Video: Achraf Hakimi, el nacido en Madrid que picó el penal como Alexis para eliminar a España del Mundial

El lateral del PSG definió a lo Panenka el último tiro en la tanda entre Marruecos y los hispanos. Su lanzamiento emula al de Sánchez en la final de la Copa América 2015, por su parecido en la ejecución. Claro que el héroe en la definición fue el golero Bono, quien tapó dos penales.


Marruecos hace historia. El cuadro africano se mete en los cuartos de final de Qatar 2022, luego de vencer por penales a España. El encuentro culminó sin goles y desde los doce pasos, la eficacia corrió por parte de los dirigidos por Walid Regragui. Los pupilos de Luis Enrique malograron todos sus disparos. El último lanzamiento fue de Achraf Hakimi y definió con un picotón que recuerda a Alexis Sánchez.

El excompañero del Niño Maravilla en el Inter de Milán se paró frente a la pelota y cuando se dio cuenta que Unai Simón se jugaría a un costado, decidió que su gol sería de antología. Al igual que el tiro del formado en Cobreloa en la final de la Copa América, la pelota no se elevó mucho al tocarla, pero el golero se fue su derecha, por lo que no pudo evitar la conquista.

Con el pase a la ronda de los ocho mejores, la selección marroquí logra su mejor participación en la historia de las Copas del Mundo. La anterior figuraba era en México 1986, cuando se quedó en los octavos de final.

A sus 24 años, Hakimi lidera a Marruecos en una actuación que quedará en los libros. El nacido en España, pero de padres marroquíes hizo sus divisiones menores en el Real Madrid, de hecho llegó a debutar con el primer equipo en 2017, pero su escasa continuidad lo hizo partir al Borussia Dortmund. Allí tuvo un crecimiento que hoy lo posiciona como uno de los mejores laterales derechos de la orbe. Tras jugar en Alemania partiría al Inter, donde compartió camarín con Alexis Sánchez y Arturo Vidal, para luego recalar al PSG, lugar en que milita actualmente. Su compañero de club Kylian Mbappé le dedico emojis de felicidad.

Complejo pasado

El camino de Hakimi para triunfar en el fútbol estuvo lleno de situaciones complejas en el camino. “Mi madre limpiaba casas. Mi padre era vendedor ambulante. Que yo practicara fútbol era un sueño para mí y un sacrificio para ellos. Mis hermanos sacrificaban cosas. Éramos muy pobres. Ahora yo lucho por ellos”, declaraba en su momento.

Es tal su apego familiar, que descartó defender a la selección de España, su país natal y al que dejó fuera de Qatar 2022 con un penal picado en la tanda de los octavos. Siempre se identificó con la nación de sus progenitores. Los ibéricos intentaron que fuese con ellos en las categorías inferiores.

Achraf Hakimi y su madre, Saida, posterior a la victoria de Marruecos sobre Bélgica.

En la previa del encuentro frente a los hispanos, el marcador de punta concedió una entrevista al diario Marca, donde reveló aquellos acercamientos en las juveniles. “Hubo contactos, fui para probar. Estuve un par de días y vi que no era mi sitio adecuado, no me sentía como en casa. No era por nada en concreto, sino por lo que yo sentía, porque no era lo que había vivido en casa, que es la cultura árabe, ser marroquí”, sentenciaba.

En esa línea, aseguraba que aún se valora poco a las escuadras y jugadores africanos. “Hay grandes jugadores en África que merecen un poco más de respeto, valorar el trabajo que hacen y el esfuerzo para llegar donde están. Me alegro mucho de que los equipos hagan grandes cosas porque nos abrió la puerta a los que veníamos desde atrás y ahora se la abrimos a otros”, fueron sus declaraciones.

En la presente cita planetaria, el carrilero vivió uno de los momentos más emotivos fuera del campo. Tras el triunfo de su escuadra sobre Bélgica, se acercó a la tribuna, donde estaba su madre, dándole un beso en la frente y regalándole su camiseta. Ella, emocionada, recibió y le dio un abrazo a su hijo. La imagen no tardó en hacerse viral. De hecho, el mismo Hakimi la compartió en su cuenta de Instagram. “Te quiero, mamá”, fue lo que escribió al pie de foto.

Bono, el héroe

Las miradas en la tanda frente a España se las llevó otro protagonista. Yassine Bounou, conocido deportivamente como Bono, fue quien atajó dos tiros penales de los ibéricos. Después de que Pablo Sarabia estrellara su tiro contra el vertical, portero marroquí frenó los intentos de Carlos Soler y Sergio Busquets.

El actual guardameta del Sevilla nació en Canadá, pero representa al país de origen de sus padres y donde se arraigó a los siete años. Sus primeros pasos en el fútbol los hizo en el Wydad Casablanca y en el 2012, con 21 años, llegó a España para fichar por el Atlético de Madrid. Allí continuó su carrera por Zaragoza y Girona hasta llegar al club que defiende desde 2019.

Bono ya había destacado por un hecho en el Mundial de Qatar. En el encuentro por la segunda fecha del Grupo F, Marruecos se enfrentó a Bélgica, entró a la cancha con sus compañeros para entonar los himnos en la previa del duelo. Sin embargo, en medio de este acto comenzó a reflejar malestares con sus gestos. Al momento de terminar la ceremonia se dirigió donde el director técnico Walid Regragui para solicitar el cambio, por lo que fue su compañero Munir Mohamedi el encargado de defender el pórtico.

Con el pasar de las horas se dio a conocer que había recibido un antiinflamatorio por un golpe en la cadera que le molestaba, pero este le cayó mal al estómago, provocando el cambio de arquero que, al ser antes del inicio, no fue considerado como tal para los registros.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Imperdibles




El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.