El largo historial de goles, títulos y polémicas de Jorge Valdivia en Palmeiras

Además de convertirse en ídolo del club paulista, el ahora volante de Colo Colo dejó varios recuerdos en el club paulista y en sus rivales.


Jorge Valdivia es ídolo para la hinchada de Palmeiras. El Mago se ganó esa condición en los dos pasos que tuvo por el club paulista al que enfrentará defendiendo a Colo Colo por los cuartos de final de la Copa Libertadores.

En su paso por Brasil, el mediocampista chileno derrochó talento. Y marcó 41 goles en 241 partidos, algunos de ellos de considerable calidad técnica, que ayudaron para que el Verdao obtuviera dos Copa Brasil, tres torneos paulistas y para que recuperara la categoría en 2013 . También dejó algunas proezas técnicas para el recuerdo. Todo ese recuento le significó ser considerado en el equipo ideal de jugadores extranjeros que han pasado por el club, compartiendo honores con el paraguayo Francisco ‘Chiqui’ Arce y el argentino Luis Artime, entre otros ilustres.

Eso dentro de la cancha, porque fuera de ella Valdivia acumuló un extenso historial de polémicas que incluyeron enfrentamientos internos, pugnas con Corinthians, el clásico rival palmeirense y hasta un secuestro.

El secuestro

El plagio ocurrió en junio de 2012. Por esos días, Valdivia era una estrella en el fútbol brasileño y fue abordado por un delincuente armado en la avenida Sumaré, en Sao Paulo. Lo liberaron avanzada la tarde frente al complejo del club y tuvo que pedir ayuda a la policía militar para retornar a su domicilio. La familia del futbolista volvió a Chile y Valdivia estuvo a punto de abortar su contrato. Sin embargo, previo refuerzo de las medidas de seguridad en torno suyo, el Mago siguió en el club.

Corinthians y el “chororó”

Valdivia  se convirtió en el principal enemigo del Corinthians, clásico rival del Palmeiras. La disputa suma 15 encuentros, con cinco triunfos, cinco empates y cinco derrotas. En esos duelos, Valdivia marcó un gol y lo celebró con un polémico gesto que trataba a sus rivales de “llorones. En septiembre de 2015 disparó otra vez: “Llamé a la NET (compañía de televisión por cable) para comprar un partido del Brasileirao, pero la operadora me dijo que el Corinthians ya los había comprado todos”.

Castigado por forzar amarilla

En agosto de 2013, Palmeiras bregaba para volver a la Serie A y la Selección requería a Valdivia para disputar unos amistosos. En un partido frente al Paraná, el Mago forzó la amonestación que lo liberaba. No le salió gratis, pues fue sancionado con dos partidos más por “infracción al código”.

Casi a las manos con un compañero

En septiembre de 2014, el volante chileno estuvo a punto de trenzarse a golpes en una práctica con el arquero Bruno. Ambos se enrostraron mutuamente los errores que habían cometido durante la sesión, lo que alteró los ánimo al punto de que llegaron a encararse. Sin embargo, la temperatura bajó y ambos abandonaron el entrenamiento juntos, como señal de normalidad.

Pelea contra un presentador televisivo

Dos meses después, el objeto de furia de Valdivia fue un presentador de televisión brasileña que había criticado su ausencia por repetidas lesiones.

El retorno fallido a Medio Oriente

En julio de 2014, el Mago preparaba su retorno a Emiratos Árabes Unidos, donde ya había triunfado con la camiseta del Al Ain. Al Fujairah estuvo a punto de ficharlo. El mediocampista alcanzó a posar con la camiseta del que sería su nuevo equipo, pero contratiempos de última hora abortaron la operación. Cuando debía volver a Palmeiras, desapareció por unos días. Luego, en conferencia de prensa, reconoció que se había tomado un descanso para viajar a Disney con su familia.

Polémica con un dirigente

En 2015, por ejemplo, criticó a través de Twitter a Alexandre Mattos, director del fútbol del club, a quien responsabilizó por la demora en la firma de la renovación de su contrato. “Ayer tenía una reunión programada para la renovación, mi padre fue, pero nadie llegó y la reprogramaron para hoy. Hasta el momento nadie del directorio me informó que sería una renovación por productividad. El que tiene que aclarar este asunto no es el jugador, sino el club”, manifestó.

 

Seguir leyendo