"La primera vez deseché hacer el curso de técnico, porque pensé que no lo necesitaba"

<P>La última entrevista en profundidad de Fernando Riera fue publicada por La Tercera en abril de 1998. Aquí un extracto de ella. </P>




En una familia de futbolistas era natural que Fernando Riera siguiera los pasos de sus hermanos Jaime, Melchor y Guillermo. "Nací como jugador en Santa Laura, en Unión Española. Estuve allí hasta que el club se disolvió por la Guerra Civil Española. La colonia vestía el uniforme de la Falange, boina y pantalón negros, e iba al estadio a insultar y arrojar cosas. Yo era puntero y como jugaba al lado de la reja todo resultaba desagradable. Había debutado en Primera División un mes antes de cumplir los 17 años".

¿Cuáles eran sus características de jugador?

Tenía buena técnica, excelente para ese tiempo, porque jugaba mucho a dominar una pelota de tenis rebotándola contra la madera, la muralla. Usaba las dos piernas y muy valiente no era para entrar. Por consejo de Melchor que me dijo "siempre tendrás el puesto", jugué de wing izquierdo. Llevaba el "11" en la espalda y era diestro, pero mucha gente creía que era zurdo.

De Unión pasó a la UC...

Lo lógico habría sido que fuese a Universidad de Chile, porque ahí estudiaba mi hermano Jaime y jugaba el argentino Alejandro Scopelli, quien era el entrenador de la selección universitaria. Unión le había puesto precio a cada futbolista, y la suma se repartía en partes iguales entre el jugador y la institución. Con el dinero que recibí invité a mis amigos al Centro Español.

De acuerdo con algunos contemporáneos, Raúl Toro fue el mejor jugador chileno. Según otros, era lento y no habría podido jugar hoy...

O habría dejado o se habría entrenado como hicimos todos. Eramos semiprofesionales, sólo entrenábamos los martes, preparación física, y los jueves, el partido con la reserva. Y los martes todos teníamos algo que hacer. Raúl Toro fue un genio, le pegaba muy bien a la pelota con los dos pies, era un gran cabeceador, goleador, valiente, dribleaba, tocaba. El que a veces me hace acordar de Toro en algunas jugadas es Romario.

¿Cuándo empieza el profesionalismo?

Con el argentino Antonio de Mare, un ex half izquierdo de Racing, de entrenador. Con él comenzamos a entrenar todos los días. Tenía un carácter fenomenal y cuando uno le iba a solicitar permiso para faltar, se acercaba y empezaba a sacarte pelusas de la ropa, escuchaba y al final decía que te esperaba mañana.

Usted fue el primer futbolista chileno en ir a Europa...

Después de ser campeones con Católica en 1949, el club hizo una gira por Europa. Jugamos en Alemania, Bélgica, Francia y España (estuvimos en Madrid, Sevilla y Mallorca, la tierra de mis viejos). Recuerdo que en cuanto descendimos del tren en París, nos fuimos directamente al Folies Bergère... Me impresionó la organización de Europa y quise jugar allí.

La prensa francesa lo describió como un virtuose du ballon y attraction...

Ya no era puntero izquierdo, sino interior derecho. Después de Moreno, usar el "8" era un sacrilegio, pero en ese puesto se notaban más mis cualidades y menos mis defectos. El "Conejo" Scopelli, a quien le debo todo lo que se le puede deber a una persona que no sea el padre de uno, me recomendó y fui al Stade de Reims. Allí tuve la fortuna de conocer al entrenador Albert Batteux, el que dirigió a Francia en Suecia '58.

¿Cuándo pensó en ser DT?

A fines de los 40. Cuando la UC jugaba partidos amistosos en fundos y pueblos chicos, el entrenador Antonio de Mare me mandaba a mí, que era el capitán, con el equipo. En Francia colaboraba con Batteux en la escuela de fútbol del Reims, pero la primera vez deseché hacer el curso de entrenador por eso de buen sudamericano de pensar que no lo necesitaba. Por carta, Scopelli, me subió y me bajó.

¿Los mejores jugadores chilenos de antes?

Livingstone es indiscutido. El problema es que tapó a otros grandes arqueros como Hernán Fernández, René Quitral, Daniel Chirinos. De los últimos, Roberto Rojas, ¡lástima lo que hizo! Mario Galindo. Ascanio Cortés, actuó en River Plate. Raúl Sánchez. Sergio Navarro. Francisco Hormazábal. Eladio Rojas, quien no triunfó en River Plate, porque él nunca "tragó" a los argentinos. "Chamaco" Valdés. Andrés Prieto. Atilio Cremaschi. Manuel Muñoz. Carlos Reinoso, elegido el mejor jugador extranjero en México. Mario Moreno. Pedro Araya. Raúl Toro. René Meléndez. Honorino Landa, más que Caszely, quien pudo ser más en España, creo yo. "Chocolito" Ramírez. Habría que recordar nombres y hacer una lista".

Copa del Mundo 1962

Del plantel que fue a la gira de Europa 1960, casi un equipo no llegó al Mundial: Raúl Coloma, Jorge Luco, Isaac Carrasco, Hernán Rodríguez, Mario Soto, René Meléndez, José Benito Ríos, Juan Soto y Bernardo Bello...

El colador, se decantan nombres. No quiero polemizar acerca de si los procesos sirven o no. Por mí que el Mundial hubiese sido un mes después de la gira, pero fue quedando una gran unión espiritual, una fuerza unánime, a la hora que las papas queman.

El fútbol es equilibrio

Como dijo Churchill, ¿cuál pata es más importante en una mesa de tres patas? Había experiencia (Escuti, Raúl Sánchez, Ortiz, Musso, Ramírez), técnica (los dos Sánchez, Toro, Ramírez, Eyzaguirre, Navarro), velocidad (Eyzaguirre, Ramírez, Navarro, Landa), velocidad larga (Fouillioux), estatura y/o juego aéreo (Contreras, Cruz, Lepe, Rojas, Tobar y Campos), inspiración (Moreno, Landa), intuición y anticipo (Raúl Sánchez), pausa (Toro), sobriedad (Rojas), disparo desde fuera del área (Rojas, Toro, Leonel Sánchez), dinámica (Ramírez).

Sin "Cuá-Cuá" Hormazábal usted no tenía el "8" para el Mundial y tuvo que utilizar a Toro que era el "10".

"Cuá-Cuá" no le creyó a la cosa. Pero la idea era que jugaran los dos, como hacían y muy bien en Colo Colo. En la nómina de 40 jugadores que se enviaba antes del Mundial, yo tenía listo 39.

¿Esperaba a "Cuá-Cuá"?

Todos creían que el último cupo era para él. Al final, inscribí a Luis Hernán Alvarez.

"Resto del Mundo"

El 23 de octubre de 1963 usted dirigió la selección "Resto del Mundo" que enfrentó a Inglaterra con ocasión del centenario del fútbol inglés...

Fue un reconocimiento por el tercer lugar de Chile en 1962. Conté con los mejores jugadores (Lev Yashin, Soskic, Djalma Santos, Luis Eyzaguirre, Pluskal, Populhar, Karl Heinz Schnellinger, Dennis Law, Joseph Masopust, Alfredo Di Stéfano, Raymond Kopa, Uwe Seeler, Eusebio, Ferenc Puskas y Gento), pero no pude darme el lujo de dirigir a Pelé, por la oposición de su empresario.

¿Los tres jugadores más grandes que vio?

Alfredo Di Stéfano, Pelé y José Manuel Moreno, en ese orden. ¿Diego Maradona? Las comparaciones son odiosas, pero vi jugadores tan grandes como Antonio Sastre, René Pontoni, Adolfo Pedernera.

¿Fue Eusebio lo más parecido que hubo a Pelé? ¿Cruyff es comparable con Di Stéfano?

Sí. Eusebio fue impresionante. El mundo vino a descubrirlo en el partido que Portugal perdía 3-0 y ganó 5-3 ante Corea en Inglaterra '66. Como todo superdotado, Eusebio no creaba problemas y te ayudaba en la cancha. Cruyff se parecía a Di Stéfano en la visión del juego y en el despliegue.

La frase de que los grandes equipos se hacen de atrás para adelante...

La inventé yo. El Santos de Pelé jugaba día por medio y convertía tres y cuatro goles por partido, pero hubo un momento en que los rivales lo empezaron a esperar y a hacerle cuatro y cinco goles por no cuidar la cocina.

Su rivalidad con Luis Alamos, el "Zorro".

Fue una polémica más de afuera. Yo estaba en la Católica y él en la "U", se decía que uno era más práctico y el otro más teórico. Que un estilo de fútbol era más clásico y el otro más táctico. Que uno jugaba más lento y el otro más rápido. Uno dijo algo y el otro contestó mal. Hay momentos en que te conviene jugar más lento, hasta en el tenis se usa eso. En la gira en Europa, todos los primeros tiempos los jugamos bien, después nos caíamos por una cuestión de ritmo. Frente a Bélgica, el propio Alamos dijo que había que tocar y aguantar. Pusimos a René Meléndez, que les paró el tránsito a los belgas y ese fue el primer partido que no perdimos.

¿Su peor momento en el fútbol es el penal que Enrique Marín le sancionó a Alberto Quintano en Lota?

Privó a la "U" de ser campeón en 1980.

Le impidió disputar el título con el Cobreloa que sería dos veces vicecampeón de la Copa Libertadores.

Creo que en el Estadio Nacional le habríamos ganado. Lo que me molesta es que Marín hasta ahora nunca reconoció su error. El trabajaba en el banco en que yo tenía cuenta.

¿Y usted para vengarse se sobregiró?

(Sonríe) Ese equipo de la "U" era muy maduro, adulto, con nivel universitario. Pedí de refuerzo a Héctor Puebla, de Lota, pero Vicente Cantatore ya lo tenía hablado para Cobreloa. La lógica indicaba que seríamos campeones al año siguiente, pero vendieron a Quintano a la UC y renuncié.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores descubrieron que este elemento químico afecta el lóbulo occipital del insecto, impidiendo que puedan mantener una trayectoria recta y actuar de forma rápida ante los cambios en su entorno.