelho también está en la Academia brasileña", respondió el autor de Los detectives salvajes. Durante estos años, Pérez-Reverte se ha encargado de decir que Bolaño era "un resentido social y un escritor muy literario, en el peor sentido del término".

Pero el ex reportero de guerra también pelea con los vivos. En marzo pasado trató al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), de "imbécil" y de "sinvergüenza". Esto luego que el mandatario contó que envió cartas al rey Felipe VI y al Papa Francisco para solicitarles que se disculpen por los agravios cometidos por los españoles contra los pueblos originarios durante la conquista del territorio mexicano hace 500 años.

"Que se disculpe él, que tiene apellidos españoles y vive allí. Si este individuo se cree de verdad lo que dice, es un imbécil. Si no se lo cree, es un sinvergüenza", apuntó Pérez-Reverte en su cuenta de Twitter, quien recibió el Premio Rey de España de Periodismo 2017 y acaba de publicar el libro Una Historia de España (Alfaguara).

A inicios de este año hizo un desafortunado comentario sobre Auschwitz, el campo de concentración y exterminio nazi. "Iba a escribir una novela sobre Auschwitz, pero ya no quedan personajes libres: La bibliotecaria de Auschwitz, La bailarina de Auschwitz, El tatuador de Auschwitz, El farmacéutico de Auschwitz, La enfermera de Auschwitz, El mago de Auschwitz, El violinista de Auschwitz...".

La proliferación de títulos asociados al recinto de la Alemania nazi en los últimos años es real; en ese sentido, Pérez Reverte tenía razón. Pero el tono de sus palabras fue poco respetuoso, y le valió un llamado de atención. "La historia de Auschwitz es la historia del sufrimiento de 1,3 millones de personas. Su tweet parece desencadenar comentarios que tristemente se están convirtiendo en una burla irrespetuosa a la memoria de esas personas", se leyó en la cuenta de Twitter del Memorial de Auschwitz.

Sobre si es un escritor polémico o no, en 2015 respondió Pérez-Reverte a La Tercera: "Publico artículos todas las semanas y algunos son muy agresivos. Además, tengo Twitter, donde también opino. Y claro, hay divisiones con el poder, con los gobiernos. En ese sentido, sí soy un autor polémico".

Consultado por el dinero invertido, por aquellos días, por el Gobierno español en la búsqueda de los restos de Miguel de Cervantes, Pérez-Reverte señaló: "Fueron 140 mil euros. ¡Eso es lo que se gasta un político corrupto en putas y cocaína!".

Comenta