Garin sufre una aplastante derrota y Chile deberá jugar por la permanencia en el Grupo Mundial I

Christian Garin, siendo animado por Nicolás Massú. Foto: Copa Davis.

En solo 49 minutos, el 17 del mundo cayó por 6-0 y 6-1 ante el 115 del orbe, en una de los peores resultados de su carrera. El equipo de Nicolás Massú deberá disputar un encuentro para no descender en la Copa Davis.


Aplastante, irreconocible, impensado, doloroso... Los adjetivos sobran para calificar la derrota de Christian Garin frente a Norbert Gombos, en Bratislava. El 17 del mundo no solo perdió ante el 115, sino que lo hizo con una terrible derrota por 6-0 y 6-1, en apenas 49 minutos, que le dio el triunfo a Eslovaquia, por 3-1, y condenó a Chile a jugar por no descender al Grupo Mundial II.

El mejor singlista nacional debía darle vida al equipo dirigido por Nicolás Massú, luego de que Alejandro Tabilo y Tomás Barrios cayeran en el dobles. Y si bien había casi 100 lugares de diferencias a favor del nacido en Arica, esta vez el escenario fue totalmente diferente. Sobre eso, hay una estadística decidora: Garin apenas tuvo dos tiros ganadores en todo el partido, mientras que su adversario logró 21.

El jugador local entró a la cancha decidido a dar la sorpresa. Ya en el segundo juego logró romperle sin muchos inconvenientes el servicio al Tanque, quien estuvo mucho menos certero que en el partido del viernes ante Alex Molcan. De hecho, se fue metiendo cada vez más atrás en la cancha y sus tiros perdieron la profundidad que tuvieron en el estreno.

Lo que nadie imaginó es que Gombos rápidamente se iba a poner en ventaja tan rápido ante un Garin, cada vez más presionado y, sobre todo, sin reacción, como si los fantasmas de toda la gira post Wimbledon se le hubiesen aparecido de improviso. Y así fue como el europeo aprovechó la tercera oportunidad de quiebre para ganar por 6-0 el primer parcial.

Massú, parado a un costado de la cancha, intentaba de todas las maneras posibles darle ánimo a su principal singlista, que seguía cometiendo muchos errores no forzados y que también se evidenciaba bastante presionado por tener que salvar la situación. Para colmo, el eslovaco jugando como si estuviera en el patio de su casa, gracias a un muy buen revés cruzado y, principalmente, acertadas decisiones en la cancha.

Como en todas las ocasiones en que perdió su servicio, Garin siempre estuvo en ventaja en esos juegos. Lo mismo se repitió en el segundo parcial, donde estuvo cerca del 1-1, pero finalmente Gombos consiguió el cuarto quiebre consecutivo y se adelantó 2-0.

La reacción del tenista chileno no llegó nunca. Por el contrario, cada minuto que fue pasando se fue convirtiendo en un verdadero martirio. Parecía no estar en la cancha y su rival lo sabía. No aflojó nunca. El único respiro que le dio al pupilo de Franco Davin ocurrió en el duodécimo juego, donde recién pudo ganar su servicio.

A pesar de la diferencia de ranking, Gombos ni siquiera se complicó para cerrar una de las victorias más resonantes de su carrera y, sin duda, que una de las peores de su trayectoria para Garin, quien deberá analizar junto a su equipo y su entorno qué pasos seguir para reencauzar su ánimo y poder desplegar con tranquilidad todo el talento que lo llevó a conseguir grandes cosas con una raqueta.

Sigue leyendo en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.