Un clásico de polos opuestos

Universidad de Chile recibe este domingo a la U. Católica en un nuevo clásico universiario.

Universidad de Chile recibe este domingo a la U. Católica en un nuevo clásico universiario. Foto: Agencia Uno.

La deuda de la U es terrible: solo dos triunfos en los últimos 28 partidos ante Colo Colo y la UC. En el lado cruzado, buscan el 11° duelo invicto ante un archirrival. En medio de eso, ambos elencos llegan al partido de hoy presionados por un juego que no convence.


El clásico universitario 192° lo jugarán dos equipos heridos, cuestionados y necesitados de un triunfo, pese a que el fútbol que han mostrado últimamente vaticine lo contrario. Tanto Universidad de Chile como Universidad Católica viven un presente atribulado dentro y fuera de la cancha, que buscarán calmar a costa del archirrival, aunque para esta tarea las estadísticas apoyan ampliamente a la UC y no a la U.

“Llegamos bárbaros al clásico”, declaró con seguridad Cristian Paulucci, ayudante técnico de Gustavo Poyet, luego de la dura derrota de los Cruzados ante Deportes Antofagasta por 3-2. Lo cierto es que el tricampeón del fútbol chileno llega empapado de dudas porque nadie sabe a qué juega esta Católica. La gestión de Poyet en la Precordillera se sostiene por la obtención de la Supercopa ante Colo Colo y la clasificación a octavos de final de la Copa Libertadores, no por la brillantez del juego de los de la franja. Ante O’Higgins pareció que la UC mandaba un mensaje al resto de los equipos del Torneo Nacional: ya eliminados de la Libertadores, el objetivo será ganar un histórico tetracampeonato. La goleada por 3-0 a los de Rancagua parecía darle sustento a ese mensaje. Sin embargo, los estudiantiles mostraron su peor versión y una vez más Poyet hizo noticia no solo por el mal juego de su escuadra, sino también por ser expulsado tras enfrascarse otra vez en discusiones con los árbitros.

Los azules no están mucho mejor. Tras la salida de Rafael Dudamel la idea de Esteban Valencia sigue sin mostrar ninguna mejora futbolística. Los goles de Joaquín Larrivey se han convertido en lo más valioso y mantienen al conjunto laico alejado de la debacle: de los 12 tantos convertidos en este campeonato, nueve son de delantero argentino (ver página 61). “La sensación es de bronca porque no hicimos un buen partido”, señaló Larrivey tras el empate 1-1 ante Ñublense. Un partido lleno de polémicas arbitrales que caló hondo en todas las esferas del club y que los hizo sentirse absolutamente perjudicados.

Los clásicos, en su calidad de compromisos especiales, sirven para sanar cualquier tipo de herida, ya sea futbolística o institucional. Y en ese sentido la UC es el cuadro que, de acuerdo a las estadísticas, tiene más posibilidades de salir victorioso tras el choque de hoy. La jerarquía que el vigente campeón ha erigido durante los últimos años -y que por supuesto le ayudó a conseguir un histórico Tri- se ha manifestado en sus enfrentamientos contra sus rivales más emblemáticos. Desde 2019 que Católica no pierde un clásico. Son 10 partidos invicta ante Colo Colo y la U, que por más que lo han intentado, no han podido doblegar a unos de los mejores equipos cruzados de todos los tiempos.

La U, pese a liderar el frente a frente con 71 triunfos sobre los 57 de la UC, no se queda con un clásico universitario desde el 27 de octubre de 2018, cuando venció por 2-0 en el Nacional. Si el análisis se amplía, el registro de los azules ante Colo Colo y los cruzados es paupérrimo: solo han ganado dos clásicos de los últimos 28 jugados. La otra victoria, también ante los franjeados, data del 29 de octubre de 2017, en el torneo de Transición de aquel año.

La deuda que los azules mantienen con su hinchada en temas de clásicos es enorme y resulta perentorio saldarla cuanto antes. Intentarán hacerlo en el El Teniente de Rancagua con dos bajas importantísimas: Fernando De Paul y Pablo Aránguiz. Los cruzados, por su parte, buscarán con un triunfo silenciar los rumores que alertan sobre desavenencias entre jugadores y cuerpo técnico, además de seguir en los primeros puestos para no dejar la meta del tetracampeonato.

Una semana de tranquilidad está en juego. Para los dos.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.