Jorge Contador: “Chile no tiene peso en la Conmebol”

Jorge Contador, el presidente de Coquimbo Unido. Foto: Diario El Día.

El presidente de Coquimbo Unido repasa su semana más turbulenta desde que tomó la testera de El Barbón. Está dolido, preocupado por el futuro de la industria.


Jorge Contador (65) reconoce que ha dormido poco los últimos días. Coquimbo, club que preside, vivió una teleserie que aún sigue. Creía vivir la semana más grande de su historia y acabó siendo la más enredada. Y perdiendo un gallito con los protocolos sanitarios al fondo que lo mandó a Asunción, en Paraguay a jugar la ida de la semifinal de la Sudamericana y la vuelta el 16 en Buenos Aires. Golpe al mentón del Barbón.

¿Cómo ha enfrentado estas horas?

Ha sido un tema bastante difícil dado las circunstancias que se han desarrollado con el cambio de la localía y posterior suspensión del partido. Fueron horas intensas. Tuvimos que fijar un partido fuera de nuestra casa, fuera del país, por una decisión de la Conmebol que no compartimos. Estamos absolutamente convencidos que Coquimbo ha cumplido todos los protocolos. Lo que sí me tiene tranquilo y contento es la disposición y las ganas del plantel de querer jugar este partido en cualquier lugar. Me saco el sombrero con su actitud.

Hablemos del primer conflicto. ¿Cuándo se entera del cambio de localía?

Nos enteramos informalmente por un mensaje del presidente (Pablo Milad) por WhatsApp la noche del 5 de enero. Formalmente lo supimos un día después, en un mail de la Conmebol que llegó a eso de las 11 de la mañana. Después nos enviaron una comunicación y nos dijeron que teníamos un plazo de tres horas para definir en qué estadio de Santiago jugaríamos. Y si no coordinábamos algún reducto en ese plazo perdíamos los puntos. Ahí Cecilia Pérez, la ministra del deporte, nos ayudó a conseguir el Nacional. Fue importante su gestión.

¿Entendió el perder la localía por estar a más de 150 kilómetros del aeropuerto?

No, no la entendimos. Habíamos jugado cuatro partidos con equipos extranjeros y todos habían llegado a La Serena. Se había jugado en nuestro estadio, sin problemas.

Pero el nuevo decreto del gobierno obliga a aterrizar en Santiago....

Claro, eso alteró todos los planes.

Conmebol acusa que Coquimbo sí viajaría a la revancha desde La Serena a Buenos Aires, pero DyJ no podía hacerlo....

Esa información no es correcta. Ambos equipos teníamos que hacer el mismo viaje porque la resolución del ministerio de Salud obliga a pasar a todo el mundo por Santiago. El vuelo de Coquimbo también establecía que se saldría desde la capital. Esa planificación que habla la Conmebol fue realizada con anterioridad al decreto.

¿Pensó en retirarse de la competición?

Nunca fue un escenario posible porque sabemos las consecuencias que implica para todos. Son multas y la ANFP puede ser solidariamente responsable. Eso sería un daño a la industria y al fútbol chileno. No estamos dispuestos a exponer la actividad.

¿Cómo se entera de la suspensión del encuentro?

Me enteré por la información que sacó La Tercera. Y después nos llegó una comunicación de la Conmebol dos horas y media antes del partido, cuando el plantel de Coquimbo ya estaba en el Nacional reconociendo la cancha y preparándose.

¿Va al Nacional porque piensa que podría ser una trampa?

No, no nos pusimos en ese escenario. Pero en estas instancias finales hay que cumplir todas las normas. Si no existía una notificación expresa, nosotros teníamos que presentarnos.

¿Defensa y Justicia quiso sacar ventaja de la situación?

No queremos hacer especulaciones. Sí creemos que las medidas de la Conmebol nos parecen injustas y terminaron beneficiando a nuestro rival. Pero no queremos hacer interpretaciones, menos con un rival que tenemos que enfrentar.

¿Se podría interpretar que todo fue una maniobra del gobierno chileno para que Defensa y Justicia no se presentara?

Nadie puede sostener algo así. Al parecer se sorprendieron por las estrictas medidas de protocolo del gobierno chileno. Ya se nos perjudicó sacando el partido de Coquimbo y organizando otro después de 36 horas. Ahora se nos impone una localía fuera de Chile y eso es un perjuicio deportivo y económico aún no cuantificado.

¿Se siente al medio de una pugna entre la Conmebol y el gobierno por rencillas anteriores?

No tengo antecedentes de rencillas anteriores. Lo que sí entendemos es que el gobierno está aplicando la norma del COVID para mantener una difícil situación que estamos enfrentando como país.

Muchos atribuyen que Christian Bragarnik, dueño de DyJ, maneja la Conmebol. ¿Comparte esa apreciación?

No conozco al señor Bragarnik y no sabemos de qué es o no es propietario.

¿No es una lucha de poder entre representantes? Bragarnik contra Morales, agente que es dueño de parte de Coquimbo...

Nosotros no estamos en condiciones de sacar conclusiones de una lucha de poder de representantes. Sergio Morales y su empresa tienen una relación con Coquimbo desde el año 2017. Con Sergio hemos trabajado muy bien, de forma mancomunada y entendemos que tiene una buena relación con otros representantes. No conocemos alguna pugna o conflicto con otro agente.

Bragarnik es uno de los dueños de Defensa y Justicia y hasta hace poco fue presidente de La Calera. ¿Le están pasando la cuenta por la denuncia sobre Martín Arias?

Respecto a lo de Martín Arias, Coquimbo hizo una presentación porque siempre nos hemos esforzado para que los reglamentos se respeten. Frente a una acusación de los medios de prensa de una situación tan grave como suplantación de identidad, remitimos todos los antecedentes para que el tribunal de disciplina juzgara como corresponde. Eso está en investigación y no creo que liguen una cosa con la otra.

En los artículos de la Conmebol se asegura que si el equipo no tiene los jugadores disponibles se pierde por walkover. ¿A eso se apegaron para pedir los tres puntos?

Si Conmebol aplica sus propios reglamentos y protocolos, el impedimento de Defensa y Justicia de jugar por tener futbolistas positivos y con contacto estrecho, tendrían que haber perdido por walkover, con resultado de 3-0, porque no pudieron presentarse. Es una norma expresa de la Conmebol. Lo que se pidió era que la Conmebol respetara las normativas acordadas.

Su alternativa era jugar un partido único en Paraguay...

Sí, esa es una de las que planteamos. Nosotros jugamos de local en nuestro estadio o en Chile. Ya salir a jugar en Paraguay es una situación de desmedro deportivo que nos limita en la competencia. No estamos de acuerdo con lo que está pasando.

¿Quién asumirá los costos de Coquimbo en Paraguay?

No hay una resolución al respecto aún. Pero entendemos que ante una eventual imposición es la Conmebol la que tiene que asumir todos esos costos.

Finalmente la Conmebol decide que se juegue la ida en Paraguay y la vuelta en Buenos Aires... ¿Se siente perjudicado?

Es evidente que hay un perjuicio tanto deportivo como económico, pero ya lo analizamos y hay que dejar los sentimientos atrás y afrontar este desafío con fuerza y coraje.

¿Cómo se ha manejado Milad?

En un comienzo Coquimbo se sintió solo y sin el apoyo necesario. Tuvimos algunos problemas de programación y después por el cambio de estadio. Hasta esa etapa nos faltó más sintonía con la ANFP. Después de lo sucedido el día jueves, hemos tenido un respaldo y nos hemos estado coordinando con la ANFP para enfrentar esta situación. También hemos sentido el apoyo de los clubes del fútbol chileno.

¿Le ha faltado a Milad golpear la mesa de la Conmebol?

Para nadie es un misterio que el fútbol chileno ha perdido relevancia en las decisiones de la Conmebol. Chile no tiene peso en la Conmebol, pero esto no es responsabilidad de Milad. Esto se ha venido perdiendo en el tiempo. No solo hemos perdido influencia sino que además nos han quitado la localía cuando cumplimos todos los reglamentos que exige la Conmebol. Este es un tema que el fútbol chileno debe abordar: hoy es Coquimbo, pero mañana puede ser otro club o la Selección.

Independiente de lo que pase, ¿se manchó la copa?

Confío en que todo se desarrollará de la mejor manera posible. Entiendo que estamos en un momento inédito en el mundo y por lo tanto se viven situaciones complejas. Espero que en el futuro todo esto sea solo un mal recuerdo de una experiencia inolvidable que estamos viviendo como club.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.